coeterno

coeterno, -na

(koe'teɾno, -na)
abreviación
religión que coexiste en forma perpetua con otro Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo son coeternos.
Traducciones

coeterno

coeterno
Ejemplos ?
En él Credo niceno (una elaboración extensa del Credo Apostólico), es afirmó también que el Espíritu Santo procede de uno o de ambos otros miembros de la Trinidad. Esta afirmación implica que el Espíritu Santo sea consubstancial y coeterno con el Padre y el Hijo.
Alejandro es famoso por su oposición a la llamada "herejía arriana", que afirmaba que Jesús no era Dios verdadero, sino solo el Hijo de Dios, que se había encarnado en Jesús de Nazaret; era el unigénito de Dios y por lo tanto tenía un origen temporal, la primera de las criaturas creadas, y por ello no era coeterno con su Padre.
Es el caso, por ejemplo, de los gnósticos (que sustentaban un modelo dualista de deidad), los ebionitas (que negaban la divinidad de Cristo), los apolinarios (que defendían que Jesús tenía cuerpo humano y mente divina), los montanistas (que pregonaban una nueva revelación concedida a ellos) y los arrianos (que argumentaban que Jesús era un ser creado, por lo tanto no coeterno con Dios Padre.
Tertuliano considera al Logos de Dios (Sermo o Verbum) como Dios en sentido derivado, por ser de la misma sustancia de Dios; Dios que viene de Dios como luz que proviene del sol. No considera al Hijo coeterno con el Padre.
Después del Concilio de Nicea, Gregorio, obispo de Nisa empezó a crear hipótesis sobre las siguientes preguntas: ¿Es el Hijo de la misma sustancia que el Padre, o se trata de una sustancia similar? ¿Tiene Jesús una o dos naturalezas? ¿Es el Hijo coeterno con Dios o no? ¿Cuál es la relación de Cristo con Dios padre?
En una palabra, en un cuerpo y en una naturaleza toda diferente de la suya que esto no había sido un cuerpo como el nuestro; que solo había tenido la forma y la apariencia exterior pero era coeterno a la Naturaleza Divina, formado de la substancia misma de la Sabiduría Eterna y de la del Verbo, trocada en un cuerpo pasible que así era la Divinidad del Hijo consustancial al Padre, la que había sido circuncidada y clavada en la Cruz y no un cuerpo terrestre como el nuestro.
Sin embargo, es otro distinto que el Padre y el Hijo, porque ni es el Padre ni es el Hijo; otro he dicho, pero no otra substancia, porque también éste es del mismo modo simple, bien inmutable y coeterno.
Porque Dios siempre fue con eternidad inmutable, pero los ángeles fueron criados; mas por eso se dice que fueron siempre, porque fueron en todo tiempo, y sin ellos los tiempos en ninguna manera pudieron ser; pero el tiempo que corre y pasa con mutabilidad no puede ser coeterno a la eternidad inmutable.
Si para que se entienda que fue siempre Señor así como siempre fue Dios, hemos de creer que no le faltó jamás criatura de quien fuese Señor; y cómo se puede llamar siempre criado lo que no puede decirse coeterno CAPITULO XVII.
Si para que se entienda que fue siempre Señor así como siempre fue Dios, hemos de creer que no le faltó jamás criatura de quien fuese Señor; y cómo se puede llamar siempre criado lo que no puede decirse coeterno Así como no me atrevo a decir que Dios nuestro Señor alguna vez no fue Señor así no debo dudar que el hombre no existió siempre, sino que en algún tiempo fue criado.
De la Santísima Trinidad, la cual por todas sus obras sembró y esparció algunos indicios para significársenos Creemos, tenemos y fielmente confesamos que el Padre engendró al Verbo, esto es, a la sabiduría, por quien crió todas las cosas, al Unigénito Hijo, siendo el uno igual al otro, eterno con el coeterno...
Pero ¿cómo lo prometió, ya que lo prometió efectivamente a los hombres, que aun no eran, antes de los tiempos eternos, sino porque en su misma eternidad y en su misma palabra y Verbo, coeterno al mismo Dios, estaba ya, mediante la alta predestinación; establecido y decretado lo que a su tiempo debía ser?