clorofílico

(redireccionado de clorofílica)

clorofílico, a

adj. BOTÁNICA Que tiene relación con la clorofila.
Traducciones

clorofílico

clorofilliano
Ejemplos ?
Los excesos de savia que absorben estos insectos lo expulsan por su ano en forma de una melaza azucarada, que mancha las plantas y sobre la que se puede desarrollar distintos tipos de hongos normalmente de coleres oscuros llamados vulgarmente negrilla y que impiden que la parte de vegetal que se ha ensuciado realice la función clorofílica correctamente.
Para cumplir el proceso de su vida vegetativa, las plantas tienen necesidad de: agua, de más de veinte elementos nutritivos que encuentran bajo forma mineral en el suelo, de dióxido de carbono (CO 2) aportado por el aire, y de energía solar necesaria para la síntesis clorofílica.
Caen al inicio de la estación seca, momento en que los tallos más jóvenes, verdosos, asumen durante este periodo la función clorofílica que correspondería a las hojas.
La selectividad de los herbicidas derivados de la urea, va a depender fundamentalmente de la capacidad para resistir condiciones adversas; afectan a la función clorofílica y producen la muerte por falta de alimento.
Cuando los brotes de esta especie se recolectan antes de salir de la tierra, se denominan espárragos blancos, mientras que reciben el nombre de espárragos verdes cuando -debido a la función clorofílica de las plantas- se pigmentan de color verde.
Piñas se ha levantado definitivamente desde entonces (1870), con fisonomía de ciudad moderna, con sus múltiples construcciones blancas, bajo un inmenso cielo azul por las mañanas; encerrada por una cadena de montañas y cerros, que estrechan con lujuria clorofílica su determinismo geográfico y significan la unión fraternal de los espíritus que moran, de ese colmenar de abejas humanas, que no sienten cansancio ni dan tregua a su ingeniería de progreso social.
TOPOGRAFÍA DE LA CIUDAD.- Sobre una localidad de suave declive, que baja hasta el Río de su mismo nombre, en medio de vistosos Barrios nutridos de población, que se esconden como alegres chiquillas por entre el furor de sembríos de cañaduzales, cafetales, aguacates, limoneros, pomarrosas, y a lo largo de un Valle abigarrado, promisorio de fructificación subtropical, se levanta la Ciudad de Pinas, con sus múltiples construcciones blancas, bajo un inmenso cielo azul por las mañanas; encerrada por una cadena de montañas y cerros, que estrecha con lujuria clorofílica su determinismo geográfico y significan la unión fraternal de los espíritus de ese colmenar de abejas humanas, que no sienten cansancio ni dan tregua a su ingeniería de progreso.
Inflorescencia terminal, en antela compuesta, con numerosos radios primarios hasta de 20 cm, generalmente rectos, de cada uno de los que nacen hasta 14 radios secundarios, bracteolados, hasta de 3 cm, rematados por un fascículo de (1)2-4(9) espiguillas; brácteas hasta 14, ± iguales, formando un falso involucro, presentes incluso en estado vegetativo para hacer función clorofílica, muy densamente antrorso-escábridas, la inferior de (12)17,5-22,8(24) × 0,1-0,4 cm, sobrepasa ampliamente la inflorescencia; espiguillas (6,2)6,8- 7,5(8,3) × (1,5)1,6-1,9(2,9) mm, oblongas, ± obtusas, comprimidas, con 10-30 flores frecuentemente pseudovivíparas; raquidio recto, áptero.