comisura

(redireccionado de comisuras)

comisura

(Del lat. commissura < committere, juntar.)
1. s. f. ANATOMÍA Punto de unión de ciertas partes simétricas o parecidas del cuerpo, como los labios o los párpados en las comisuras de la boca tenía restos de carmín.
2. ANATOMÍA Sutura de los huesos del cráneo, mediante dientecillos a modo de sierra.

comisura

 
f. anat. Punto de unión de ciertas partes similares del cuerpo.

comisura

(komi'suɾa)
sustantivo femenino
1. anatomía partes anatómicas simétricas lugar de unión de ciertas partes simétricas del cuerpo Tenía irritadas las comisuras de los párpados.
2. anatomía huesos craneales unión de los huesos craneales en forma de sierra comisuras neocorticales
Traducciones

comisura

SFcorner, angle, commissure (frm)
comisura de los labioscorner of the mouth

comisura

f. commissure, coming together of two parts, such as the labial angles.
Ejemplos ?
Sus facciones estaban ligeramente contraídas: los ojos eran algo oblicuos, las comisuras de los labios estaban levantadas y la nariz un tanto dilatada.
A éste Licabas: “¿En qué portentos”, dijo, “te tornas?”, y anchas las comisuras y encorvada del que hablaba la nariz era y escama su piel endurecida sacaba.
Encontramos al tzinacan (murciélago) dibujado en estelas, códices, y vasijas mayas con la librea del dios del aire. Se le ven el apéndice nasal y los dientes triangulares saliendo hacia abajo desde las comisuras de los labios.
Se inserta en la piel y mucosa de los labios, subtabique en su origen y comisuras de los labios en su terminación, también ayuda a soplar o emitir silbidos, pero sin duda su función principal es producir el cierre de los labios o sello labial y ayudar al vaciado del vestíbulo bucal.
En Japón, las geishas usaban lápices labiales hechos a partir de pétalos aplastados de cártamo para pintarse las cejas y las comisuras de los ojos al igual que los labios.
Se inserta por arriba, en la fosa canina debajo de agujero infraorbitario; por debajo, en la piel y mucosa de las comisuras Relaciones: Su cara superficial se relaciona con el elevador propio del labio superior, con los nervios y vasos suborbitarios y con la piel; su cara profunda cubre parte del maxilar superior Lo inerva el nervio facial.
Entonces, en verdad, después de que a sus acostumbradas iras se allegó un motivo reciente, se hincharon sus gargantas de sus llenas venas, y una espuma blanquecina circunfluye por sus pestíferas comisuras, y la tierra suena raída por sus escamas, y el hálito que sale 75 negro de su boca estigia, corrompidas, infecta las auras.
90 ¿Así que de entre tantas riquezas que la mejor de las madres, la tierra, pare, nada a ti masticar con salvaje diente te complace y las comisuras recordar de los Cíclopes, y no, si no es perdiendo a otro, aplacar podrías los ayunos de tu voraz y mal educado vientre?
Tengo estos detalles tan presentes como si fueran de ayer, y aunque estaba profundamente turbado nada escapó a mis ojos; ni siquiera el más pequeño detalle: el lunar en la barbilla, el imperceptible vello en las comisuras de los labios, el terciopelo de su frente, la sombra temblorosa de las pestañas sobre las mejillas, captaba el más ligero matiz con una sorprendente lucidez.
Y ya le dolía la cabeza de tanto cavilar al buen hombre, cuando penetró en la casa el tan esperado Caracoles, que a fuer de hombre no todavía del todo para el guano, habíase vestido su mejor traje: uno de pana lisa, cuya chaqueta de corte andaluz contorneaba su torso de cuarentón arrogante y bien formado; una faja negra ceñía su cintura, que comenzaba a cometer antiestéticos desafueros, y un cordobés gris cubría su cabeza, en que los años empezaban a poner sus pícaras harinitas, como solía decir el Caracoles, cuyo rostro era redondo, algo carrilludo, limpio, de color sano y de tersura que empezaba a flaquearle en las comisuras de los labios y de los ojos...
En su rostro se advertían, por el contrario, rasgos de cierta dureza, una crispación de las comisuras de los labios, algo sombrío en las precoces arrugas de la frente y, sobre todo, en la mirada.
Cara de genio por excelencia. Un rictus bucal en comisuras despreciativas, bajo la calma bóveda de su frente que inquietan dos cejas vermitorcidas.