clítoris


También se encuentra en: Sinónimos.

clítoris

(Del gr. kleitoris.)
s. m. ANATOMÍA Órgano carnoso eréctil situado en la parte más elevada de la vulva de la mujer y una de sus zonas más erógenas.
NOTA: En plural: clítoris

clítoris

 
m. anat. Pequeño órgano eréctil de gran excitabilidad sexual situado en la parte elevada de la vulva.

clítoris

('klitoɾis)
sustantivo masculino
anatomía órgano carnoso eréctil femenino El clítoris está en la parte más elevada de la vulva.
Traducciones

clítoris

Klitoris

clítoris

clitoris

clítoris

клитор

clítoris

clitoris

clítoris

البظر

clítoris

Łechtaczka

clítoris

Клитор

clítoris

阴蒂

clítoris

陰蒂

clítoris

Klitoris

clítoris

Klitoris

clítoris

הדגדגן

clítoris

클리토리스

clítoris

Klitoris

clítoris

SM INVclitoris

clítoris

m clitoris
Ejemplos ?
Su boca era bella, todavía fresca y con toda su dentadura, sus senos eran casi inexistentes, un vientre sin nada de particular, nunca había inspirado deseo, el monte de Venus un poco prominente y el clítoris saliente, de unas tres pulgadas, cuando se calentaba al hacerle cosquillas en esta parte de su cuerpo, podía tenerse la seguridad de ver que casi se desmayaba, especialmente si el servicio se lo hacía una mujer.
¡Cuánto me gusta besar ese vellito!... Tu clítoris, que ahora veo mejor, está poco formado, pero es muy sensible... ¡Cómo te agitas!...
En cuanto el libertino está bien encendido, lo sueltan, se arroja como una fiera sobre la mujer y la muerde por todas partes, principalmente en el clítoris y los pezones, los cuales generalmente se lleva entre sus dientes.
Esa elevación que ves que está coronada se llama el monte: se guarnece de pelos comúnmente a los catorce o quince años, cuando una muchacha comienza a tener la regla. Esa lengüeta que se encuentra debajo se llama el clítoris.
Se hace masturbar mientras alguien masturba el clítoris de una mujer y quiere descargar al mismo tiempo que la mujer, pero lo hace sobre las nalgas del hombre que masturba a la mujer.
Le cosquilleó el clítoris con la lengua, y obró de un modo tan hábil, hizo un empleo tan acompasado y tan igual de sus dos movimientos, que en tres minutos la sumergió en el delirio; vi como su cabeza se inclinaba, su mirada se extraviaba y la bribona exclamó: "— ¡Oh, mi querido abad, me haces morir de placer!" El clérigo tenía por costumbre tragar todo el líquido que su libertinaje hacía fluir.
Se cortan dos dedos a Narciso mientras Curval lo jode, luego se hace aparecer a María, le meten un hierro candente en el culo y en el coño, la queman con un hierro en seis lugares de los muslos, en el clítoris, en la lengua, en la teta que le queda y le arrancan los dientes restantes.
La sentencia es de cien bastonazos aplicados, de veinticinco en veinticinco, por cada uno de los amigos y distribuidos en la primera tanda desde los hombros hasta los riñones, en la segunda desde los riñones hasta las pantorrillas, en la tercera desde el cuello hasta el ombligo, comprendidos los senos, y en la cuarta desde el bajo vientre hasta los pies. 96. Le da un pinchazo de alfiler en cada ojo, en cada pezón y en el clítoris. 97.
Su presencia multiforme y diáfana, comunas de esperanza, tres cuerpos y seis manos, tres bocas y seis brazos, seis ojos y tres sexos, dragones liberados, en pasión dialéctica, fundidos en la ambigua comunión de amantes labios en rugientes bálanos, de bocas febriles en gimientes clítoris, de ágiles dedos desflorando anillos y espadas erectas demarcando sendas… me retracta de candados vanos y me limpia de miserias conyugales, hartas parejas de lo mismo, para asombro de los enfrenados.
142. Corta todas las extremidades, los veinte dedos, el clítoris, los pezones, la punta de la lengua. Aquella noche Alina, después de haber sido vigorosamente azotada por los cuatro amigos y enculada por el obispo por última vez, es condenada a que cada uno de los amigos le corte un dedo de cada extremidad.
Hace poner a una prostituta desnuda a caballo sobre un gran crucifijo; la jode desde atrás en esa actitud y de manera que la cabeza del Cristo frote el clítoris de la puta.
—No me asombra —decía, mientras le manoseaba el clítoris y le hacía empuñar su pito, no me asombra que a veces Curval tenga tentaciones de romper el pacto y violar una virginidad, pues siento que en este momento, por ejemplo, de buena gana mandaría al diablo la de Agustina.