colgadero

(redireccionado de colgaderos)

colgadero, a

1. adj. AGRICULTURA Se aplica al fruto que se puede conservar colgado uvas colgaderas; tomates colgaderos.
2. s. m. Garfio o soporte para colgar algo tiende la ropa en el colgadero del muro. colgador
3. Asa o anilla que entra en el soporte del que se cuelga algo el colgadero del cuadro se desprendió de la madera.

colgadero, -ra

 
adj. Díc. de aquello apto para colgarse o guardarse.
m. Garfio, o escarpia, que sirve para colgar de él alguna cosa.
Asa o anillo que entra en el garfio o escarpia.
Traducciones

colgadero

hanger, peg

colgadero

SM (= gancho) → peg; (= percha) → hanger
Ejemplos ?
Se encuentra ubicado a la derecha, según se entra, por el Paseo de la Chopera. Ocupa parte del espacio dedicado antiguamente a las naves de oreo, colgaderos y sección frigorífica.
Se encuentra en la antigua cámara frigorífica del Matadero ocupando parte de las naves de oreo, colgaderos y sección frigorífica que da al Paseo de la Chopera.
Las funciones de oreo correspondían sólo a las carcasas de reses de vacuno, el oreo del ganado lanar se realizaba en las propias naves de degüello. La sección de los colgaderos y cámaras frigoríficas es el de mayor tamaño del conjunto.
Este conjunto de edificios cumple funciones de naves de oreo, colgaderos, sección frigorífica, garaje, laboratorio analítico, retretes y urinarios.
Su posición relativa al resto de edificios del matadero es céntrica, ya que delante de ellas se encontraban ubicadas las naves de oreo, los colgaderos y las cámaras frigoríficas, y tras ellas las naves de estabulación, exposición y venta (de ganado lanar y porcino).
Por la salida norte de las naves de degüello se sacaban las carcasas, mediante un sistema de monorrieles fijado a una marquesina de hormigón que cruzaba la calle intermedia, pasando de esta forma a los colgaderos y naves de oreo.
Cabe añadir la siguiente justificación semántica: los colgaderos de murciélagos son lugares donde se acumulan deyecciones de alto valor fertilizante; algo análogo ocurría con los asientos de palomar.
Aquí sí que fue cuando se aumentaron las voces y creció la confusión; porque dijo la huéspeda: Señor alguacil y señor escribano, no conmigo tretas, que entrevo toda costura; no conmigo dijes ni poleos: callen la boca y váyanse con Dios; si no, por mi santiguada que arroje el bodegón por la ventana y que saque a plaza toda la chirinola desta historia; que bien conozco a la señora Colindres y sé que ha muchos meses que es su cobertor el señor alguacil; y no hagan que me aclare más, sino vuélvase el dinero a este señor, y quedemos todos por buenos; porque yo soy mujer honrada y tengo un marido con su carta de ejecutoria, y con a perpenan rei de memoria, con sus colgaderos de plomo...