clarete

(redireccionado de claretes)

clarete

adj./ s. m. ENOLOGÍA Se refiere al vino más claro que el tinto, de un color rosado si te ha pedido vino clarete no le lleves un tinto.

clarete

 
adj.-m. Mezcla de vino blanco y tinto.

clarete

(kla'ɾete)
sustantivo masculino
vino más claro que el tinto una amplia variedad de claretes
Traducciones

clarete

claret

clarete

Claret

clarete

Claret

clarete

Claret

clarete

Claret

clarete

Claret

clarete

SM (= tinto claro) → light red wine; [de Burdeos] → claret
Ejemplos ?
Con la variedad albillo, en otro tiempo abundante y hoy en regresión, y otras variedades, se siguen elaborando asimismo claretes de tipo tradicional, no acogidos a la D.
Pasadizos de sillería, con bóvedas de cañón y apuntadas, que han originado más de una leyenda sobre su origen y función, aunque los astudillanos siempre las han utilizado para criar en ellas sus tintos y claretes.
Son de destacar sus bodegas, que elaboran excelentes caldos claretes y tintos, por encontrarse el pueblo en la zona de denominación de origen del vino Cigales.
Todas ellas ofrecen venta al público con diversos vinos, desde los cosecheros, pasando por los Crianzas, Reservas, hasta vinos de autor, además de los blancos y claretes, conocidos en la región.
También es costumbre que los vinos blancos se beban frescos (que tengan una temperatura de entre 8°C a 10 °C) y que los vinos tintos se beban a «temperatura ambiente» (para esto se descorchan aproximadamente entre una a media hora antes de ser bebidos), entendiendo como tal la de la bodega, y en tal caso se aconseja beber un vino tinto que tenga una temperatura de 18 °C a 22 °C (algunos consideran temperaturas incluso más bajas: 15-16 °C, e incluso 13-14 °C para los tintos jóvenes o los claretes).
Sus destilerías, con numerosas bodegas excavadas en los faldeos de las montañas o de algún cordón menor, generan ponderados vinos y claretes, mismos afanes que se acentúan en la segunda mitad del siglo XIX cuando el pisco toma forma e irrumpe en el mercado nacional, agregándose a ello los productos secos, siendo de especial predilección la pasa sin pepa que se vinculaba a esa tierra como algo propio.
Castilla y León es también importante por su producción de vitivinícola, pudiendo encontrarse los vinos de Toro, los tintos de la Ribera del Duero, los blancos de Rueda y los claretes de Cigales, entre otras denominaciones de origen entre las que también destacan Tierra de León y Bierzo.
Castilla y León tuvo de antiguo los asados de cordero y de cochinillo, la morcilla de Burgos, los judiones de La Granja, las humildes y deliciosas sopas de ajo, los excelentes vinos de la Ribera del Duero, los blancos de Rueda, los claretes de Cigales y el vino de Cebreros.
En la segunda mitad del siglo XX las clases medias del país favorecieron los llamados "vinos rosados", de bouquet intermedio entre los intensos y ásperos tintos (popularmente llamados por los porteños: " totíns " o " tintardos ") y los más suaves "claretes" de tipo italiano, o incluso los muy suaves al paladar (aunque en ocasiones de alta graduación alcohólica) vinos blancos.
Se elaboró en ellas los más variados tipos de vinos: tintos, claretes, blancos, secos, Bursac dulce y Coñac de una alta destilación y estacionamiento, que fueron famosos a nivel mundial y abrieron mercados de Francia en las ciudades de París, Marsella y Bayona.