colmillo

(redireccionado de colmillos)
También se encuentra en: Sinónimos.

colmillo

(Del bajo lat. columellus < lat. columella, columnita.)
1. s. m. ANATOMÍA Diente en punta situado antes del primer premolar a cada lado de los incisivos el mastín le clavó los colmillos en el muslo. canino
2. ZOOLOGÍA Cada uno de los dos dientes largos del elefante.
3. enseñar los colmillos coloquial Hacerse temer o respetar el dogo le enseñó los colmillos, pero no le ladró.
4. escupir por el colmillo coloquial Ser fanfarrón.
5. tener colmillos o el colmillo retorcido coloquial Ser astuto y difícil de engañar, gracias a la experiencia y la edad.

colmillo

 
m. anat. Diente agudo colocado entre el último incisivo y la primera muela.
Enseñar uno los colmillos. loc. fig.Hacerse temer o respetar.
Escupir uno por el colmillo. Echar fanfarronadas, o bien sobreponerse a todo respeto y consideración.
zool. Cada uno de los incisivos prolongados en forma de cuerno, que tienen los elefantes en la mandíbula superior.

colmillo

(kol'miʎo)
sustantivo masculino
1. anatomía diente ubicado entre los incisivos y las muelas un colmillo afilado
imponer respeto o miedo Enseñé los colmillos al asaltante que me atacó.
2. zoología diente en forma de cuerno que tienen los elefantes a ambos lados de la mandíbula Con los colmillos de elefante se solían hacer bolas de billar.
Sinónimos

colmillo

sustantivo masculino
canino, diente columelar.
Traducciones

colmillo

Eckzahn

colmillo

zanna

colmillo

Fang

colmillo

Fang

colmillo

Fang

colmillo

Fang

colmillo

Зъб

colmillo

Fang

colmillo

פאנג

colmillo

송곳니

colmillo

Fang

colmillo

SM (Anat) → eye tooth, canine (tooth) (Zool) → fang; [de elefante, morsa, jabalí] → tusk
enseñar los colmillosto show one's teeth, bare one's teeth
escupir por el colmilloto talk big, brag
tener colmillos (Méx) → to be long in the tooth
tener el colmillo torcidoto be an old fox
¡ya tengo colmillos! (Méx) → you can't fool me!

colmillo

m. canine tooth; tusk, fang.

colmillo

m cuspid, canine tooth; (de un animal) fang
Ejemplos ?
Rugían de manera tan pavorosa que me dejaban paralizado. En la terrorífica oscuridad sólo brillaban sus filosos dientes y colmillos.
Los vampiros amoratados llegaron; de su espeluznante hocico salían desmesurados colmillos babeantes; sus inmensas alas de pterodáctilos planeaban sobre mi cabeza y sus manazas peludas trataban de aprisionarme.
Una estrafalaria nariz respingada y adornada con arracadas de oro, unos filudos y brillantes colmillos que salían de su horrible boca; sus ojos brillaban cual si fueran un par de estrellas muy rojas, sus puntiagudas orejas tenían una forma satánica.
Observa Hayy las diferencias que tiene respecto de los demás animales, viéndose inferior a ellos A la vez que todo esto, él miraba a los demás animales y los veía revestidos de pelo, de lana o de pluma; observaba su rapidez para la carrera, su fuerza y las armas de que estaban dotados para rechazar al que los persiguiese, como, por ejemplo, los cuernos, los colmillos, los cascos, los espolones, las garras.
Era la venganza social la que impulsaba a aquellas feroces mandíbulas, la que encarnizaba aquellos mordiscos hasta cruzar los colmillos, que hacían crujir las costillas delgadas de la mísera Gipsy.
Distinguía al punto las rocas eruptivas -que parecen conservar en sus formas coaguladas indicios del misterioso hervor que las arrancó de los abismos del globo y las hizo rasgar su superficie, a manera de colmillos enormes- de los terrenos de sedimento, cubiertos de capas y más capas lo mismo que de fajas la momia.
Con sorpresa, tuvo la alegría de que allí “encontrara a mi perro, ya viejo y sin colmillos, el cual sin haber sido llamado volvió conmigo, en lo que se ve la mano de la Divina Providencia que lleva razón de todas las cosas”.
Entonces mi vista se percató de algo más horripilante: en el fondo del remolino rugía con las fauces abiertas por las cuales se veían sus filosos colmillos, un hambriento Tiranosaurio Rex.
e África cuentan ahora muchas cosas extrañas, porque anda por allí la gente europea descubriendo el país, y los pueblos de Europa quieren mandar en aquella tierra rica, donde con el calor del sol crecen plantas de esencia y alimento, y otras que dan fibras de hacer telas, y hay oro y diamantes, y elefantes que son una riqueza, porque en todo el mundo se vende muy caro el marfil de sus colmillos.
Muchos alemanes y franceses andan allá explorando, descubriendo tierras, tratando y cambiando con los negros, y viendo cómo les quitan el comercio a los moros. Con los colmillos del elefante es con lo que comercian más, porque el marfil es raro y fino, y se paga muy caro por él.
Como los perros y los florecientes mozos cercan y embisten a un jabalí que sale de la espesa selva aguzando en sus corvas mandíbulas los blancos colmillos, y aunque la fiera cruja los dientes y aparezca terrible, resisten firmemente; así los teucros acometían entonces por todos lados a Odiseo, caro a Zeus.
Hombres, mujeres, niños de esta y aquella tribu dieron unos contra otros, empuñando facas, pistolas, tijeras y pedruscos. Los perros de los dos bandos se buscaron también con los colmillos entreabiertos y las colas erguidas.