cinéfilo

(redireccionado de cinéfilos)
Búsquedas relacionadas con cinéfilos: cinefilia

cinéfilo, a

adj./ s. CINE Que es muy aficionado al cine para los cinéfilos, la producción cinematográfica de los cuarenta y cincuenta no tiene parangón.

cinéfilo -la

 
adj.-s. Apasionado por el cine.

cinéfilo, -la

(θi'nefilo, -la)
sustantivo masculino-femenino
cine persona que es aficionada al cine Formaron un club de cinéfilos.
Traducciones

cinéfilo

cinéfilo

cinéfilo

/a SM/F (= aficionado) → film fan, movie fan (EEUU); (= especialista) → film buff, movie buff (EEUU)
Ejemplos ?
Esto ofrece una mayor sensación de realidad, lo cual puede dar esa sensación de "telenovela" y es criticada por varios cinéfilos por quitarle la esencia de cine.
Apreciados por los cinéfilos, por permitir la audición de la voz del actor original si aún no se domina el idioma de la producción, se emplean también como ayuda para mejorar el conocimiento de un idioma, o como sustituto de la banda sonora para personas con deficiencias auditivas.
Pronto comenzó su trayectoria en la memoria de los cinéfilos: el 21 de abril de 1957, el Teatro Brattle de Cambridge (Estados Unidos) la exhibió como parte del repertorio del ciclo de películas viejas.
Esta sociedad fílmica es una de esas raras instituciones que su grandeza se puede comparar con su popularidad, cada año recibe como audiencia un total de 200,000 cinéfilos, cineastas, y líderes de la industria de diversas nacionalidades, edades, grupos económicos y étnicos.
El Cine-Club de Cali atrajo a una gran diversidad de personas entre las que se encontraban estudiantes, intelectuales y cinéfilos, quienes veían, interpretaban y criticaban aquello que Andrés, el director del Cine-Club, deseaba que viesen.
Refleja un universo casi monocromático y angustiante, como en sus películas. Lars Von Trier se crío en un ambiente de cinéfilos. Consiguió a la edad de 11 años su primera cámara, una Super 8 con la que filmaba a sus amigos en producciones caseras y entró en la escuela de cine de Copenhague en la década de 1980.
Pese a todo, realmente es el gran olvidado de la historia del cine francés en particular y de la historia de cine en general, de una manera más o menos injusta, ya que siempre está presente en la mente de los cinéfilos mediante ciclos e incluso ediciones impresas en revistas o libros, a pesar de que nunca se le haya considerado de una forma total y plena como se merece.
Sea como sea, hay evidencia anecdótica que apunta a que Casablanca ha hecho más mella entre los cinéfilos que entre los profesionales de la industria cinematográfica.
Retuvo una extraordinaria popularidad y se ganó la admiración de nuevas generaciones de cinéfilos, escritores y músicos; el escritor Terenci Moix la apodó «Saritísima» y dijo de ella, entre otras cosas: «Ella es nuestra Mae West; representa la inspiración máxima del erotismo tranquilizador, donde la agresividad de la hembra manchega viene suavizada por sus extravagancias externas: vestuario, fraseología, simpatía, canciones...».
Esta nouvelle fue traducida al inglés y publicada en Estados Unidos (junto con otros relatos de Brau) con el título de Casablanca and Other Stories. Muchas de las líneas del guion de Casablanca han quedado grabadas en los cinéfilos de todo el mundo.
Aun cuando criticara la última media hora de Harry Potter, Jeanne Aufmuth mencionó que «encantaría hasta al más cínico de los cinéfilos».
En parte es famoso por la frase "¡Gort! ¡Klaatu barada nikto!" de dicha película, una de las curiosidades favoritas de los cinéfilos.