cisne

(redireccionado de cisnes)

cisne

(Del fr. ant. cisne < lat. cycnus.)
1. s. m. ZOOLOGÍA Ave palmípeda anseriforme, grande y esbelta, de plumaje blanco, patas negras, cuello largo y flexible, que vive en aguas dulces.
2. coloquial Poeta o músico de excelentes cualidades generación poética de cisnes.
3. cisne de cuello negro ZOOLOGÍA Ave palmípeda de menor tamaño que el común, de plumaje blanco y cuello negro, con un tubérculo rojo sobre el pico.
4. cisne negro ZOOLOGÍA El de plumaje oscuro, alas blancas y pico rosado.
5. cisne salvaje ZOOLOGÍA El que tiene el pico negro y amarillo y carece de tubérculo en él.
NOTA: Nombre científico: (Cygnus cygnus.)

cisne

 
m. zool. Ave del orden anseriformes, de la familia anátidos (Cygnus olor), de cuello largo y flexible, patas cortas, alas grandes y el pico de color anaranjado.

cisne

('θisne)
sustantivo masculino
zoología ave acuática de cuello largo y plumaje generalmente blanco Los cisnes nadaban en el lago.
Traducciones

cisne

swan

cisne

лебед

cisne

cigne

cisne

labuť

cisne

Schwan

cisne

cygne

cisne

labud

cisne

zwaan

cisne

cisne

cisne

lebăda

cisne

labuť

cisne

labod

cisne

лабуд

cisne

лебідь

cisne

svane

cisne

joutsen

cisne

白鳥

cisne

백조

cisne

svane

cisne

svan

cisne

หงส์

cisne

kuğu

cisne

con thiên nga

cisne

天鹅

cisne

天鵝

cisne

SM
1. (Orn) → swan
2. (Cono Sur) (= borla de empolvarse) → powder puff
Ejemplos ?
DON JUAN Ésa es una pastorcilla muy bonita, de unos quince años, con dos ojos negros que en luz con el sol compiten, y con un cutis más blanco que las plumas de los cisnes, con un cuerpo más esbelto que una palma, y más flexible que los juncos olorosos que en el agua echan raíces, y con dos manos más bellas que el nácar y los jazmines.
El dueño fui de mi jardín de sueño, lleno de rosas y de cisnes vagos; el dueño de las tórtolas, el dueño de góndolas y liras en los lagos; y muy siglo dieciocho y muy antiguo y muy moderno; audaz, cosmopolita; con Hugo fuerte y con Verlaine ambiguo, y una sed de ilusiones infinitas.
Tampoco Héctor permanecía en la turba de los teucros, armados de fuertes corazas: como el águila negra se echa sobre una bandada de alígeras aves—gansos, grullas o cisnes cuellilargos—, que están comiendo a orillas de un río; así Héctor corría en derechura a una nave de negra proa, empujado por la mano poderosa de Zeus, y el dios incitaba también a la tropa para que le acompañara.
De la suerte que las alígeras aves —gansos, grullas o cisnes cuellilargos— se posan en numerosas bandadas y chillando en la pradera Así o, cerca del río Caístro, vuelan acá y allá ufanas de sus alas, y el campo resuena, de esta manera las numerosas huestes afluían de las naves y tiendas a la llanura escamandria y la tierra retumbaba horriblemente bajo los pies de los guerreros y de los caballos.
Se dejó, pues, llevar por los meandros lamartinianos, escuchó las arpas sobre los lagos, todos los cantos de cisnes moribundos, todas las caídas de las hojas, las vírgenes puras que suben al cielo y la voz del Padre Eterno resonando en los valles.
Después, la señorita d'Andervilliers recogió los trozos de bollo en una cestilla para llevárselos a los cisnes del estanque y se fueron a pasear al invernadero, caliente, donde unas plantas raras, erizadas de pelos, se escalonaban en pirámides bajo unos jarrones colgados, que, semejantes a nidos de serpientes, rebosantes, dejaban caer de su borde largos cordones verdes entrelazados.
eandro, galán Polidoro, galán Nicanor, pintor Floro, lacayo gracioso Cintio Eliano, hermano de Hero Leonardo, padre de Leandro Lucindo, hermano de Mitilene Hero, dama Mitilene, dama Silena, criada de Hero Tidora, criada de Hero Músicos MÚSICOS: "Hoy se celebra en el valle el Fénix de la hermosura, la que es madre del Amor y nación de las espumas. Los cisnes y las palomas del carro de Venus hurtan los resplandores al sol y la nieve de sus plumas".
Y desde aquel día pudo verse a la orilla del estanque de los cisnes, al poeta hambriento que daba vueltas al manubrio: tiririrín, tiririrín...
-exclamó ella, mientras pasaban por delante de viejos castillos del tiempo de los caballeros, cuyos rojos muros y recortados frontones se reflejaban en los canales donde nadaban cisnes, y a lo largo de los cuales se extendían antiguas y frescas avenidas.
Y se alojaba en pueblos despojados de sol o en ciudades desmayadas de humos... O en… EL LAGO DE LOS CISNES. La ciudad es inmensa...
Pero estos pájaros no cantan de tristeza, y creo que menos aún los cisnes, que perteneciendo a Apolo son adivinos; y como prevén los bienes de que se disfruta en la otra vida, cantan y se regocijan más que nunca ese día.
Acá paseaban orgullosas las garzas y los flamencos. Más allá los gansos y los cisnes y las huilotas. Y cuentan que llenóse asimismo aquel sitio de flores marinas, de carrizales, los cuales se cubrieron de diferentes géneros de tordos y urracas; unos colorados, otros amarillos, que con su canto y chirriar hacían gran armonía, y alegraron tanto ese lugar ameno y deleitoso, que los AZTECAS parecieron olvidar el sitio prometido por HUITZILOPOCHTLI y se pusieron a cantar y bailar, sin acordarse que todo aquello era una visión ideada por su guía para darles un panorama de como sería el lugar donde fundarían su gran población, la nueva TOLLAN-MESHICO.