cobarde


También se encuentra en: Sinónimos.

cobarde

(Del fr. ant. coart < coe, cola, por volver la cola al huir.)
1. adj./ s. m. y f. Que no tiene valor o ánimo no se quedó, porque es un cobarde; no es cobarde, no se arredra ante nada ni nadie. miedoso, pusilánime valiente
2. adj. Que está hecho con cobardía la situación exigía entereza pero su reacción fue cobarde. atrevido
3. MEDICINA Se refiere a la vista que es delicada y de poca claridad o alcance.

cobarde

 
adj.-s. Pusilánime, sin valor ni espíritu.
adj. Hecho con cobardía.

cobarde

(ko'βaɾðe)
abreviación
1. persona valiente que tiene poco valor en situaciones difíciles o peligrosas un soldado cobarde
2. atrevido que es propio de estas personas un comportamiento cobarde
Sinónimos

cobarde

adjetivo y cosustantivo masculino
medroso*, apocado, tímido, encogido, pusilánime, blando*, flojo, muelle, cagado (col.), gallina (col.), menguado, mandilón (col.), miedica (col.), cagón (col.), cagueta (col.), miedoso. valiente, temerario.
«El que huye en la pelea es cobarde; el que cede fácilmente a la reconvención, al influjo o a las consideraciones de poca importancia, es tímido. El que se asusta en la oscuridad o se estremece al menor ruido, es medroso
José Joaquín de Mora
Traducciones

cobarde

feige, Feigling

cobarde

zbabělec, zbabělý

cobarde

kujon, kujonagtig

cobarde

pelkuri, pelkurimainen

cobarde

lâche

cobarde

kukavica, kukavički

cobarde

臆病な, 臆病者

cobarde

겁 많은, 겁쟁이

cobarde

feig, feiging

cobarde

feg, fegis

cobarde

คนขี้ขลาด, อย่างขี้ขลาด

cobarde

hèn nhát, người nhút nhát

cobarde

懦夫

cobarde

פחדן

cobarde

A. ADJ (en lucha, aventura) → cowardly; (ante sangre, alturas) → faint-hearted; (= tímido) → timid
B. SMFcoward

cobarde

a. coward.
Ejemplos ?
El de Antioquía, un tonto de remate que Martán el cobarde se apellida, pues va junto a Grifón, da en el dislate de pensar que traen la fuerza compartida; y así entra también en el combate; mas.
Si te respetan vivirás mejor que si te humillas. Si sientes miedo ante el peligro no por eso te consideres cobarde, sólo los inconscientes o los anormales no lo tienen.
¿A qué precio consentirías verte privado de él? Alcibíades: A precio de la vida, si era cosa de vivir con nota de cobarde. Sócrates: ¿La cobardía se parece al más grande de todos los males?
Pero también creo que has de ir por el camino llano, para desligar, más bien que para romper, lo que desgraciadamente enredaste, bien entendido que, si no hay ninguna manera de deshacerte, lo rompas. No hay ninguno tan cobarde, que prefiera estar siempre colgado a caer de una vez.
Esto, con la experiencia, aviso a la sagacidad del vitorioso a contentarse con la fuga del contrario. De aquí se colige que el miedo se hace temer y que en el cobarde que huye suele ocasionar vitoria el vencedor que le sigue.
Los dos prisioneros se inclinaron. Creo que el gigante me reconoció, porque advertí en sus ojos una expresión huidiza y cobarde. Incapaz para la venganza, al verlos partir recordé a la niña de los ojos aterciopelados y tristes, y lamenté con un suspiro que no tuviese las formas gráciles de aquel efebo.
En cuanto llego cesan de golpe, y apenas me alejo un paso recomienza el vertiginoso parloteo. No he podido contenerme y me he vuelto con rabia: —¡Pero hablen, hablen delante, que es menos cobarde!
Por la misma razón, el hombre público que sacrifica su opinión y sus sentimientos al terror, es tan cobarde como el militar que en el combate arroja las armas y huye.
Porque si hay alguien de quien un amante no quisiera ser visto arrojando al suelo sus armas o abandonando sus filas, es el que ama; preferiría morir mil veces antes que abandonar en el peligro a su bienamado y dejarle sin auxilio, porque no hay hombre tan cobarde a quien Amor no infunda el mayor valor y no lo convierta en un héroe.
Siguió un largo silencio, y Alicia sólo pudo oir breves cuchicheos de vez en cuando, como «¡Seguro que esto no me gusta nada, señor, lo que se dice nada!» y «¡Haz de una vez lo que te digo, cobarde!» Por último, Alicia volvió a abrir la mano y a moverla en el aire como si quisiera atrapar algo.
Plutarco, en la Vida de Foción, sumo filósofo y general invencible, dice que, estando Atenas en la postrera ruina por las armas de Filipo, rey de Macedonia, llegó nueva que Filipo era muerto; y como los viles y abatidos consultasen que por la muerte de tan grande enemigo se hiciesen a los dioses sacrificios públicos, alegrías y juegos, Foción, ásperamente, lo estorbó, diciendo era señal de ánimo cobarde y confisión vergonzosa del temor rústico de la república hacer fiestas por la muerte de su enemigo, y reprehendió con unos versos de Homero a Demóstenes, porque habló mal de Alejandro su hijo de Filipo.
Y si bien Cicerón era benévolo y fiel para con todos ellos, les pareció no darle cuenta de lo tratado; porque siendo Cicerón cobarde y persona que con palabras solas y fiado en ellas presumía efetuar todas sus cosas, con seguridad temieron que, siendo disinio tal que necesitaba de obra y de presteza, se le dilataría en palabras.