clavecín

(redireccionado de clavecines)

clavecín

s. m. MÚSICA Clave, instrumento musical.

clavecín

(klaβe'θin)
sustantivo masculino
música instrumento musical de cuerdas y teclado un clavecín eléctrico
Traducciones

clavecín

Cembalo

clavecín

clavicembalo

clavecín

clavecin

clavecín

klavecimbel

clavecín

cravo

clavecín

Klawesyn

clavecín

клавесин

clavecín

Cembalo

clavecín

cembalo

clavecín

cembalo

clavecín

SMspinet
Ejemplos ?
Después de realizar estudios de postgrado en la Universidad de Illinois (PhD, 1960), donde escribió su tesis doctoral sobre la música para teclado de Sweelinck, estudió en Ámsterdam con Gustav Leonhardt, con quien posteriormente grabó una serie de conciertos de Bach para los múltiples clavecines.
Obviamente, se va a producir un ligero aumento de la graduación alcohólica del vino, mayor cuanto más prolongado sea en envejecimiento. Posteriormente se envasa para su venta en los típicos clavecines, botellas especiales exclusivas del Jura de 62 cl de capacidad.
Didácticamente enseña lo aprendido con Landowska, pero tiene la visión de redescubrir el maravilloso sonido de los instrumentos originales dando conciertos y viajando con copias de los mismos. La influencia en pro de los mismos y contra los clavecines construidos con estructuras pianísticas es decisivo.
Los primeros avances tecnológicos fueron en gran medida gracias a la empresa inglesa Broadwood, que ya tenía reputación por el tono esplendoroso y poderoso de sus clavecines.
En 1753 La Pouplinière toma como amante a una músico intrigante, Jeanne-Thérèse Goermans —hija del conocido fabricante de clavecines Jacques Goermans—, que se hace llamar Madame de Saint-Aubin por estar casada con un aprovechado que la deja en brazos del rico financiero.
En el siglo XVIII los clavecines tenían poco más de 61 teclas (hasta cinco octavas), mientras que la mayoría de los pianos fabricados desde 1870 tenían 88 teclas.
En sus inicios la banda practicaba un estilo musical mucho más cercano al Death metal, con letras en inglés, simples y en gran parte improvisadas. Se utilizaba principalmente el canto gutural en las canciones y efectos de teclado como coros, clavecines y flauta, entre otros.
Sin embargo, el término «clave» aquí no es más que una deformación del original clavier, vocablo del antiguo alemán que ―en tiempos de Bach― se aplicaba a todos y cada uno de los instrumentos de teclado, clavecines, clavicordios, espinetas, órganos, incluso el joven fortepiano.
En el siglo XVIII los fabricantes de clavecines aplicaron una manera de afinar los teclados, similar a la desarrollada por Bartolomé Ramos de Pareja para afinar instrumentos con trastes, que permitía tocar obras modulando a cualquier tonalidad sin tener que reajustar la afinación.
el Aria variada a la manera italiana todas las Suites francesas, las Suites inglesas y las Partitas (BWV 825–830), colecciones de danzas, por tanto más adecuadas al clavecín las Variaciones Goldberg, el Concierto italiano y la Obertura francesa: estas tres en concreto contienen indicaciones específicas del uso de dos teclados para efectos de tutti y solo, típicos de los clavecines con dos «manuales» (o teclados).
Más tarde se inventó el salterio, un instrumento construido sobre los principios de la cítara pero con una forma trapezoidal en función de las distintas longitudes de sus cuerdas. La tabla trapezoidal del salterio, mucho más tarde, dio paso al diseño de los primeros clavecines.
En el siglo XVIII los clavecines tenían hasta cinco octavas (poco más de 61 teclas), mientras que la mayoría de los pianos fabricados desde 1870 tenían 88 teclas.