comisionado


También se encuentra en: Sinónimos.

comisionado, a

adj./ s. Que está encargado de una comisión el atentado impidió que se celebrase la reunión de los comisionados.

comisionado, -da

 
adj.-s. Encargado de una comisión.

comisionado, -da

(komisjo'naðo, -ða)
abreviación
que es elegido para una misión Cumplió heroicamente la tarea comisionada.
Sinónimos

comisionado

, comisionada
adjetivo y sustantivo
Traducciones

comisionado

commissioner

comisionado

commissionario

comisionado

commissaire

comisionado

комиссар

comisionado

comissário

comisionado

مفوض

comisionado

Komisarz

comisionado

Комисар

comisionado

Komisař

comisionado

Kommissær

comisionado

국장님

comisionado

Kommissionär

comisionado

กรรมาธิการ

comisionado

/a SM/F
1. (= delegado) → commissioner
2. (= miembro) (Pol) → committee member (Com, Fin) → board member
Ejemplos ?
A que respondió sí, Juro.” Aclaro, por lo demás, que si la mala ortografía de este documento pudiera dar asidero a la creencia en una posible iniciativa particular d San Juan Bautista, existe la prueba de lo contrario o, mejor dicho, de su carácter de fórmula general prescripta por el Gobierno de Canelones, en otra pieza complementaria de fecha 17 de mayo: “Se confirma la elección precedente, y se remite su acta p.a archivarse al Juzgado de donde procede previo el juram.to q.e el Comisionado D.
Escribe el aludido al general Rodríguez desde San José de Mayo, el día 6 de julio y después de manifestarle que el 27 de junio llegó a dicho pueblo y que el 28 entregó a la Sala los pliegos que para ella conducía, expresa: “El 29 la Sala me contestó de oficio, que había recibido los pliegos, y que estando convencida plenamente de la justicia con que el Señor Presidente de la República, reclamaba la resolución que se propone en las notas oficiales, la Sala había ordenado que compareciese el Señor Gobernador; y se ocupaba de los mejores medios de satisfacer los deseos manifestados, y el interés de la república”. “La Sala agregó que en todo obraría en un perfecto acuerdo con el Comisionado.
Después narra el comisionado al general Rodríguez, las incidencias habidas en el transcurso de sus diversas entrevistas con Lavalleja y la Sala, hasta puntualizar que en la última verificada con aquél, recibió de sus labios las siguientes manifestaciones: “Que estaba decidido a cumplir con todo lo convenido con respecto á marchar él y el egército (oriental) al de operaciones (republicano); pero que nombraría con arreglo a la Ley de la Provincia un Gobernador Delegado que mandase en su ausencia mientras durase la guerra.
Sala” y por tal motivo no sabremos nunca cómo se desarrolló el debate, cuya conclusión esperaba con incertidumbre el comisionado al escribir al general Rodríguez, ni es posible comentar votos y proposiciones.
“las diferencias de que procedía la inobservancia advertida sobre algunas leyes y decretos comunicados por aquella autoridad (la de Rivadavia) y la del general en jefe del ejército de operaciones” (Rodríguez), y agregaba: “La Sala se complace en protestar al señor comisionado, que en aquellos pasos justamente marcados con el carácter de desobediencia, no ha podido encontrar más errores inocentes”, etc.
EL ALTO COMISIONADO No bien el piadoso Abdalá terminó de leer esta especie de bando, cuando al final de la calle resonaron los gritos de un pequeño vendedor de periódicos, italiano: -¡La renuncia de Djamil!
Le cubría la cabeza un rojo turbante (vaya a saber Alá dónde robado), y debía tener un hambre de siete mil diablos, porque cuando me vio aparecer con zapatos de suela de caucho y el aparato fotográfico colgando de la mano, me hizo una reverencia como jamás la habrá recibido el Alto Comisionado de España en el protectorado; y en un español magníficamente estropeado, me propuso, en las barbas de todos aquellos truhanes que, sentados en cuclillas, le miraban hablar: -Gran señor: ninguno de estos andrajosos merece escucharme.
Un imbécil, por ejemplo, se presentaría ahora mismo en la Alta Comisaría de Dimisch esh Sham para solicitar autorización al Alto Comisionado para descubrir a los contrabandistas, y los porteros y los covachuelistas de la Alta Comisaría, simultáneamente, en sus casas, en el café, en el mercado, dirían: -Por fin se ha presentado un musulmán prudente que va a intentar descubrir a los contrabandistas de ametralladoras.
Fórmula prescripta Aclaro, por lo demás, que si la mala ortografía de este documento pudiera dar asidero a la creencia en una posible iniciativa particular de San Juan Bautista, existe la prueba de lo contrario, o, mejor dicho, de su carácter de fórmula general prescripta por el Gobierno de Canelones, en otra pieza complementaria de fecha 17 de mayo: “Se confirma la elección precedente, y se remite su acta para archivarse al Juzgado de donde procede previo el juramento que el comisionado D.
Se ve claramente lo primero a través del hecho inicial del desacato al Tratado de Armisticio pactado por Elío y el Gobierno de Buenos Aires, y de la subsiguiente emigración al Ayuí y sus consecuencias inmediatas, y en cuanto a lo segundo, encuentro la prueba reveladora de una proclamación expresa de independencia que la historia ha perdido, en esta nunca citada fórmula del juramento prestado en San Juan Bautista, el 23 de mayo de 1813, por el ciudadano electo Comisionado de la localidad...
En realidad el Cabildo correntino fue en este caso víctima de un engaño. Artigas no había comisionado a Aguirre ante él para la misión que con todo aplomo manifestó llevar.
Veinticuatro horas después el coronel presentó un sumario al Alto Comisionado, y el Alto Comisionado se excusó ante el Califa: -Ocurrió que durante la marcha el retículo de un telémetro se corrió en su visor a consecuencia de un golpe, lo que determinó un error de cálculo en el "reglaje" del tiro.