clemencia


También se encuentra en: Sinónimos.

clemencia

(Del lat. clementia.)
s. f. Actitud del que juzga o castiga con moderación, sin rigor de nada le sirvió pedir clemencia al juez. indulgencia inclemencia

clemencia

 
f. Virtud que modera el rigor de la justicia.

clemencia

(kle'menθja)
sustantivo femenino
inclemencia moderación y compasión con que una persona juzga a otra aplicar la justicia sin clemencia
Traducciones

clemencia

mercy, clemency

clemencia

clemenza

clemencia

milde

clemencia

clémence

clemencia

clementie

clemencia

clemência

clemencia

الرأفة

clemencia

armahdusanomuksen

clemencia

SF (= misericordia) → mercy, clemency (Jur) → leniency
Ejemplos ?
El clamor que dio, se oyó muy claro, pero se desafinó tan sin clemencia, que nadie quiso aclamarla y tuvo que reciclarse en monociclo.
Más fiaba de saberse desentender, que de procesar. Persuadiose que el ímpetu rematado adquiría, y la noticia detenida en aparente clemencia conservaba.
Y llegaron, y dijo: «Comuneros Que desdorar quisísteis la corona, La clemencia de Cárlos os perdona, De Simancas salid, pero mirad.
¡Oh felicidad!, pues tu clemencia, César, hace que los desterrados de tu tiempo tengan más quietud de la que en el imperio de Cayo tuvieron los príncipes.
¿Pero es dado á un mortal cantar los bienes, Oh, Mar, que en tí dejó la Providencia? De su dulce clemencia Tú mil tesoros tienes.
Mirad su sombra, que á su patria advierte, Que nunca el rayo de venganza vibre, Que es la clemencia la virtud del fuerte, El mas digno blason de un pueblo libre.
Intercedió por mí al Senado; y no sólo me dio la vida, sino que la pidió. Determine en la forma que quisiere se juzgue mi causa, que su justicia la aclarará por buena, o su clemencia hará que lo sea.
Secuestras monedas de plata. La clemencia de Alá ha impedido que la cólera de nuestro señor el Sultán cayera sobre mi cabeza y la de nuestra familia.
y cuando el Juez se siente, lo oculto quedará evidente -palimsesto sin olvidos- y todos los castigos lloverán sin más clemencia quemando a los perversos, engreídos poderosos e insolentes que nunca sintieron compasión por las miserias que ellos mismos causaron en su imperio de tarántulas y áspides.
Cansado de vagar sin rumbo, sudoroso de pavor, me recliné y arrodillado pedí perdón por el Venadito de la Paz y suplicaba clemencia para cesar este tremendo castigo eterno.
En el ínterin, es gran consuelo de mis trabajos el ver que anda esparcida por todo el orbe su clemencia; de la cual, cuando del rincón donde estoy encerrado sacare a muchos a quien derribó la ruina de los tiempos, no recelo me deje a mí solo.
ios misericordioso, que nos perdonas y quieres la salvación de todos los hombres, imploramos tu clemencia para que, por la intercesión de María Santísima y de todos los santos, concedas a las almas de nuestros padres, hermanos, parientes, amigos y bienhechores, que han salido de este mundo, la gracia de llegar a la reunión de la eterna felicidad.