colina


También se encuentra en: Sinónimos.

colina

(Del ital. collina, loma extensa y algo elevada < colle, colina < lat. collis.)
s. f. GEOGRAFÍA Elevación natural de terreno, de relieve más suave que el de una montaña desde la colina subía una columna de humo. alcor, collado

colina

(Del gr. khole, bilis, hiel.)
1. s. f. BIOQUÍMICA Sustancia que se encuentra en la bilis de muchos animales.
2. BIOQUÍMICA Componente de la lecitina.

colina

(Derivado de col.)
1. s. f. BOTÁNICA Semilla de la col y la berza.
2. AGRICULTURA Vivero de coles pequeñas que aún no se han trasplantado.

colina

 
f. Elevación natural del terreno, menor que una montaña.
agr. Simiente de coles y berzas.
Vivero de coles pequeñas.

colina

(ko'lina)
sustantivo femenino
geografía elevación natural del terreno menor que una montaña Hay un valle entre esas colinas.
Sinónimos

colina

sustantivo femenino
Traducciones

colina

hill

colina

Hügel

colina

colline

colina

تَلّ

colina

kopec

colina

bakke

colina

mäki

colina

brdo

colina

colina

언덕

colina

heuvel

colina

ås

colina

wzgórze

colina

colina

colina

холм

colina

backe

colina

เขาเตี้ยๆ

colina

tepe

colina

đồi

colina

小山,

colina

colina

SFhill
Ejemplos ?
En el centro de la colina, el gran salón había sido adornado primorosamente; el suelo, lavado con luz de luna, y las paredes, frotadas con grasa de bruja, por lo que brillaban como hojas de tulipán.
Al caer la tarde, el tiempo se puso horrible, y nuestro mozo se dio prisa en buscar un cobijo, pero no tardó en cerrar la noche oscura. Finalmente, llegó a una pequeña iglesia, que se levantaba en lo alto de una colina.
Y algunos minutos después descendían de la colina José y los que le acompañaban; el sol seguía bañándolo todo con sus raudales de luz esplendorosa; una brisa cálida impregnada de montesinos aromas agitaban mansamente las ramas de los árboles; el campo todo aparecía como vestido de flores; algunas cogujadas asustadizas levantaban azoradas el vuelo, y cerniéndose sobre los riscos, una alondra piaba dulce y querellosamente, como llamando con quejumbrosos halagos de amor a la amada compañera.
Formaban el resto de su vestido una piel de oso y grandes botas, mientras los hijos iban con el cuello descubierto y pantalones sin tirantes, pues eran hombres de pelo en pecho. ¿Esto es una colina?
-¡Muchachos! -les riñó el viejo-. Un agujero va para dentro, y una colina va para arriba. ¿No tienen ojos en la cabeza? Lo único que les causaba asombro, dijeron, era que comprendían la lengua de los otros sin dificultad.
-exclamó la vieja elfa, encargada del gobierno doméstico- ¡Hay que cerrar los postigos, para que el sol no nos abrase! Y se cerró la colina.
De las más ricas tierras de Levante, más populosas y mejor ornadas, se dice que es Damasco, que distante es de Jerusalén siete jornadas, en un llano fecundo y abundante, que no sufre canículas ni heladas. Le hurta el primer sol de la mañana una colina que le está cercana.
He aquí el nombre de la ciudad adonde llegaron. Chi Izmachi nombre de la colina en donde estuvo después su ciudad, en donde para siempre estuvieron.
Por instinto, el niño se volvió hacia aquel resplandor siempre creciente, y bajó la colina con sus horribles compañeros; en pocos instantes, había pasado al primero de la multitud, hazaña fácil dada su manifiesta superioridad sobre todos.
-Sí -intervino un tercer lagarto-. He hecho amistad con una lombriz de tierra que venía de la colina, en la cual había estado removiendo la tierra día y noche.
Y marchó directamente al pantano del fondo, a la vivienda del chotacabras. -Están ustedes invitados a la colina esta noche -dijo-.
En la colina había, en el asador, gran abundancia de ranas, pieles de caracol rellenas de dedos de niño y ensaladas de semillas de seta y húmedos hocicos de ratón con cicuta, cerveza de la destilería de la bruja del pantano, amén de fosforescente vino de salitre de las bodegas funerarias.