cobrizo

(redireccionado de cobriza)
También se encuentra en: Sinónimos.

cobrizo, a

1. adj. De color marrón rojizo, como el del cobre tiene el cabello cobrizo y rizado. acobrado
2. MINERALOGÍA Se refiere al mineral que contiene cobre.

cobrizo, -za

 
adj. mineral. Díc. del mineral que contiene cobre.
Parecido al cobre en el color.

cobrizo, -za

(ko'βɾiθo, -θa)
abreviación
1. de color marrón rojizo cabellos de color cobrizo
2. mineral que tiene cobre hierro cobrizo
Traducciones

cobrizo

copper

cobrizo

cobrizo

cobrizo

ADJcoppery, copper-coloured, copper-colored (EEUU)
Ejemplos ?
El primer grupo pertenece a la Sociedad Inglesa, con las minas Buena Suerte, Cobriza, San Román, Buena Vista y otras administradas por el señor Guillermo Collins.
En su diario, Clavering describió sus tiendas de piel de foca, las canoas, y las ropas, los arpones y lanzas con puntas de hueso y de hierro meteórico, y su apariencia física (piel «moreno cobriza», «pelo negro y rostros redondos; su manos y pies muy carnosos, y muy hinchados»).
Craighead, pp. 163 Año 1830, al separarse de la Gran Colombia, había medio millón de habitantes, 90% cobriza y mestiza. Año 1835, se estima en 600 000 Año 1836, se estima en 706 320 Año 1839, se estima en 751 116 Año 1846, censo medianamente exacto, se cuentan 869 892 almas, 41% blancos, 52% cobrizos, 4% morenos libres, morenos esclavos 1%, negros libres 1% y negros esclavos 1%.
-Su piel cobriza estaba, como la de los demás indios, ornada con diversas figuras, y decoraba su frente la diadema de los caciques.
En mi libreta escribí algunos que me parecieron muy chistosos: -Que la bronca cobra se vuelva una liebre súper libre. -Que esta cebra cobriza se haga microbio acróbata.
Sólo diferenciaban de los hombres de las razas europeas por el prolongado cráneo caballuno, la tez cobriza, los ojos que se abrían en lo más alto del cráneo y la excesiva prolongación de los brazos así como las rudas, fuertes manos, de uñas aplastadas.
Era nervudo, cuadrado, velloso como una fiera, la cara cobriza, con rudas protuberancias y profundos surcos, los ojos sanguinolentos y la nariz aplastada, granujienta, veteada de azul, con manojos de cerdas, que asomaban como tentáculos de un erizo que dentro de su cráneo ocupase el lugar del cerebro.
Estremecen su cuerpo sacudidas nerviosas; los entreabiertos ojos descubren el globo blanquiazul; los ardores de la calentura asoman con bermejez cobriza a sus pómulos; el resto de la piel amarillea, pegándose a los huesos, que por bajo de ella se dibujan.
Recordé lecturas casi olvidadas que, niño aún, me habían hecho soñar con aquella tierra hija del sol: Narraciones medio históricas, medio novelescas, en que siempre se dibujaban hombres de tez cobriza, tristes y silenciosos como cumple a los héroes vencidos, y selvas vírgenes pobladas de pájaros de brillante plumaje, y mujeres como la Niña Chole, ardientes y morenas, símbolo de la pasión que dijo un cuitado poeta de estos tiempos.
Tez cobriza como aquellos primeros hijos de Anáhuac, que tantas veces hicieron temblar de miedo a la España, cuando la España atrevida midió con ellos sus armas; fuerte y ágil como todos los hijos de las montañas; como un labriego, robusto; como un patriota, entusiasta; como un valiente, atrevido, y como un joven, todo alma, el hombre de aquellas selvas, el hombre de aquella casa, era el eterno modelo de esas figuras sagradas que en el altar de los siglos hacen un Dios de una estatua.
Abuelita no dejaba de contemplar con cierto asombro, entre las muchas cabelleras lacias y renegridas que la rodeaban, algunas cabecitas blancas, coronadas de pelo rubio, que sonreían con sus ojos de cielo, a su cara cobriza y siempre seria de hija legítima de la Pampa ruda.
Aquí y allá, en el fondo de las du-nas y en la falda de arenosas colinas, se alzaban algunos jacales que, entré vallados de enormes cactus, asomaban sus agudas techumbres de cáñamo gris medio podrido. Mujeres de tez cobriza y mirar dulce salían a los umbrales, e indiferentes y silenciosas nos veían pasar.