cobres


Búsquedas relacionadas con cobres: Salinas Grandes
Traducciones

cobres

brass
Ejemplos ?
Los vintenes y reis vinieron con la dominación portuguesa, con las patacas, medias patacas y patacones, y los cobres de 10, 20 y 40 reis, vulgo vintenes, que cambiaron la costumbre del cuartillo y del peso fuerte de nuestros antepasados.
Hoy nomás cuasi le pego en las aspas con la argolla a un gringo, que aunque es de embrolla, ya le he maliciao el juego. ―Con el cuento de la guerra andan matreros los cobres, vamos a morir de pobres los paisanos de esta tierra.
Acuéstate de día y es probado. 26. Presta y no cobres; da, convida, sufre, padece, sirve, calla, y déjate engañar. 27. Negar cuando te preguntaren.
3°: Pagarán un cinco por ciento las azogues, máquinas, instrumentos de agricultura, ciencias y artes; los libros, grabados, pinturas, estatuas, imprentas; lanas y peleterías para fábrica; telas de seda, bordadas de oro y plata, con piedras o sin ellas, relojes de faltriquera, alhajas de plata y oro, carbón fósil, salitre, yeso, piedra de construcción, ladrillo, maderas; el bronce y acero sin labrar, cobres en galápagos ó duelas, estaño en planchas ó barras, fierro en barras, planchas ó flejes, hojalatas, bejuco para sillas, oblon y soldadura de estaño.
El señor Mac Iver propuso á su vez el trazado de la misma línea, con los siguientes puntos: “Punto de intersección del paralelo veintitrés grados Sur con la sierra Incahuasi, cerro de Pircas ó Peñas, Río de las Burras (punto á diez kilómetros próximamente de Susques), Abra Cortadera (camino de Susques á Cobre), cerro Tranca, Abra del Pasto Chilco, cerro Negro, al oriente del cerro Tuler ó Tugli, Abra de Chorrillos, Abra Colorada (Camino de Pastos Grandes á San Antonio de los Cobres)...
Albanio Yo voy, mas entretanto no te vayas. Camila Seguro ve, ¡que antes verás mi muerte que tú me cobres ni a tus manos hayas! Albanio ¡Ah, ninfa desleal!, ¿y desa suerte se guarda el juramento que me diste?
De vez en cuando, las mujeres del conventillo lo ocupaban en changuitas: llevar una ropa, o entregar costuras, o ir al mercado a comprar alguna cosa y siempre le daban cobres.
¡Bah, para que uno los corrigiese, diez le salían a usted con excusas y disculpas, de cosas de niños: —qué quiere usted, en algo han de divertirse los pobrecitos; y milagro si no le daban todavía realitos para compra de pelotas en lo de Varela, en la plaza, proveedor constante de pelotas, lo mismo que de mazacote, pitos y flautas, romances y rosarios, a pesar de la competencia en pelotas que le hacían los pobres presos de la cárcel, exhibiéndolas en sus cañas de pescar, con la bolsita respectiva para la limosna, por entre rejas; que en los tiempos que nos atraviesan, nos hacen acordar la caña o vara con la bolsa que empuñan los sacristanes en algunas iglesias para pescar los cobres a las devotas y devotos.
Tal vez que ni un real tenía como el emigrao más pobre, pero la falta de cobres no mermó su valentía, siempre de frente se vía defendiendo a su partido que ansí lo ha agradecido de un modo tan ruin y bajo; ¡es fiera cosa barajo!
Los cristos que soportamos semos nosotros los pobres, que se nos juyen los cobres cuanti menos lo pensamos, y siempre águilas andamos, más desplumaos que pichones, mientras las contribuciones sobre el gaucho menudean, y los gringos nos saquean, a puras reclamaciones .
Los cobres tiritan, resuellan exhaustos, desfallecen, vuelven a tomar, de soslayo, el nuevo motivo que parecen no poder encarar de frente, embisten los violines, los sonidos se retuercen, en trenzas complicadas, se rompen pulverizados en disparates obsesores, el público se agita en un malestar sudoroso, el director de orquesta se desparrama en contorsiones epilépticas.
Mientras me peino, al espejo advierto que mis ojeras se han amoratado aún más, y que sobre los angulosos cobres de mi rostro rasurado se ictericia la tez acerbadamente.