cisma

(redireccionado de cismas)
También se encuentra en: Sinónimos.

cisma

(Del bajo lat. schisma < gr. skhisma, escisión, separación.)
1. s. m. División que se produce entre los miembros de un grupo, una comunidad, un movimiento o un partido por motivos ideológicos o doctrinales cisma político.
2. RELIGIÓN Separación de la comunión de la Iglesia basada en la rebelión contra la autoridad espiritual cisma bizantino.
3. Desavenencia o desacuerdo sus opiniones crearon un cisma en la familia. discordia
4. Colomb. Remilgo o melindre.

cisma

 
amb. División o separación entre los individuos de un cuerpo o comunidad.
hist. relig. Acto de repudiar la autoridad del Papa aunque sin apartarse de la doctrina ortodoxa. Los más importantes fueron el cisma de Oriente (1054), que fundó la Iglesia ortodoxa, y el cisma de Occidente, que supuso la existencia simultánea de varios papas entre 1378 y 1417.

cisma

('θizma)
sustantivo masculino
1. unidad división entre los miembros de un grupo un cisma político
2. religión separación de la comunión de la Iglesia cisma bizantino
3. desavenencia o desacuerdo en una comunidad espiritual Su decisión ocasionó un cisma en la familia.
Traducciones

cisma

cisma

cisma

Schisma

cisma

skismo

cisma

schisme

cisma

scisma

cisma

schisma

cisma

cisma

cisma

الانشقاق

cisma

schizma

cisma

Skisma

cisma

schism

cisma

SM
1. (Rel) → schism (Pol) → split; (= desacuerdo) → discord, disagreement
2. (Andes) (= remilgo) → prudery
3. (Andes) (= chismes) → gossip
Ejemplos ?
«La salud de la Iglesia depende de la dignidad del soberano sacerdote: si no se atribuye a éste un poder aparte y sobre todos los demás poderes, habrá en la Iglesia tantos cismas como sacerdotes»(111).
Tienen éstos sus « ilustres jefes», sus santones, que tienen que oficiar de pontifical en las ocasiones solemnes, sea ó no de su gusto el hacerlo, que descomulgan y confirman y expiden encíclicas y bulas; hay en ellos cismas de que resultan ortodoxias y heterodoxias; celebran concilios.
De aquí también esta sentencia del mismo San Cipriano, según la que la herejía y el cisma se producen y nacen del hecho de negar al poder supremo la obediencia que le es debida: «La única fuente de donde han surgido las herejías y de donde han nacido los cismas es que no se obedece al Pontífice de Dios ni se quiere reconocer en la Iglesia un solo Pontífice y un solo juez, que ocupa el lugar de Cristo»(116).
He aquí algunas de estas especies y acusaciones: a) Los vascos –los que no se adhirieron al “Movimiento”, los nacionalistas–, anteponen sus intereses raciales y culturales a los de la religión; la ventolera de los cismas pasó por Euzkadi; no quisieron oír la voz de su Prelado, desobedecieron, al principio de la guerra; colaboraron con el comunismo.
El peronismo ha sido constantemente para la izquierda, un elemento disociador que, a su contacto produce cismas o fracturas, una piedra de escándalo en pro­gramas y declaraciones.
Por eso es también calumniosa la afirmación de que “la ventolera de los cismas pasó por Euzkadi” y de que el Clero vasco o un sector del mismo sigue la doctrina de Maurras.
Quedan algunos núcleos vitales; varios obispos católicos de Inglaterra, Alemania y Estados Unidos son de su tiempo, y la Inquisición los respeta, por no provocar cismas.
Tras la unificación y nacimiento de la Iglesia Protestante de los Países Bajos en 2004 se han producido nuevos cismas. Numerosas congregaciones y miembros de la extinta Iglesia reformada neerlandesa no aceptaron la unificación y se separaron para formar la Iglesia Reformada Restaurada (en neerlandés Hersteld Hervormde Kerk).
La mayoría de estos escritos son cartas de contenido pastoral y exhortativo. Casi ni se presenta la apología aunque sí alerta de herejías o posibles cismas.
Algunos cismas, como el de los Donatistas en el norte de África (que no se reconciliaron con la iglesia católica hasta después de 411) y los Melecianos en Egipto, persistieron largo tiempo tras las persecuciones.
Las ciudades del reino de Italia, entre 1061 y 1197, estuvieron comprometidas en las querellas de los cismas pontificios y sobre todo, en la lucha entre el papado y el imperio, de modo que a pesar de de sufrir graves perjuicios materiales, financieros y humanos, en cambio les favoreció en gran medida la autonomía urbana.
Los múltiples cismas en esta facción llevaron finalmente a la variedad anarquista del egoísmo de Stirner y a la versión marxista del comunismo.