cobrador

(redireccionado de cobradores)
También se encuentra en: Sinónimos.

cobrador, a

1. s. Persona encargada de cobrar recibos o cuotas en algunas zonas encontró que los autobuses llevaban conductor y cobrador. recaudador
2. adj. CAZA Se refiere al perro que recoge las piezas heridas o muertas y las lleva al cazador.

cobrador

 
m. f. Persona que tiene a su cargo cobrar.
adj. Díc. del perro de caza que cobra la pieza y la trae al cazador.

cobrador, -dora

(koβɾa'ðoɾ, -'ðoɾa)
sustantivo masculino-femenino
persona tiene como oficio recaudar dinero de deudas Soy cobrador del servicio de gas.
Sinónimos

cobrador

sustantivo masculino
recaudador*.
El recaudador es el encargado de la cobranza de caudales, y esp. de los públicos. El cobrador es el que recibe inmediatamente el dinero del público: cobrador de tranvía, de gas, etc., es oficio más humilde que el de recaudador. El que en una sociedad benéfica recibe donativos de personas iguales a él, es recaudador, porque no ejerce esta misión por oficio. Un recaudador puede tener cobradores a sus órdenes.
Traducciones

cobrador

SM/F
1. (Com) → collector
cobrador del frac® → debt collector (working for company Cobrador del Frac >, whose livery includes a tailcoat)®
2. (en bus, tren) → conductor/conductress
Ejemplos ?
La palabra publicano es conocida por aparecer varias veces en el Evangelio dado que en la época de Jesús, existían esos cobradores que recaudaban para el Imperio romano dominante en Israel.
Luego vino el Hijo del Hombre, que come y bebe y dicen: Es un comilón y un borracho, amigo de cobradores de impuestos y de pecadores.
Y de esta misma forma ejercen con los demás malhechores, conforme a la disposición de las cosas y a la persona a quien se estafa; porque si es cobarde, no se contentan menos que con la mitad o se lo quitan todo. Tienen por trato e inteligencia hacerse cobradores de delitos o deudas ajenas.
mpuesto Se han hecho tantas obras filosóficas sobre la naturaleza de los impuestos, que es indispensable decir aquí alguna cosa: Es verdad que nada hay menos filosófico que esta materia; pero puede entrar en la filosofía moral, representando a un superintendente de rentas, o a un teftedar turco, que el tomar el dinero al prójimo no es conforme a la moral universal, y que a todos los rentistas, aduanistas y cobradores de subsidios y gabelas los maldice el Evangelio.
Ítem, se ordena y manda que de dos (personas) a dos meses haga(se) rever y cotejar los pesos y balanzas de la Carnicería ante el Fiel Ejecutor que la dicha Ciudad tuviere puesto, el cual sea obligado a hacer la dicha visita de dos (personas) a dos meses ante el Diputado o Diputados, recorriendo los pesos y pesas de los Cobradores, so pena que incurrirá en pena de seis pesos, aplicados según dicho es.
El les contestaba: "El que tenga dos capas, que dé una al que no tiene, y el que tenga de comer, haga lo mismo." 12. Vinieron también cobradores de impuestos para que Juan los bautizara.
Al ver esto, los fariseos y los maestros de la Ley que eran amigos suyos expresaban su descontento en medio de los discípulos de Jesús: "¿Cómo es que ustedes comen y beben con los cobradores de impuestos y con personas malas?" 31.
—Bueno Joaquín, nosotros nos retiramos y te damos un plazo de una semana para abando-nar la finca. —dijeron los cobradores. — No se preocupen.
Ítem, se ordena y manda que el dicho Cabildo nombre un fiel (ayudante y cuidador del) repeso el cual tenga peso y pesas, de manera que las tuvieren las Carnicerías, el cual si (se) hallare (con) alguna falta en las pesas de la Carne que así hubiere dado el Carnero, liego y sin más dilación delante de un testigo le saque prendas de seis pesos y haga cumplir la tal falta, y si (se) hallare que un tajón, el Cortador o Cobradores o cualquiera de ellos...
Ellos que no habían gastado más que cumplidos y cuando dieron algo fue trabajo a los cobradores, pasaron en aquellos días momentos de prueba.
¡Increíble! Ahora los cobradores ya no tendrán razón para molestarlos con la frecuencia acostumbrada. Hace días ni sospechaban lo que les iba a suceder: Sacarse la lotería.
Sin embargo de esta providencia de poner Jueces Españoles en los Pueblos Cabeceras de meros Indios que por el artículo antecedente se indican, es mi Real voluntad conservar á éstos, por hacerles bien y merced, el derecho y antigua costumbre, donde la hubiere, de elegir cada año entre ellos mismos los Alcaldes y demas Oficios de República que les permiten las Leyes y Ordenanzas para su régimen puramente económico, y para que exijan de los mismos Naturales el Real tributo que pagan á mi Soberanía en reconocimiento del vasallage y suprema protección que les está concedida, á menos que no corra á cargo de Caciques Gobernadores, ó de otros Naturales que los Intendentes ó sus Subdelegados tuviesen á bien nombrar por tales Gobernadores, ó Cobradores...