cogitar

(redireccionado de cogito)

cogitar

(Del lat. cogitare.)
v. tr. culto Reflexionar o meditar.

cogitar

 
tr. Reflexionar, meditar.
Ejemplos ?
En este sentido el ontologismo es una doctrina opuesta al racionalismo cartesiano, ya que el cogito, como intuición, como entimema, o como dato inmediato en la consciencia, no puede ser aceptado como verdad primaria condicionante o determinante de las demás verdades.
Francisco Sánchez, el Escéptico, ya dibuja el método cartesiano en 1576: Además la idea expresada en «cogito ergo sum», («pienso, luego existo»), que se atribuye a Descartes, ya fue expresada poco tiempo antes y de forma casi exacta por Gómez Pereira en 1554:Con antecedentes en Agustín de Hipona:El argumento de «cogito ergo sum» puede considerarse también un desarrollo ulterior del argumento del Hombre Volante de Avicena: Descartes fue acusado de plagio, especialmente por la coincidencia con el texto de Gómez Pereira y el planteamiento del discurso del método que ya aparece en Francisco Sánchez, véase por ejemplo la crítica de Pierre Daniel Huet.
Las operaciones intelectuales según Leonardo Polo, Studia Poliana, II-2000, Departamento de Filosofía de la Universidad de Navarra, Pamplona, España, pp., 113-145, ISSN: 1139-6660. Discusión del cogito-sum cartesiano, Studium.
Cogito ergo sum Duda metódica Racionalismo Antoniana Margarita D ESCARTES, R. Discurso del método; estudio preliminar, traducción y notas de Bello Reguera, E.; ed.
XX Karl Jaspers críticó a la fenomenología del "primer" Edmund Husserl ya que Jaspers la observó encerrada en una aporía debido a que la fenomenología husserliana (en la cual mucho se inspiró Jean-Paul Sartre) se mantiene en un el subjetivismo del cogito planteado por Descartes; porque el fenómeno queda dentro de la consciencia y la misma consciencia dentro de un ego (aunque se le denomine "ego transcendental") y el problema notable de tal noción del fenómeno sería que el, o los fenómenos, quedarían encerrados en el dialelo hylético (o sensorial) cuyo trasunto extrasubjetivo sería el de un en sí o (en términos kantianos) un noúmeno inaccesible a la consciencia.
Williams, Oxford University Press, 1981 Cogito ergo sum Dasein Disteleología Existencia de Dios Ontología Sentido de la vida Solipsismo Tri-Laksana es una obra de Sayf al-Din al-Amidi, en árabe, acerca de "original" y "existencia mental".
Se basan en las enormes semejanzas que hay entre ambos en algunas cuestiones esenciales: el método en ambos es empírico, aunque en Descartes es apriorístico y deductivo y en Pereira es aposteriorístico e inductivo; los animales tienen alma para ambos, y en ambos casos se trata de un alma material, limitada y mortal; el automatismo de las bestias es otra coincidencia; para Descartes los animales tienen cuerpo, espíritu y memoria, mientras que Pereira dice lo mismo pero con otros términos: estructura interna o soma, estímulos externos o phantasmae y enseñanza o memoria; el silogismo básico es sorprendentemente parecido en ambos, el «Cogito, ergo sum» («Je pense, donc je suis») de Descartes se ve precedido por el «Quidquid noscit, est, ergo ego sum» de Pereira.
Atemporalmente eso es lo que ocurrió profundamente al encontrase entre las dos aguas de " la extensión " y " el cogito ", más allá de las angustias y despechos.
Las tres etapas de esta deconstrucción se siguen en busca de la historia: la doctrina kantiana del esquematismo y el tiempo como etapa prealable de una problemática de la temporalidad; el fundamento ontológico del cogito ergo sum de Descartes y la retoma de la ontología medieval dentro de la problemática de la res cogitans; el tratado de Aristóteles sobre el tiempo como discrimen de la base fenoménica y de los límites de la ontología antigua.
Aunque la Modernidad tendía a descubrirse limitada a dos opciones y un abismo -o el " cogito " o " la extensa "-, desde un punto de vista atemporal, el " Dualismo pensante " era lo más inevitable pero mejor que podía ocurrir.
En su rechazo del espíritu escolástico, el cartesianismo había hecho del cogito la fuente última de la certeza, así como el eslabón fundante de todo el edificio del conocimiento, entendido como una cadena de razonamientos que se deducen de ese fundamento o principio necesario.
Universidad Iberoamericana, México, 1996. Greish, Jean. El cogito herido. Jorge Baudino Ediciones/UNSAM, Buenos Aires, 2001. Inverso, Hernán.