collera


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con collera: colera

collera

1. s. f. Collar de lona o cuero, relleno de paja o borra, que se pone al cuello de las caballerías o bueyes para que no les haga daño el arreo.
2. Adorno que se pone al cuello de un caballo.
3. Cadena de presidiarios.
4. s. f. pl. Colomb., Chile INDUMENTARIA Y MODA Gemelos de camisa le regaló las colleras del abuelo cuando se graduó.

collera

 
f. Collar de cuero o lona, relleno, que se pone al cuello de las caballerías o bueyes.
fig.Cadena con que se ata a los presidiarios.
pl. (Amér. Merid) Gemelos de camisa; juego de dos botones u otros objetos iguales.
Traducciones

collera

Manschette

collera

SF
1. (Agr) → horse collar
2. colleras (Cono Sur) (= gemelos) → cufflinks
Ejemplos ?
Los jinetes no deben presentarse en estado de intemperancia o bajo la influencia del alcohol dentro de la medialuna; infringir esta norma acarrea la descalificación de la collera.
l Campeonato Nacional de Rodeo es la máxima cita del rodeo chileno. Este campeonato se disputa desde 1949, cuando salieron campeones la collera compuesta por Ernesto Santos y José Gutiérrez.
Los campeones fueron Ramón Cardemil y Ruperto Valderrama montando a "Matucho" y "Manicero", la misma collera vencedora en el Campeonato Nacional de Rodeo de 1962, lograron este triunfo con 22 puntos, los mismos que Alberto Marmolejo e Hilario Martínez.
Oviedo Entorno natural de Asturias El Campo de los hombres buenos (Historia del Parque de San Francisco de Oviedo). Casaprima Collera, Adolfo.
Los campeones fueron Claudio y Rufino Hernández, que son hermanos y lo hicieron montando a las yeguas "Morenita" e "Inventada", cabe destacar que desde 1994 que una collera de yeguas no ganaba la final, cuando Juan Carlos Loaiza y Eduardo Tamayo ganaran con "Esbelta" y "Escandalosa".
l Campeonato Nacional de Rodeo de 1977 fue la versión número 29 del Champion de Chile y participaron las mejores colleras de la temporada del rodeo 1976-1977 y se realizó por tercera vez consecutiva en la ciudad de Rancagua. Los campeones fue la collera integrada por el experimentado Samuel Parot y el entonces joven Eduardo Tamayo con 27 puntos.
Pero en el tecer animal la collera de mayor puntaje, hasta ese momento, marcó nuevos cinco puntos a su favor, llegando a la cifra de 21 puntos; en cambio, dos de las tres colleras en pugna; Vergara-González, en "Angamos" y "Placer"; y Cardemil-Fuentes, en "Bellaco" y "Rival", al obtener nueve puntos cada una, llegaron ambas a totalizar 20, quedando lamentablemente rezagados Angulo-Teuber, que en "Amanecido" y "Pial", sólo lograron reunir 16 puntos.
Desde 1969, ha creado historietas, caricaturas y viñetas de humor gráfico, que han sido publicadas por las principales revistas y diarios del Perú: Caretas, Oiga, La Crónica, Expreso, Última Hora, Correo, EL Comercio, Marka, Vaca Sagrada, Monos y Monadas, Collera, La Calle, EL diario de Marka, El Observador, El Búho, El Idiota Ilustrado, EL Zorro de Abajo, La Razón, ¡NO¡ - suplemento de la revista SI-, El Mundo, Somos, - revista del diario El Comercio-.
En el segundo animal ocurrieron sorpresas como la eliminación de la collera campeona el 2006 compuesta por Claudio Hernández y Rufino Hernández.
Al año siguiente de coronarse campeón nacional de Chile, demostró que su corona no fue casualidad ya que alcanó el tercer lugar nacional con la misma collera, en desempate con los jinetes andinos José Luis Ortega y Mauricio Villarroel.
Los almogávares que practicaban este delito de plagio o «collera», consistente en tomar una persona libre para venderla como esclava, eran llamados collerats.
Pero tu alto amor, que el báratro fue más alto aquel, el que, aunque indómita, a llevar el yugo te enseñó, pues ni tan querida es la cabeza, para un padre agotado por la edad, de un tardío nieto que su única hija alimenta: 120 el cual, cuando, apenas al fin siendo encontrado para las riquezas del abuelo, su nombre éste ha inscrito en las testadas tablillas, y los impíos goces de un burlado pariente evitando, ahuyenta de su cana cabeza un buitre; ni tanto se regocijó en su níveo palomo ninguna 125 collera suya, de la que, se dice, mucho más ímprobamente besos con su mordiente pico siempre arranca que la que principalmente muy deseosa es, la mujer.