compostelano

(redireccionado de compostelanos)

compostelano, a

1. adj. De Santiago de Compostela, ciudad española.
2. s. Persona natural de esta ciudad.

compostelano, -na

 
adj.-s. De Santiago de Compostela.
Traducciones

compostelano

/a
A. ADJof/from Santiago de Compostela
B. SM/Fnative/inhabitant of Santiago de Compostela
los compostelanosthe people of Santiago de Compostela
Ejemplos ?
Este en el siglo XIV tenia estas propiedades aforadas o arrendadas a la familia de los Mariño de Lobería, que hacía finales de siglo las vendieron a los Ocampo compostelanos.
En una ocasión, como señaló Pardo de Guevara y Valdés, en que el arzobispo Rodrigo de Moscoso impidió al conde penetrar en la ciudad de Santiago, éste derribó la Puerta de Mamóa, que según dicho historiador era la más transitada por los compostelanos, y poco después se encontró personalmente con el arzobispo en el pórtico del Obradoiro y profirió contra el prelado toda clase de insultos e injurias.
En el reinado de Alfonso VII de León toda la zona de Tabeirós pasó a manos de los arzobispos de Santiago de Compostela, que a cambio renunciaron a la posesión del castillo de Faro, en la provincia de La Coruña, y el historiador Manuel Mosquera Agrelo señaló que tras su incorporación al señorío de los arzobispos compostelanos la Barreira pasó a ser un enclave fundamental en el sistema administrativo de la comarca de Tabeirós y también a la hora de recaudar las rentas de la zona, ya que se convirtió en el punto clave del camino que conducía a las ciudades de Orense o Santiago de Compostela.
En 1420 el arzobispo Lope de Mendoza entregó en encomienda al duque Fadrique Enríquez de Castilla, que era el hijo y heredero del conde Pedro Enríquez, la torre de la Barreira, que ya había sido a finales del siglo XIV, como señaló Pardo de Guevara y Valdés, «motivo de sonadas contiendas» entre el conde Pedro Enríquez y los arzobispos compostelanos, aunque conviene señalar que López Ferreiro señaló erróneamente que fue entregada al duque en 1424 por el arzobispo junto con la fortaleza de Castro de Montes «para que las amparase y defendiese».
Cuando los obispos llegaron a Francia, el papa había sufrido el martirio en Roma (20 de enero del 250) Marcial fue enterrado en las afueras de la aldea romana, en un pequeño cementerio de la via Agrippa —que se había construido sobre la ruta europea de peregrinación hacia Santiago de Compostela (en Galicia). Su tumba se convirtió gradualmente en un sitio de paraje de los peregrinos compostelanos.
Y al mismo tiempo el cargo de pertiguero mayor convertía a su poseedor en «verdadero comendatario» de las grandes posesiones de los arzobispos compostelanos.
Además de su valor defensivo, ya que servía de refugio a los arzobispos de Santiago -el lugar donde refugiarse cuando tenían sus más y sus menos con los levantiscos ciudadanos compostelanos-, era un enclave perfecto para controlar la entrada y salida de la ciudad de gentes y mercancías, ya que se encuentra en las cercanías del antiguo camino que unía Santiago con Noya y del camino de Padrón, al Camino portugués, que seguían los peregrinos a Santiago desde el sur de Galicia.
Once representantes compostelanos caen muertos acuchillados en el patio del Castillo, entre ellos, el autor de los "Hechos de Don Berenguel de Landoria" da los nombres del propio Suárez de Deza, al que denomina "Satélite de Satanás", sus parientes los hermanos Andrade, Martín Martínez (canónigo), Juan Varela (infanzón), Juan García de Mesía y el notario Gonzálo Yáñez.
Los burgueses compostelanos querían conseguir que el Ayuntamiento pasase a depender de la Corona (señorío de reguengo o realengo que poseía desde el año 1266) en lugar de a la Iglesia, con la intención de obtener las ventajas de tener la fuente de poder señorial más alejada.
Aquí residen monjas en estricta clausura por lo que no es posible acceder más que a la iglesia y al museo que contiene dos piezas de máximo interés: "A virxe abrideira", relacionada con los modelos compostelanos del s.XIII y "A cruz de cristal".
Los dos sectores que más gente emplean, el terciario y el secundario, responden a estos trabajos compostelanos, mientras que el sector primario redujo su participación económica y laboral.
Sumamente interesado en la cultura y en la reforma de la vida cristiana (como venía siendo habitual en los prelados compostelanos), Pedro Muñiz también destacó como canonista, colaborando en el desarrollo del nuevo derecho culto de la Iglesia.