cochera

(redireccionado de cocheras)
También se encuentra en: Sinónimos.

cochera

1. s. f. Lugar donde se guardan los coches se declaró un incendio en la cochera. garaje
2. adj. Se aplica a la puerta que es lo suficientemente grande para que puedan pasar los vehículos los ladrones reventaron la puerta cochera y accedieron a la planta superior por la escalera del patio.

cochera

 
f. Paraje donde se encierran los coches.
Mujer del cochero.
adj. Díc. de la puerta lo suficientemente grande para que puedan pasar por ella los coches o carruajes.

cochera

(ko'ʧeɾa)
sustantivo femenino
lugar donde se guardan vehículos una casa con cochera
Sinónimos

cochera

sustantivo femenino
Traducciones

cochera

remise

cochera

Garage

cochera

garage

cochera

гараж

cochera

garage

cochera

garagem

cochera

المرآب

cochera

garaż

cochera

гараж

cochera

车库

cochera

車庫

cochera

garáž

cochera

garage

cochera

ガレージ

cochera

garage

cochera

SF [de coches] → carport; [de autobuses] → depot; [de trenes] → engine shed; [de tranvías] → tram shed, tram depot; [de carruajes] → coach house
cochera de alquilerlivery stable
Ejemplos ?
Vista la contestación do la Excelentísima Junta al oficio de este Cabildo, fecha 24 del pasado, en el que se le consulta el arrendamiento del edificio del Basural, se acordó citar a don Ramón Moreno para que concurriendo al Cabildo el viernes inmediato proponga el lugar en donde deben guardarse los utensilios de los presos, que hasta ahora se han guardado en el edificio citado; no aprobando la Excelentísima Junta que se destinen las cocheras de la Casa de Moneda para este objeto.
Últimamente, se acordó mandar tomar una razón circunstanciada de todas las casas de la ciudad, con expresión de sus respectivas puertas de calle, cuartos, esquinas y cocheras para arreglar el proyecto de alumbrado y serenos que tiene encargado a este Cabildo la Excelentísima Junta de Gobierno: y se encargó esta diligencia a Ugarte y Cáceres, señalándoles veinte y cinco pesos de gratificación para cada uno de los tres cuarteles que faltan que arreglarse, pues el primero, que para en poder del Procurador de Ciudad, lo han hecho de gracia.
Tenia cuarenta mil caballerizas y otras tantas cocheras para sus carros, doce mil caballerizas para su caballería, setecientas mujeres y trescientas concubinas.
Apenas se veían en aquella época las lujosas puertas cocheras de las gentes ricas; si las había, rara vez giraban sobre sus goznes, a excepción de la del señor Martener, un médico que necesitaba tener un cabriolé y usarle con frecuencia.
Por debajo de un puente corría un riachuelo; a través de la bruma, se distinguían unas construcciones cubiertas de paja, esparcidas en la pradera, que terminaba en suave pendiente en dos lomas cubiertas de bosque y, por detrás, en los macizos, se alzaban, en dos líneas paralelas, las cocheras y las cuadras, restos que se conservaban del antiguo castillo demolido.
De ahí parten esas carretadas que se bambolean con el peso de la monstruosa fruta, y que se detienen en la ciudad frente a los puestos que generalmente se instalan en los edificios en construcción o en las puertas cocheras.
Ya no hay majos, que todos son elegantes; ya no hay tapadas, porque ahora se juega a cara descubierta; ya no hay jinetes, porque hay requisición; ya nadie habla de toros, porque se habla de las Cortes; ya no hay asistente, sino jefe político; frailes, volavérunt; canónigos, ¡están muy apura dos!; guarnición, Dios la dé; birlochos, por ahí andan a sombra de tejado en las cocheras de Pineda, sin osar hombrearse con los charabanes, stanops y tílburis...
Las viviendas para el personal, las cocinas, la lechería, los galpones, los pesebres y cocheras, todo rodeado de parques y montes, forman un conjunto importante que, agrandado aún por los reflejos del espejismo, llama la atención del viajero que pasa, allá, lejos, en el tren...
Se añade que tenia cuarenta mil caballerizas y otras tantas cocheras para sus carros de guerra; y solamente doce mil caballerizas para su caballería.
De alguna quinta salían los sones de un piano y a medida que caminaba, su corazón se empequeñecía más, oprimido por la angustia que le producía el espectáculo de la felicidad que adivinaba tras de los muros de aquellas casas refrescadas por las sombras, y frente a cuyas puertas cocheras se hallaba detenido un automóvil.
Volvía yo los ojos hacia los vuestros, querido amor mío, para leer en ellos mi pensamiento; me sumergía en vuestros ojos tan bellos y tan extrañamente dulces, en vuestros ojos verdes, habitados por el capricho e inspirados por la Luna, cuando me dijisteis: «¡Esa gente me está siendo insoportable con sus ojos tan abiertos como puertas cocheras!
También se fabrican grifos con otros tipos de válvula. En lugares con poca demanda (jardines, cocheras) se utilizan grifos con llaves de bola.