cocido


También se encuentra en: Sinónimos.

cocido, a

1. adj. coloquial Que está muy borracho o drogado cuando va cocido no sabe lo que hace.
2. s. m. Acción y resultado de cocer.
3. COCINA Guiso de garbanzos, carne y hortalizas que se cuecen todos juntos. olla
4. cocido andaluz COCINA El que lleva menos ingredientes y es más ligero de condimentación.
5. cocido madrileño COCINA El que lleva garbanzos, sopa y carnes como tocino, ternera, gallina, jamón y chorizo.
6. cocido montañés COCINA El que se hace con berzas, alubias, y morcilla y chorizo en gran cantidad.
7. estar alguien cocido en algo coloquial Estar una persona muy experimentada en una determinada actividad está muy cocida en burlar impuestos.

cocido

 
m. Olla (guiso).

cocido

(ko'θiðo)
sustantivo masculino
culinario guiso de carne y hortalizas En la fonda probamos un delicioso cocido.
Sinónimos

cocido

sustantivo masculino
olla, puchero, pote.
Se usa uno u otro sinónimo según las regiones. Olla es el nombre más antiguo; pote es propio de Galicia y Asturias; cocido predomina en ambas Castillas y Aragón.
Traducciones

cocido

stew, done, boiled

cocido

lesso, cotto

cocido

vařený

cocido

kogt, kogte

cocido

gekocht

cocido

keitetty

cocido

bouilli, cuit

cocido

kuhan

cocido

沸騰した

cocido

끓인, 요리

cocido

gekookt

cocido

kokt

cocido

gotowany

cocido

cozido

cocido

вареный, приготовленные

cocido

kokt, kokta

cocido

เดือดแล้ว

cocido

luộc

cocido

煮沸的

cocido

A. ADJ
1. (Culin) → boiled, cooked
bien cocidowell done
2. (= borracho) estar cocidoto be sloshed
3. (= acalorado) estar cocidoto be roasting
4. estar cocido en algoto be well versed in sth, be expert at sth
B. SM (Esp) → stew (of meat, bacon, chickpeas etc)
ganarse el cocidoto earn one's living

cocido -da

adj boiled; — al horno baked; — al vapor steamed; poco — undercooked
Ejemplos ?
El cocido estaba seguro: Cleto era un incomparable animal; llamábanle de otros teatros: en su reputación se extendía; la especialidad no tenía competidor.
Ello es que la viuda siguió suspirando, y hasta se propasó, cuando vino la primavera, a dejar todas las mañanas en un búcaro de barro cocido un ramo de violetas sobre la mesilla de noche del filosofastro.
Él se había propuesto ser galante conmigo, y desde la sopa empezó a ofrecerme con los dedos, yemas y almendras de las que contenía un plato montado puesto frente a nosotros. Una yema me la dio con el cocido; otra, con el frito; otra, con las perdices.
Aquello debió de abrirle el apetito pues, recuerdo que, a pesar de haber hecho muy bien los honores a la comida, dando fin a dos pollos y comiendo gran cantidad de cerdo, necesitó comer jamón cocido con el té y tomó un buen pedazo sin ninguna emoción.
Pensar en salir a tierra era locura. Nos hubiéramos cocido como bifes los pies. Optamos, pues, por quedarnos, y, aplacado el susto, sintiéndonos como resucitar, empezamos a mirarnos.
-Si esta no es -dijo míster Peggotty sentándose entre nosotros delante del fuego- la noche más hermosa de mi vida soy un cangrejo, y hasta cocido.
A propósito: criticad los manjares, sobre todo aquel engrudo llamado crema, de que no saben salir en todo el año; aquella execrable mostaza hecha a fuerza de vinagre; aquel cocido insípido y asqueroso, y, lo que es peor, aquel sacar los mozos los cubiertos del bolsillo, donde los tienen confundidos con las puntas de los cigarros o donde participan de elementos aún peores.
Los niños, sin esperar a que se terminase la distribución, mordían a dentelladas el pan excelente, bien cocido y crocante, del conde.
Pensaba en lo que hubiera sido su casa, su mesita limpia y frugal, cuando con Miguel estuviese unida y se sentase el uno frente al otro, saboreando alegremente el pan, el cocido.
Diríase que, según transcurrían las largas horas de aquella tarde de junio, la alegría iba en aumento aunque disminuyese el ruido, porque los músicos, rendidos de soplar en los cornetines y las flautas y de pegarle al bombo porrazos, se secaban la frente con anchos pañuelos de algodón de colorines, y menudeaban tragos de resolio, a medida del deseo del resecado gaznate. El aire estaba impregnado del olor del pulpo cocido y de la penetrante, húmeda y áspera emanación de la flor del castaño.
Su mujer desocupa en una tartera desportillada un potaje de berzas y alubias, mal cocido y peor sazonado; pónelo sobre el arcón, y junto a él un gran pedazo de pan de munición.
En él las impresiones fuertes se traducían en un sudor copioso y de mal tono que bajaba por la frente hasta el tejado de cejas y pestañas; en una sonrisa de barro cocido, toscamente modelado, y en un ceceo tartajoso que inspiraba compasión, quitando al más cruel las ganas de burlarse.