circo

(redireccionado de circos)

circo

(Del lat. circus.)
1. s. m. ESPECTÁCULOS Recinto fijo o desmontable, con gradas alrededor de una o varias pistas, en que se representan números acrobáticos, de fuerza, de destreza, ecuestres o cómicos.
2. ESPECTÁCULOS Espectáculo que se desarrolla en este recinto y conjunto de los artistas y elementos que toman parte enél.
3. ESPECTÁCULOS, HISTORIA Recinto con gradas donde se celebraban, en la antigua Roma, algunos espectáculos, como carreras de carros y luchas. estadio
4. GEOLOGÍA Depresión semicircular de pendientes acusadas, labrada por un glaciar.
5. coloquial Gran alboroto vaya circo que han montado con las obras de reparación de la calzada.

circo

 
m. En la ant. Roma, espacio rectangular destinado a carreras de carros, ejercicios gimnásticos, etc., rodeado de gradas para los espectadores.
Edificio, con gradería para los espectadores y, en medio, un espacio circular, donde se ejecutan ejercicios ecuestres y gimnásticos.
Espectáculo variado en el que intervienen atletas, equilibristas, payasos, animales amaestrados, etc. El circo moderno nació en Gran Bretaña, primero de forma ambulante y después en locales particulares. En el s. XX, y a fines de la década de los sesenta, registró una renovada popularidad, hasta nuestros días.
geol. circo glaciar Depresión en forma de arco de círculo más o menos cerrado, limitado por paredes abruptas, que se ve o se ha visto sometida a la acción glaciar.

circo

('θiɾko)
sustantivo masculino
1. espectáculo muy variado en que intervienen payasos, acróbatas, magos, etc. una función de circo
2. recinto circular con gradas cubierto de una gran carpa en que se ofrece este espectáculo levantar la carpa del circo
3. acción que produce alboroto y llama la atención Organizaron un circo para tapar el escándalo.
Traducciones

circo

circus

circo

Zirkus

circo

circo, cine

circo

cirkus

circo

cirkus

circo

sirkus

circo

cirque

circo

cirkus

circo

サーカス

circo

서커스

circo

circus

circo

sirkus

circo

cyrk

circo

circo

circo

cirkus

circo

โรงละครสัตว์

circo

sirk

circo

rạp xiếc

circo

Цирк

circo

SM
1. (= espectáculo) → circus
circo ambulantetravelling circus, traveling circus (EEUU)
circo romanoRoman circus
2. (Geol) → cirque
circo glaciarglacier cirque, glacial cirque
Ejemplos ?
oseph Carey Merrick (Leicester, Inglaterra, 5 de agosto de 1862 - Londres, 11 de abril de 1890), también conocido como " El Hombre Elefante ", fue un ciudadano inglés que se hizo famoso debido a las terribles malformaciones que padeció desde el año y medio de edad. Condenado a pasar la mayor parte de su vida trabajando en circos, sólo encontró sosiego en sus últimos años de vida.
En Madrid, a pesar de no ser todavía la corte de los Reyes, ya se trató de construir una plaza, y se cree que la primera estuvo situada enfrente de la casa de Medinaceli; después se trasladó a la plazuela de Antón Martín; otra hubo en el Soto Luzón, y últimamente, la que existe en el día fuera de la Puerta de Alcalá, revocada en almazarrón, cuya magnífica construcción hace honor a la España y a la arquitectura y parece querer rivalizar con los circos romanos.
Allí se describen pirámides mas grandes que las de Egipto; y hazañas de aquellos gigantes que vencieron a las fieras; y batallas de gigantes y hombres; y dioses que pasan por el viento echando semillas de pueblos sobre el mundo; y robos de princesas que pusieron a los pueblos a pelear hasta morir; y peleas de pecho a pecho, con bravura que no parece de hombres; y la defensa de las ciudades viciosas contra los hombres fuertes que venían de las tierras del Norte; y la vida variada, simpática y trabajadora de sus circos y templos, de sus canales y talleres, de sus tribunales y mercados.
ería muy largo de contar por qué una persona que llevaba uno de los apellidos más ilustres de Rusia y tenía en su parentela un gobernador, un consejero, un general y un príncipe, pudo llegar al caso ignominioso de ser conocida por Durof -Durof significa tonto en ruso- y de ganarse la vida en circos y teatros presentando animales que amaestraba.
Una cañada, unos sauces criollos y unas piedras que están al borde de la huella parecen tentar con su paz a los viejos caballos in querencia que ambulan por los caminos... –Mi pueblo es el cementerio de los circos...
La capital transformada a golpes de pica y de millones como transformó el Barón Haussman a París recibirá al extranjero adornada con todas las flores de sus jardines y las verduras de sus parques, le ofrecerá en amplios hoteles refinamientos de confort que le permitan forjarse la ilusión de no haber abandonado el risueño home y ostentará ante él en la perspectiva de anchas avenidas y verdeantes plazoletas las estatuas de sus grandes hombres, el orgullo de sus palacios de mármol, la grandeza melancólica de los viejos edificios de la época colonial, el esplendor de teatros, circos y deslumbrantes vitrinas de almacenes...
Articulo 129 Es prohibido el trabajo nocturno y la jornada extraordinaria de los menores de diez y seis (16) anos también se prohíbe el trabajo de los mismos en clubes, teatros, circos, cafés, cantinas, expendios de bebidas embriagantes de consumo inmediato y casas de asignación.
-Ese imperio destrozó en un punto bárbara hueste que lanzó cual raudo torrente el Septentrión: circos y templos, termas, palacios, todo, el habla misma despareció; mas al común estrago, sobre siglos sin fin, los inmortales cantos de Horacio y de Marón divinos sobreviviendo van, y allí la gloria del protector de las romanas letras.
Nadie tiene frío; todos tienen flores; todos aman y son amados; todos oyen música gratis en las cercanías de los circos; todos van elegantes a poca costa; todos se dan tal vida, que sólo les falta un poco de dinero para ser ricos, o un poco de paciencia cristiana para ser dichosos.
Mis héroes son dos jóvenes encantadores y dotados de los defectos y cualidades que caracterizan a este siglo; ella, un tanto descuidada e ignorante de esos detalles domésticos que forman la sabiduría de una mujer, y además curiosa y burlona; pero, en cambio, tocando admirablemente el piano y colocando con una gracia deliciosa los adornos de sus cabellos y las alhajas, que debemos confesar que las amaba con pasión, y sobre todo, si estaban formadas con esos pequeños ríos de luz que se llaman brillantes; él, un poco jugador y aficionado a hablar de política en los cafés y circos, pero lleno de distinción y elegancia, gran jinete y espadachín: tales eran Luisa y Carlos, que justo es pronunciar ya su nombre.
Palacios imperiales, Circos y templos, acueductos, fuentes, Trofeos colosales, Obeliscos triunfales, Termas, jardines, pórticos y puentes; Perfumes, y oro, y ruido, Y sabios, y vestales, y guerreros, Soñé desvanecido; Y todo confundido, Como los días de mi edad primeros.
Trasmano de toda huella. Para allí no vienen ni van caminos. Los circos llegaban allí a reparar sus fuerzas. Como los barcos en los diques careneros.