cimarrón


También se encuentra en: Sinónimos.

cimarrón, a

(Probablemente derivado de cima.)
1. adj. ZOOLOGÍA Se aplica al animal doméstico que huye al campo y se hace salvaje.
2. ZOOLOGÍA Se refiere al animal salvaje. doméstico
3. BOTÁNICA Se aplica a la planta silvestre unas hierbas cimarronas crecieron entre las tomateras y calabaceras. cultivado
4. adj./ s. NÁUTICA Se refiere al marinero que trabaja poco y descuida su deber.
5. adj./ s. m. Argent., Urug. Se aplica al mate sin azúcar nunca le gustó tomar mate cimarrón.

cimarrón, -rrona

 
adj. (Amér.) Decíase del esclavo o animal doméstico que huía al campo y se hacía montaraz.
(Amér.) Aplíc. en general para distinguir el animal salvaje del doméstico y la planta silvestre de la cultivada.

cimarrón, -na

(θima'ron, -na)
abreviación
1. zoología animal que era doméstico y se hace salvaje asno cimarrón
2. zoología animal doméstico que es salvaje caballo cimarrón
3. botánica planta cultivado que crece en el campo naturalmente hierbas cimarronas
4. náutica marinero que trabaja poco y descuida su deber remero cimarrón
5. esclavo americano que huía en busca de libertad los cimarrones jamaicanos
Sinónimos

cimarrón

, cimarrrona
adjetivo
(Chile) holgazán, gandulo, perezoso.
Traducciones

cimarrón

Cimarrón, entlaufene

cimarrón

feral, Maroon

cimarrón

marron

cimarrón

/ona
A. ADJ
1. (LAm) (Bot, Zool) → wild, untamed
2. (LAm) [persona] (= inculto) → rough, uncouth; (= vago) → lazy
negro cimarrón (Hist) → runaway slave, fugitive slave
3. (Cono Sur) [mate] → bitter, unsweetened
B. SM/F (Hist) → runaway slave, maroon
C. SM (Cono Sur) → unsweetened mate
Ejemplos ?
l tigre, cansado de ver que los pumas venían hasta el corral donde encerraba las ovejas para su consumo, a matárselas, resolvió salir en busca de gente para dar a estos ladrones un escarmiento tal, que por toda la vida se acordaran. Y se fue, dejando encargado al cimarrón de vigilar bien el corral hasta que volviera.
Dios me hizo feo (y no lo digo por alabarme), y fué el caso que zumbando yo más que un tábano al oído de una joven, á la que cantaba el credo cimarrón que cantan los enamora- dos, encontró la mamá, que nunca me tuvo por ángel de su coro, la manera de ahuyentarme, y fué ella pedirme que le obsequiase mi tarjeta fotográfica.
¿No será algún pescuecero su redomón, ño Paulino, que saque por el camino a la rastra a mi aguatero? No le hace: andá y del tirón traite el mate y la caldera; vaya, hijito, y de carrera cebenós un cimarrón.
Marcelo Y trajinista, mientras la salú le asista: ya verá como trai yerba, y tabaco y aguardiente, y en ancas puede que traiga la frezada, sin que la haiga ni empeñao siquieramente. Por lo tanto, a prevención voy a mandar hacer fuego, cosa que, en llegando, luego tomemos un cimarrón...
En ese año el Rector de la comunidad de los padres mercedarios, Pedro de Velazco, se presenta al Gobernador solicitando la concesión de matanza del ganado caballar cimarrón que existía desde el tiempo de la expedición de Mendoza.
Colocó en un hoyito tapado con dos hojas de tuna un maslo de maíz, y esperó hincado por delante. No tardó en pasar un perro cimarrón, y el zorro levantó los ojos al cielo, moviendo los labios y golpeándose el pecho.
Allí nos encontramos con la patrona, que con dos de sus hijas, estaba preparando la cena, y después de cambiar con ellas los apretones de manos del protocolo campestre, empezamos a saborear el mate amargo que nos alcanzaban las muchachas. ¡Cosa rica, un cimarrón, después de un buen galope!
Un sorbo del mate, una bocanada del cigarro; el mate es sabroso: un cimarrón rico, bien cargado, mate de egoísta, para chupárselo solito, sin visitas, y mientras está durmiendo la familia.
-Se lo iba a proponer -interrumpió el cimarrón, y tomando aires de importante, agregó: usted conoce mi fuerza y mi viveza; sabe que no solamente cazo los animales silvestres, sino que también soy muy capaz de llevarme, de vez en cuando, una oveja.
Y quedó en seguida cerrado el trato, con gran contento del hambriento cimarrón, que, sabiendo que el otro era muy diablo para cazar y se llenaba pronto porque era pequeño, ya calculaba cuán ventajosa sería para él la sociedad.
Erguidos los encontró el año 25, cuando la guerra con el Brasil, y a doña Mercedes en su modesto hogar al pie de ellos, mateando como buena criolla, y convidando, franca y bonachona, con un cimarrón a los patriotas en armas de la línea sitiadora, que, desprendidos de Maroñas y de la guardia avanzada de la cuchilla frente a lo de Pacheco Medina, se venían hasta lo de doña Mercedes a platicar de la patria, hacerse de algunos avíos que les proporcionaba como buena patricia, y a tomar un mate de a caballo, cebado por su mano, con el ojo alerta a los portugueses del reducto en lo de Piñeirúa, que tenían su guardia avanzada en la esquinita del Molino de viento de don Manuel Ocampo.
Yo nunca habiera tragao, la carnada de ese ansuelo; de sonso no tengo un pelo y es güeno ser desconfiao. CENTURIÓN Ya el cimarrón anda mal y está fieroque da asco.