Ejemplos ?
Levantaría una torre, fundaría un mayorazgo con licencia del Señor Rey, y al morir tendría noble enterramiento en la iglesia de algún monasterio.
Están con licencia...
El niño era precoz y liberal por instinto: así es que de aquellas aulas, de donde salieron Juan José Baz, Manuel Romero Rubio, Justino Fernández, Manuel Fernando Soto y tantos otros patricios de renombre a defender la Constitución de 1857 y las leyes de Reforma, salió y se alistó en las filas progresistas y en ellas sirvió hasta el año de 1861 en que se retiró con licencia y con un pie inutilizado por una bala de cañón en pleno campo de batalla.
En los años 70 cuidaba en Madrid la impresión de un libro que contenta ciento ochenta poesías, entre suyas, de su Maestro Bastidas, de un jesuita innominado y de Domínguez Camargo, que recién logró editar en 1675, en la Imprenta de Nicolás Jamares, mercader de Libros, bajo el título de "Ramillete de varias Flores poéticas, recogidas y cultivadas en los primeros abriles de sus años por el Maestro Jacinto de Evia, natural de la ciudad de Guayaquil en el reino del Perú, dedicado al Lic. Pedro de Arboleda Salazar, con Licencia".
El de Ignacia estaba en Zamora, con licencia de dos meses, ultimando asuntos de una testamentaría; el de Romana, envuelto también en negocios, y, por contera, huraño y escamón, prevenido contra todo y todos y, en especial, contra «los pobretes» y «los pegotes», no permitía ni oír nombrar a las recién adquiridas relaciones de su esposa.
22 de agosto de 1558 EN LA ciudad de Santiago del nuevo extremo, cabeza de la gobernación desta Nueva Extremadura, a veinte y dos días del mes de agosto de mil e quinientos e cincuenta e ocho, por ante de mí Pedro Salcedo, escribano de S.M, e publico de la dicha ciudad e testigos de yuso escriptos, parecieron presentes el capitán Rodrigo de Quiroga e doña Inés Suárez, su legitima mujer, vecinos desta dicha ciudad, con licencia y expreso consentimiento que la dicha doña Inés Suárez pidió e demando al dicho Rodrigo de Quiroga su marido...
Y como se reduzcan ellas a darme cuatro consejos que tengo bien merecidos por los muchos desmanes que he cometido en punto a escribir, y por los que pienso seguir cometiendo en cuanto pueda, trasladarelas al curioso lector, si es que ha quedado lector curioso en España después de todo lo que se ha leído en la larga fecha que llevamos de completa libertad intelectual (sea dicho con licencia de Dios y de la conciencia).
17º Item, guardareis y cumpliréis otros capítulos de las dichas ordenanzas, del tenor siguiente: Otrosí, por cuanto en esta dicha ciudad se curten mucha cantidad de cueros y se matan mucho ganado de que de que se saca mucho sebo, solamente con intento y para sacar el dicho sebo y cueros de esta Ciudad para la de los Reyes y para otras partes, de lo cual viene gran daño a esta República, vecinos e moradores de ella; y queriendo proveer en ello y poner remedio, mandaron que de aquí (en) adelante ninguna persona de cualquier calidad que sea, no saquen los dichos cueros y sebo de esta ciudad ni de sus términos y jurisdicción por ninguna persona, si no fuere con licencia del Cabildo de esta Ciudad...
Cantar de Apolo y Dafne los amores, sin más ni más, me vino al pensamiento. Con licencia de ustedes, va de cuento. ¡Vaya de historia, pues, y hablemos culto!; pero ¿cómo los versos dificulto?, ¿como la vena mía se resiste?, ¡qué linda bobería!, pues a fe que si invoco mi Talía que no le dé ventaja al más pintado.
La guarnición se había debilitado por la ausencia de los hombres con licencia y los comerciantes volscos fueron admitidos sin control, con el resultado de que la guardia ante las puertas fue sorprendida y el puesto fortificado fue capturado.
-Escríbela, de orden de Su Excelencia, el R. P. Tomás de Torrejón, de la Compañía de Jesús.- Con licencia, en la imprenta de la calle de Palacio. -Año de 1725.
Ítem, se ordena y manda que ningún negro sea osado de ir a los pueblos de los indios por los muchos daños que de ellos reciben los dichos indios, y si fueren con licencia de sus amos pague el que lo quebrantare (con) cincuenta pesos aplicados por tercias partes, y si fuere de su albedrío le serán dados y sirvan dos meses sin sueldo en obras de Su Majestad y no las habiendo en públicas.