clarín


Búsquedas relacionadas con clarín: El País

clarín

1. s. m. MÚSICA Instrumento musical de viento formado por un tubo largo de metal sin llaves ni pistones.
2. s. m. y f. MÚSICA Persona que toca este instrumento.
3. s. m. MÚSICA Registro del órgano formado por tubos de estaño más agudos que los del llamado trompeta.

clarín

 
m. mús. Instrumento músico de viento parecido a la trompeta, pero más pequeño y de sonidos más agudos.
Tela de hilo muy delgada y clara.

Clarín

 
(1852-1901) Seudónimo de Leopoldo Alas, novelista y crítico literario español. Consciente de la realidad española, llevó a cabo en sus artículos una crítica literaria que él llamó «higiénica y policíaca». Dichos artículos se publicaron recogidos en varios volúmenes: Solos de Clarín (1881), Sermón perdido (1885) y Siglo pasado (1901). Tiene más de 70 obras, entre las que destacan Su único hijo (1890), Pipá (1886), Superchería y Cuervo (1892) y El gallo de Sócrates (1901) y, sobre todo, La Regenta (1884) considerada la mejor novela del s. XIX español.

clarín

(kla'ɾin)
sustantivo masculino
1. música instrumento musical de viento parecido a la corneta un clarín se usa en bandas militares
2. música registro del órgano formado por tubos de estaño más agudos Los sonidos del clarín son más agudos que los de la trompeta.

clarín


sustantivo
música persona que toca este instrumento Mi hermano es el clarín del ejercito.
Traducciones

clarín

clairon

clarín

bugle

clarín

clarino

clarín

A. SM
1. (Mús) (= instrumento) → bugle, trumpet; [de órgano] → clarion
2. (Chile) (Bot) → sweet pea
B. SMF (= instrumentista) → bugler
Ejemplos ?
-Pos a ver -dijo Cayetano con voz vibrante como un toque de clarín dirigiéndose al grupo de contrabandistas- tos los de Gaucín y tos los de Igualeja a tomar con los machos la trocha de Atanares pa pillar en un vuelo la venta del Baticolo y a esconderse en el Carrascal, y los de Jimera y los de Arriate conmigo por si sá menester pararles los pies un rato a esos caballeros.
Al vibrar sonoroso del clarín de la fama prosiguieron los pueblos su carrera triunfal, enardecidos todos por esa sacra llama que hizo la Esparta grande y de Roma inmortal.
ya la enseña sagrada, la enseña del Arco-iris tremula victoriosa de uno al otro confín desde el Maule apacible hasta la opulenta Shiria enardecen las notas del triunfante clarín.
La verdad que cuando –con esto quiero terminar-...me saco un poquito el pelo así para que vean, no, porque estoy segura que si...Pensé en venir con un pañuelo porque vieron que no está muy estético, peo dije: "Si me pongo un pañuelo mañana Clarín dice 'esta no se operó'".
Don Blasfemo tenía el trono protegido a sable y cable y era intrépida tragedia la sonrisa inalcanzable. Capítulo II Clarín Clarinete y Flaquín Flequín eran dos donceles del reino Risín.
Bajé al patio donde estaban algunos soldados de mi escolta conversando con los heridos, y di orden de tocar botasillas. Poco después el clarín alzaba su canto animoso y dominador como el de un gallo.
Aludí al principio al nacimiento de una vocación de nacionalidad en 1824 por la inducción de influencias exteriores (actitud del gobierno de Buenos Aires frente a los Orientales “argentinistas” y de Don Pedro I con respecto a los “abrasilerados”) y vuelvo a repetir que veo una prueba ilevantable de su existencia en la decisión concordante de luchar que se apodera de todos, así que vibraron en la Agraciada las notas del clarín que tocó a reunión, concitándolos.
El cuervo, todo vestido de negro traje y corbata, echaba la gran bravata por su elegancia engreído: -Yo soy quien canta mejor.- A un colibrí aleteador le presumía el muy bravero, y, admirado, un carpintero le contestó al charlatín: -No cantas como un clarín, y como calandria, menos.
Hubo sartas de insolencias, y diluvios de moquetes, codazos y pisotones y sangrías de alfileres, hasta que al fin por la plaza, con lanzones y broqueles, entraron por varias calles, a son de clarín, jinetes.
El clarín tocó tres veces llamada de honor y al apagarse la última nota, al llegar el general en jefe al dintel de la puerta, de tal manera más alevosa, más cobarde, más villana, a quemarropa, sin dar tiempo para empuñar ni las pistolas, los soldados que presentaban armas descargaron dos veces sus fusiles, y nuestro general Zapata cayó para no levantarse más.
Se trata precisamente de respetar la dignidad nacional de los señores diputados nacionales y el interés nacional de todas las empresas nacionales, no sólo de “Clarín” y “La Nación”.
A partir del 18 de octubre del 2007, poco antes de que se estatizaran los fondos de las AFJPs, todas, absolutamente todas las AFJPs, compraron más de 25 millones de acciones a un promedio de 23,85 por ciento del Grupo Clarín.