Ejemplos ?
Pero si por el contrario, no hay vicio que no los domine ni crimen que no les sea familiar, si los conocimientos de los ministros, al igual que la pretendida sabiduría de las leyes y la multitud de habitantes de este vasto imperio, no han podido sustraerlo al yugo del tártaro ignorante, y grosero, ¿de qué le han servido todos sus sabios? ¿Qué fruto ha sacado de los honores con que han sido tales sabios colmados?
Las vigilias de los colmados, sus hazañas de la plaza de toros las vituperaban los perros dignos, serios, valientes y las miraban como Agamemnon y Ayax, de Shakespeare, los chistes y agudezas satíricas de Tersites.
Los tres deseos de los heroecitos se ven colmados con la gran victoria: verdores, animales y humanitos guiarán las fantasías de su gloria.
Debe enseñarse a los cristianos que, si no son colmados de bienes superfluos, están obligados a retener lo necesario para su casa y de ningún modo derrocharlo en indulgencias.
Félix agradecido, se arrodilló a los pies de las hadas y besó con entusiasmo sus delicadas manos. Micaela lloraba al ver colmados sus deseos con una cantidad mucho mayor que la pedida por su hijo.
, cuando miro los frescos naranjales cargados de perfume, y el campo enverdecido, abiertos los jazmines, maduros los trigales, azules las montañas y el olivar florido; Guadalquivir corriendo al mar entre vergeles; y al sol de abril los huertos colmados de azucenas, y los enjambres de oro, para libar sus mieles dispersos en los campos, huir de sus colmenas; yo sé la encina roja crujiendo en tus hogares, barriendo el cierzo helado tu campo empedernido; y en sierras agrias sueño— ¡Urbión, sobre pinares!
La doncella era joven y graciosa tanto como inocente, y el cura un hombre ardiente, de barriga y gordura prodigiosa, porque siempre estos bienaventurados son de salud por el Señor colmados.
Su corazón había latido a los nombres de patria y de honor; el silbido de las balas había acrisolado su carácter varonil, y con estas cualidades se presentaba entre los campeones de los nuevos tiempos abiertos por la revolución de Mayo. Aquella mente y aquel corazón tan colmados, se ahogaban sin embargo, en un inmenso vacío.
Y después se alejaron, colmados de testimonios de respeto y de veneración por aquellas personas, que los despidieron con pesar, y que, tras los adioses, volvieron a su casa deshechas en lágrimas, sobre todo la joven.
¿Recordabas, acaso, aquellos días tan brillantes, y tan hermosos En que llegaste para cumplir la eterna promesa, Cuando atravesaste, montado sobre una mansa mula Caminos colmados de flores y de follaje, En que el corazón henchido de esperanzas y de valentía, Azotaste sin rodeos a todos aquellos mercaderes viles?
DE SAINT-ANGE: Dejémoslo por esta mañana; la tendremos por la tarde: mi hermano vendrá a ayudarnos, y nuestros placeres quedarán colmados.
Fue entonces cuando el príncipe Vladimiro Strogonof, no el más linajudo, pero acaso el más rico de aquellos señores colmados de todos los goces de la existencia, murmuró: -Eso, pronto lo vamos a saber.