Ejemplos ?
Durante siete días completos Morán no logró ver a la que ansiaba, y Alicia absorbió, trans­formado en pasión, el despecho que colmaba a Morán.
Durante el baile, Alfredo no se separó de mí. Me colmaba de elogios. Me llenaba el cerebro de palabras que ahora me parecen tonterías.
El canto sagrado, las luces en los altares, el recogimiento profundo de los fieles, la claridad del sol penetrando por los ventanales a dejar chispas, halos y colores en los vidrios y en el metal de las molduras y de las efigies, todo había cobrado ante sus sentidos una gracia adorable, un encanto tan fresco y hechizador, que le colmaba de bienestar, elevándolo y haciéndolo ligero, ingrávido y alado, sacudiéndole, haciéndole cosquillas y despertando una vibración incontenible en sus nervios.
Otra vez sintióse el temor, la alarma, entre los vecinos y entre los pastores; colmaba el espanto en los alrededores, de nada servían el valor y el arma, pues la bestia fiera no dio treguas a su furor jamás, como si tuviera fuegos de Moloch y de Satanás.
Yo me sentaba regocijado, después de mis correctos saludos, y colmaba las manos de la niña de ricos caramelos de rosas y de deliciosas grajeas de chocolate, las cuales, ella, a plena boca, saboreaba con una sonora música palatinal, lingual y dental.
El malvís, al primer resplendor de la saliente luna, empezó a gorjear. El corazón de Séfora se colmaba, como un cuenco donde el vino aromado de las granadas rebosa.
¿Me perdonas si algo sufres por mi causa? ¿Y qué te respondía yo, mi Sebastián? Por toda respuesta, enlazaba mis brazos a tu cuello, y te colmaba de caricias. ¡Sebastián!
Y para más incitar las pasiones del cacique, y provocar sus celos, para que la mandara matar junto con su esposo, colmaba a éste de caricias en presencia de Siripo.
Después de lo cual regañó a su hija porque no era más expansiva cuando el doctor colmaba de bondades a un antiguo compañero de infancia, y esto únicamente por cariño a ella.
Cuanto más vil era el hombre que yo le daba, cuanto más pertenecía a las heces del pueblo, cuanto más grosera y sucia era su bota, más lo colmaba de voluptuosidad; había que poner en esos refinamientos el mismo cuidado que debería emplearse para maquillar y embellecer a una mujer.
Gozaba yo sus miembros desmedido al punto que pensé tener por junto cuanto entre los demás es repartido, a unos más, a otros menos, nunca junto; y puse a Francia y todo en el olvido, siempre en contemplación de aquel conjunto: toda aspiración, todo deseo colmaba ella y era de ella reo.
Y siguieron gastando su dinero hasta perder la última moneda. Miguel labraba sus tierras, y Dios le colmaba de riqueza. Los mayores volvieron a sentir en sus venas la sangre de Caín, y el recuerdo del crimen les azuzaba al crimen.