concurrido

(redireccionado de concurrida)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con concurrida: traductor

concurrido, a

adj. Que reúne a gran cantidad de gente en un mismo tiempo paseamos por una avenida muy concurrida. frecuentado

concurrido, -da

 
adj. Díc. del lugar, espectáculo, etc., donde concurre público.

concurrido, -da

(konku'riðo, -ða)
abreviación
lugar que está lleno de gente que ha acudido a él El festival estuvo muy concurrido.
Sinónimos

concurrido

, concurrida
Traducciones

concurrido

busy, crowded, packed

concurrido

frequentato, pieno

concurrido

مُزْدَحِم, مشغول

concurrido

rušný

concurrido

travl

concurrido

betriebsam

concurrido

γεμάτος

concurrido

tungokseen asti täysi, Varattu

concurrido

comble, occupé

concurrido

prepun

concurrido

混雑した, 忙しい

concurrido

붐비는

concurrido

druk

concurrido

travel

concurrido

zatłoczony, zajęty

concurrido

cheio, lotado, ocupado

concurrido

full, Upptagen

concurrido

จอแจ พลุกพล่าน

concurrido

kalabalık

concurrido

đông

concurrido

熙攘的

concurrido

Зает

concurrido

ADJ [local] → crowded, much frequented; [calle] → busy, crowded (Teat etc) → popular, well-attended, full (of people)
Ejemplos ?
En el cierre de cristales hay un surtido de gemelos magníficos, acromáticos, con los cuales los fumadores observan el mujerío que pasa por la calle, siempre concurrida.
Anualmente había por aquellos tiempos una concurrida romería religiosa al pueblecito de Guamantanga, distante quince leguas de Lima, donde se tributa culto a una efigie del Señor, tenida, en concepto del devoto pueblo, por muy milagrosa.
No era delgada ni pálida, sino fresca y mórbida, como suelen ser las hijas de Marineda; fina pelusa suavizaba su tez; sangre juvenil y pura coloreaba sus mejillas, y sus ojos verdosos y límpidos eran como dos «pocitas» de agua de mar en que se refleja el cielo. ¿Vas comprendiendo, sagaz lector, por qué estaba tan concurrida de oficiales y lechuguinos la tienda del buen Santiago Elviña?
con soportales; escuela de instruccion primaria, concurrida por 25 alumnos; á cargo de un maestro dotado con 1,100 rs.; un pósito nacional, cuyo fondo consiste en 40 fan.
La pálida luz de la luna iluminaba su hermosa cara. En la calle, poco concurrida de ordinario, no parecía nadie a aquellas horas.
NAZARIN. El fúnebre aspecto de un individuo deslizaba sus aristrocracias por la concurrida y transitada avenida, ancha y alegre. Su altivez andante dejaba ver con descaro la insinuación de quienes se muestran superiores, aunque no lo sean.
La plaza, anchísima y salpicada de charcos; las lúgubres callejuelas del barrio viejo; el largo descampado del Páramo de Solares; la solitaria calle Mayor, por el día tan concurrida y animada; luego, el paseo de las Filas, donde el aguacero, en vez de aplacarse, se convirtió en diluvio...
Durante los días de semana santa acostumbraba Quirós sentarse por dos horas en el salón de su casa, rodeado de sacos de plata y teniendo en la mano una copa de metal, la cual metía en uno de los sacos, y la cantidad que en ella cupiera la daba de limosna a cada pobre vergonzante que se le acercaba en esos días. Supongo que aquella casa estaría más concurrida que el jubileo magno.
Junto a ella, un almacén de fruta fresca y podrida; luego la huevería "Para huevos los míos"; (¡Jo, jo, jo, jo!), la pulquería "Pior es nada", en la que se expende el pulque pulquérrimo del barrio y la más pobretona fonda de la calle, pero la más concurrida por lo barato de sus antojos.
La Alameda cuando apenas se alzaba del suelo y era niña, parece que estuvo sumisa a sus guardianes y que oyó sin chistar sus buenos consejos; pero en cuanto se empinó y se vio lozana y joven, y festejada y concurrida, perdió la chaveta, como era natural, y lo mismo se curaba ya del buen ejemplo y sanos consejos de los Hércules quo de las nubes de antaño.
Esta general y última reputación á que puede aspirar un mortal, no era hija solo de su sabiduría y erudición, éralo también de sus puras y religiosas costumbres: así su casa era concurrida de los que ivan á consultar á su dueño como oráculo de ciencia, y de los que deseaban verle y oirle como exemplo de virtud.
Así que, en lugar de galanes de ropilla y zanguilón, y de damas de brial y tocas, se ve1 frecuentada y concurrida por señores de casaca, peluca, chupa, vuelos de encaje, sombrero tricorne y espadín, y por petimetras de tontillo o caderilla, bufanda, polonesa, escofieta, tacones y demás galas propias de Versalles, y que en mal hora nos trajo el duque de Anjou con sus gabachos y gabachadas.