Ejemplos ?
Por lo que hace a las acciones de que habla el informe para garantizar el abasto popular a precios accesibles, tampoco se ve la eficacia, puesto que el jitomate está a 300 pesos el kilo, el pollo a 600, una humilde naranja vale 25 pesos y cualquier comerciante pide 40 pesos por una manzana.
que sean poseídos, tripulados y matriculados con arreglo a las leyes de la Gran Bretaña, serán considerados como buques británicos; y que todos los buques construidos en los territorios de dichas Provincias debidamente matriculados y poseídos por los ciudadanos de las mismas, o cualquiera de ellos, y cuyo capitán y tres cuartas partes de las tripulaciones sean ciudadanos de las Provincias Unidas, serán considerados como buques de las dichas Provincias Unidas. Artículo 8º: Todo comerciante, comandante de buque y demás súbditos de S.
rase una vez un comerciante tan rico, que habría podido empedrar toda la calle con monedas de plata, y aún casi un callejón por añadidura; pero se guardó de hacerlo, pues el hombre conocía mejores maneras de invertir su dinero, y cuando daba un ochavo era para recibir un escudo.
Toda esperanza que a Zerbín me lleve, por cuanto escucho aquí, ya he abandonado; pues ya mi venta han hecho a un comerciante, que piensa al sultán darme de Levante.» Así decía la gentil doncella, mientras hipando y suspirando enhebra la tela de su angélica querella, capaz de conmover sierpe o culebra.
El muchacho tenía las mejillas coloradas, rubio cabello ondulado, ojos azules de expresión leal. Era el hijo del rico comerciante, Antoñito, él mismo.
Finalmente, él ya no es libre: ha dado palabra, y es menos vergonzoso de fallar ante un acreedor que a una promesa de virtud Para pagar la deuda de plata, el comerciante ha de necesitar una navegación próspera; el agricultor, la fecundidad del campo que cultiva y el favor del cielo; nuestro amigo, en cambio, puede pagar lo que debe sólo por su voluntad.
Una cosa vino, sin embargo, que lo curó, el remedio más amargo de cuantos existen, que sacude el cuerpo enfermo y el alma oprimida: el padre de Antón dejó de ser el comerciante más rico de Eisenach.
Todo esto pensó Antón bajo el árbol, y lo volvió a pensar más de una noche en su cuartito solitario de aquella casa de madera en tierras extrañas, en la calleja de las Casitas de Copenhague, donde su rico patrón, el comerciante de Brema, lo había enviado, bajo el compromiso de no casarse.
No pronunció palabra alguna, desenfundó su gruesa pistola y descerrajó en la cabeza del marido de Tula todos los proyectiles que cargaba el disparador. En mi calidad de capataz de descarga de otro comerciante, fui testigo del crimen.
Y al que compra una máquina financiada le pasa lo mismo, y al que va a una casa de empeños le pasa lo mismo, y al que va a un garrotero le pasa peor. Creo que ese espécimen como el bolitero tiene que desaparecer, como el comerciante de drogas tiene que desaparecer.
El comerciante pensó que podía responderle a ese energúmeno que él no era Rahutia, pero las palabras del joven, en vez de ofenderle, despertaban el odio doloroso enterrado en el fondo de su pecho.
El incidente de las Islas Georgias del Sur, que aparentemente fue el elemento desencadenante del conflicto, estuvo ligado estrechamente con una operación comercial privada gestada por un comerciante argentino llamado Constantino Davidoff, consistente en el desguace de los puestos balleneros pertenecientes a una empresa británica ubicados en la Isla San Pedro.