conceptista

Búsquedas relacionadas con conceptista: culteranismo

conceptista

1. adj. LITERATURA Del conceptismo en su producción literaria predominan las composiciones conceptistas.
2. adj./ s. m. y f. LITERATURA Que profesa el conceptismo o que es partidario de este estilo literario autor conceptista.
Traducciones

conceptista

concettistico

conceptista

conceptista

conceptista

conceptista

conceptista

conceptista

conceptista

conceptista

conceptista

A. ADJ [estilo, novela] → witty, allusive and involved
B. SMF (= escritor) → writer in the style of conceptism
Ejemplos ?
Casa-Capilla de San Juan Bautista de la Concepción: Iglesia-oratorio inaugurada a mediados del s. XIX (1884), con motivo de la beatificación de este reformador de la Orden Trinitaria y autor literario conceptista.
Como en la vastísima mayoría de sus textos, tanto dramáticos como filosóficos, la interpretación de tópicos teológicos se convierte en un juego conceptista plagado de ingenio.
Un gran abuso de la retórica conceptista se produjo durante la Edad de Plata de la literatura latina, a causa del carácter cortesano que dio el régimen imperial a su mecenazgo, ausente de la época republicana.
El «concepto» y su función lógica., Barcelona, Anthropos, 1993. LÁZARO CARRETER, Fernando: «Sobre la dificultad conceptista», en Estilo Barroco y Personalidad Creadora.
El Conceptismo, o el Barroco conceptista, que tuvo a su mayor teórico en Baltasar Gracián, con Agudeza y arte de ingenio, cumbre europea, en sentido propiamente crítico encontró en los intereses de los comentaristas y detractores de Luis de Góngora un gran campo de actividad.
Sin embargo, a diferencia de Góngora, Lorca es un poeta conceptista, en el sentido de que su poesía se caracteriza por una gran condensación expresiva y de contenidos, además de frecuentes elipsis.
Ramón Menéndez Pidal comenta los afanes del conceptismo: Lo que principalmente buscaba el conceptista al escribir era hacer gala de agudeza y de ingenio; por eso muestra gusto especial por las metáforas forzadas, asociaciones anormales de ideas, transiciones bruscas, y gusto por los contrastes violentos en que se funda todo humorismo, que humoristas son los grandes escritores de este siglo, Quevedo y Gracián.
«Florián canta la belleza del Ande, retomando el indigenismo de los años 1924-30, el de los Peralta y los Chávez Aliaga, en un verso limpio, sencillo, de clara raigambre romántica, cuya suavidad encubre una imperceptible amargura… Practica Florián el romance, usa el metro corto, tradicionalmente metro quechua; y a menudo prefiere el asonante y las metáforas directas, huyendo del barroquismo, aunque, a menudo, con un marcado dejo conceptista...
La denominación «culteranismo» surgió como término despectivo creado desde un juego conceptista, con la mezcla de dos palabras: «culto» y «luterano», para parangonar a los culteranos con herejes de la verdadera poesía y señalar a los autores y destinatarios de su poesía: los cultos.
El conceptismo español en la fórmula de la prosa de Fray Antonio de Guevara fue tan popular en Europa que incluso engendró una movimiento prosístico conceptista en Inglaterra conocido como Eufuismo.
El chitón de las tarabillas es un tratado a medio camino entre lo político y lo satírico, una de las más altas cumbres de la literatura conceptista.
Su campo preferente de trabajo es la literatura oral tradicional española en el Siglo de Oro, en particular el cuento o chascarrillo, en lo que colabora habitualmente con el folclorista Julio Camarena Laucirica, y también ha estudiado la agudeza conceptista y preparado antologías de poesía erótica española del Siglo de Oro.