Ejemplos ?
La noche de las tinieblas que me cegaba se ha convertido en luminoso dia, y en medio de mis justas prisiones me presenta, como á Antioco, tan perfectamente los males que he ocacionado á la América, que el sueño se ha retirado de mis ojos, y mi arrepentimiento me ha postrado en una cama: aquí veo no muy lejos el aparato de mi sacrificio, exhalo cada momento una porción de mi alma, y me siento morir de dolor de mis excesos, mil veces ántes que poder morir una sola vez: distante no mas que un paso del tribunal Divino, no puedo menos que confesar con los nécios de la Sabiduría...
Hasta aquí lo sustancial del documento y, para esclarecerlo, véase ahora el breve comentario formulado a su margen por el diputado Muñoz: “que la comunicación leída, no contenía más (no iba más lejos) que la declaración sancionada; y que los señores representantes no podrían de dejar de confesar de (que) a la actividad y luces del señor Capitán General en Jefe, era a quien exclusivamente se debía la nulidad de los planes puestos en ejecución por los (¿?) Rivera: que sin tan favorables circunstancias no era difícil calcular cuál sería hoy el estado de la Provincia”, etc.
Y les debo confesar que tengo en gran parte la culpa de eso, y es porque vi formarse a ese ejército, vi formarse a esos hombres en el sacrificio y en el desinterés más absoluto y me dolía pensar, sentía cierta nostalgia al pensar que ese desinterés, esa pureza comenzase a perderse desde el instante en que, apenas logrado el triunfo, ellos comenzasen a percibir un sueldo que no habían visto nunca.
El reino de Aragón, por su constante fidelidad y amor a su rey, se contentó con una sola representación que hizo de su antiguo derecho. ¿Pueden dejar de confesar que el reino de Nápoles se poseyó por el rey D.
Debo confesar que todavía noto los efectos de la comilona de ayer y que tengo necesidad de respirar un poco, como pienso os debe de suceder a la mayor parte de vosotros, porque ayer fuisteis de los nuestros.
me concede para mi desengaño: y si entónces habeis de llorar vuestros errores, si entónces habeis de confesar lo que yo os digo, creedme desde este instante, practicad las máximas verdaderas de quien se halla desengañado y convencido: honrad al rey, porque su poder es dimanado del de Dios; obedeced á vuestros prepósitos, constituidos por su soberanía, porque ellos velan sobre vosotros como quienes han de dar cuanta al Señor de vuestras operaciones.
Y riéndose de la confusión y espanto con que se turbó Casca, añadió: "Dime, ¿de dónde has enriquecido tan presto, que te presumes edil?". Cerca estuvo Casca, engañado del hablar dudoso déste, de confesar el trato de todos.
Lo mismo es publicar un príncipe que tiene entre sus vasallos muchos traidores, que confesar un hombre que tiene muchas enfermedades incurables y ninguna salud; y con la cudicia que a éste le espían los herederos, al otro le atiende la malicia alborozada de los enemigos.
6 Flavio, las delicias tuyas a Catulo, si no es que sean desagradables e inelegantes, querrías decir y callarlas no podrías. Pero no sé a qué suerte de febriculosa ramera aprecias: esto te avergüenza confesar.
Dos lo sujetaron de ambos brazos y el más fornido de todos descargó un puñetazo en el estómago del preso. —¡Vas a confesar, sí o no!
Si crees que mis palabras conducen necesariamente a esta consecuencia, prefiero retirarlas, quiero más confesar sin rubor que me he expresado inexactamente, que conceder que se pueda ser sabio sin conocerse a sí mismo.
Habituado a verse colmado de elogios, se ruborizaba sólo con notar las miradas de los circunstantes, no se apuraba a confesar que era incapaz de ilustrar las cuestiones que yo le había propuesto, hablaba sin decir nada claro, y sólo trataba de encubrir su impotencia.