clamor

(redireccionado de clamores)
También se encuentra en: Sinónimos.

clamor

(Del lat. clamor.)
1. s. m. Alboroto o griterío que se profiere con fuerza el clamor del público asistente. vocerío
2. Ruido fuerte y ensordecedor el clamor de los aplausos le reconfortó; me asusta el clamor del mar embrave-cido. estruendo
3. Grito de queja, dolor o aflicción la rabia le arrancó del corazón un clamor doloroso. lamento
4. Toque de campanas por los difuntos el clamor que llegaba desde la iglesia paralizó la fiesta.

clamor

 
m. Grito o voz que se profiere con vigor y esfuerzo.
Voz lastimosa.
Toque de campanas por los difuntos.

clamor

(kla'moɾ)
sustantivo masculino
1. manifestación ruidosa y vehemente de una multitud para reclamar algo clamor popular
2. grito fuerte de dolor o queja dar clamores de auxilio
Sinónimos

clamor

sustantivo masculino
1 grito*, voz. silencio.
Clamor es un grito o voz proferidos con vigor o esfuerzo, especialmente si es colectivo.
2 queja, gemido, lamentación, lamento.
Frente a queja, gemido, lamentación y lamento, clamor añade mayor intensidad o carácter colectivo.
Traducciones

clamor

Lärm

clamor

clameur

clamor

叫び

clamor

SM
1. (= griterío) → clamour, clamor (EEUU), roar
el clamor de los espectadoresthe clamour o roar of the spectators
2. (= protesta) → outcry
un gran clamor contra la corrupcióna great outcry against corruption
este poema es un clamor contra la violenciathis poem is a protest against death
3. [de campana] → toll
Ejemplos ?
Casi a la distancia de un hondazo del lugar en que estaba acostado, habían librado batalla; pero el niño no había oído el estruendo de los fusiles, el estampido de los cañones, «la voz tonante de los capitanes y los clamores».
Queremos, pues, que los prelados de la Iglesia, depuesto todo temor, y sin dar oídos a la prudencia de la carne ni a los clamores de los malos, desempeñen cada uno su cometido, con suavidad, pero constantemente, acordándose de lo que en la constitución apostólica Officiorum prescribió León XIII: «Los ordinarios, aun como delegados de la Sede Apostólica, procuren proscribir y quitar de manos de los fieles los libros y otros escritos nocivos publicados o extendidos en la diócesis»(29), con las cuales palabras, si por una parte se concede el derecho, por otra se impone el deber.
Vióse después oprimida de las infracciones de por los envidiosos designios del, que no permitiendo que llegasen a los oídos del rey Phelipe I los justos clamores de, para informarle de la verdad, movió injustamente todas las fuerzas de contra, y, comenzando las peleas a 25 de septiembre de, duró aquella lastimosa guerra hasta 10 de noviembre de 1652, en que, mejor informado el rey Felipe IV, dio plena autoridad y poder al señor D.
por más que ha procurado la ejecución de este establecimiento y se ha esmerado en vivir y acudir con sus fuerzas a la monarquía, no ha podido conseguir lo que de justicia se debe; si esto hubiese sucedido a los, cuáles serían sus clamores!
En llegando al Capitolio los matadores, llamaron el pueblo a la libertad. Luego se concitaron grandes clamores, y los discursos diferentes confundieron la ciudad en tumulto suspenso.
Se acrecienta la tormenta, los clamores de las víctimas se confunden con los gritos de los bárbaros, crujen las gruesas vigas que sostienen los techos, y caen estos a plomo sobre la confundida multitud.
El monarca inglés, inspirado en el espíritu práctico inimitable de esa gran nación, lejos de oír la voz de los cortesanos que los instaban también a desoir los clamores de la canalla que pasa, convocó a su pueblo nuevas elecciones para la Cámara de los Comunes.
Noticias de él fueron los alaridos que comenzaron a oírse luego por las calles entre la gente marinera; madres clamando por sus hijos, esposas por sus maridos, hijos por sus padres, hermanas por sus hermanos. Aquello era una desolación, y sus clamores atravesaban el alma como un puñal.
Los demás vieron cómo le mataban desde la opuesta orilla, pero como iba por medio el río, no pudieron hacer otra cosa que lanzar vanos clamores de dolor.
En vano se le antepone Densa nube de corchetes, De escribanos y testigos, Él tira siempre de frente, Y en dos minutos despeja De bultos el gabinete, Y huye espantada la turba, Al rey invocando siempre. Desmayóse la Sirena, Rompió en clamores la Irene, Y en un momento en la calle Se arremolinó la gente.
El honor de la Nueva Granada exige imperiosamente escarmentar a esos osados invasores, persiguiéndolos hasta los últimos atrincheramientos, como su gloria depende de tomar a su cargo la empresa de marchar a Venezuela, a libertar la cuna de la independencia colombiana, sus mártires, y aquel benemérito pueblo caraqueño, cuyos clamores sólo se dirigen a sus amados compatriotas los granadinos, que ellos aguardan con una mortal impaciencia, como a sus redentores.
Rudenz enfurecido se lanza a su encuentro; oíamos derrumbarse ya las vigas y los macizos postes..., los clamores de aquella infeliz llegaban hasta nosotros a través de la humareda.