comentador

comentador, a

s. Profesional comentarista la contrataron como comentadora de la exhibición de gimnasia rítmica.

comentador, -ra

 
m. f. Persona que comenta.
fig.Persona inventora de falsedades.

comentador, -ra

(komenta'ðoɾ, -ɾa)
sustantivo masculino-femenino
locutor profesional Lo contrataron como comentador en el torneo infantil.
Traducciones
Ejemplos ?
Pretende que el buen hombre estuvo atacado del gálico, y supone según un soberbio comentador, llamado Pineda, que el gálico y la lepra son una misma cosa.
El catalanismo del excelentísimo señor don Manuel de Amat y Juniet se sintió como picado de víbora, y sin volverse hacia el impertinente comentador, contestó: — Para fachenda, holganza y truhanería, Andalucía.
Habíase encargado del sermón un reverendo de la orden de predicadores, varón muy entendido en súmulas, gran comentador de los santos padres y sobre cuyo lustroso cerviguillo descansaba el doctoral capelo.
Este comentador no había leído la historia del gálico por Astruc; porque Astruc no era ni padre de la Iglesia, ni doctor de Salamanca, sino un médico muy sabio: y el buen hombre Calmet no sabía ni aun si existía tal medico.
“La personalidad, el Yo, la conciencia, dice un comentador de Kapila, no produce solamente los cinco órganos de la inteligencia, los cinco instrumentos de acción; y el manas destinado a centralizar las impresiones sensibles y a transmitir a los órganos activos, las ordenes de la voluntad; el yo produce también las cinco moléculas sutiles; tipos primordiales de los cinco sentidos…Estas moléculas sutiles, dan nacimiento a los cinco elementos groseros que se corresponden uno a uno en la física cosmológica del Sankya…Así el Yo, produce directa o indirectamente el mundo todo y hasta las sustancias materiales de que este se compone”.
Esto no es decir que Calmet era médico, ni tampoco es decir que raciocina; sino solamente que cita; y en su oficio de comentador las citas han tenido siempre lugar de razones.
Claro es que será preciso proceder con mucha circunspección en esta tarea; pues el oficio «del comentador es exponer, no lo que él mismo piensa, sino lo que pensaba el autor cuyo texto explica»(32).
Al hundir los ojos en las lejanías del tiempo, surgen ante mí las figuras de la familia: por el lado paterno la de doña Inés Fernández de Sotomayor, la virgen de 22 años que, en vísperas de contraer matrimonio, rompió su compromiso para consagrarse a Dios y entrar al convento de las monjas de Santa Inés, con el nombre de Sor María de la Cruz, a fines del siglo XVIII, la del tercer abuelo que se educó en Salamanca, fue capitán de los reales ejércitos y desempeñó en mi tierra odiosos puestos dados por la Inquisición y más lejos, dominándolas todas, la del hermano del primer antepasado que se trasladó a América para acompañarlo, aquel Alvaro Fernández de Sotomayor y Vergara el arzobispo, sabio, comentador de Tertuliano...
Es el hombre quien despierta nuestra cu- riosidad ¿Quién fué ese Gregorio López, colombroño del afamado jurista comentador de las Partidas f ¿Fué, realmente, como muchos opinan, un hombre nacido para ser monarca legítimo de España y de las Indias, y que prefirió á tan humana grandeza la existencia del sabio y del eremita, alcanzando á morir, en América, en olor de santidad?
El buen Calmet, o Don Calmet (porque los benedictinos quieren que se les llame Don), este cándido comentador de tantos desvaríos y de tantas necedades, este hombre que su simplicidad ha hecho tan útil para el que quiera reírse de las antiguas tonterías, refiere fielmente las opiniones de los que han querido adivinar la enfermedad de Job, como si Job hubiera sido un personaje verdadero.
Dice el comentador de la esquela que...
ebastián Spreng, nacido en Esperanza (Santa Fe), Argentina el 6 de abril de 1956, es un artista plástico argentino de formación autodidacta que también ejerce el periodismo en función de comentador y crítico de música clásica.