chuparse los dedos

Traducciones

chuparse los dedos

leccare i baffi
Ejemplos ?
Debido a que las franquicias era el modo de operar, el éxito de KFC dependía del trabajo de las primeras franquicias, y Harman ha sido descrito como el "co fundador virtual" de la cadena por el biógrafo de Sanders. Harman creó la frase "Para chuparse los dedos", la cual fue eventualmente adoptada como slogan de la cadena entera.
Rapún, que no era homosexual, cayó bajo el encanto de Lorca; Modesto Higueras, amigo de ambos, señalaba que «A Rafael le gustaban las mujeres más que chuparse los dedos, pero estaba cogido en esa red, no cogido, inmerso en Federico.» Entre 1933 y 1934 Lorca estuvo en Argentina, y es de suponer que mantuvieran frecuente correspondencia durante los siete meses de ausencia de Lorca, aunque no se dispone de información al respecto; Rapún murió en 1937, durante la guerra civil, como tantos amigos comunes.
Además de muchísimos platillos deliciosos que se disfrutan en los restaurantes y Cenadurias del pueblo son las cenadurias más buenas son las de chilo y la toña la de la pelona y los hot dog del marro y el gordo hermano del doctor felipe espinosa otra persona muy conocida en estación naranjo y sin faltar los chicharrones de cerrobuchi y también las gorditas de doña maría que están para chuparse los dedos son las mejores.
Gastronomía Enchiladas, riquísimas, ya que son preparadas diferentes a las de Morelia, en Pastor Ortiz, son rellenas de papa, con repollo o lechuga, queso, salsa y claro no podía faltar su pedazo de bistec, en verdad deliciosas; pozole, también delicioso, con un sabor picosito, acompañado de unas buenas tostadas; y tacos de birria, deliciosos, muy bien preparados con un sazón que sólo en Pastor Ortíz se prueba, acompañado de un consomé para chuparse los dedos.
Dirt First (Suciedad Primero) es una alusión al Earth First!, una organización ecologista radical. En la parte en que destruyen el Kentucky Fried Panda, Homer dijo que era "para chuparse los dedos", que es el lema de KFC.
También encontró el elenco de primera clase y la historia en general, peculiar, pero el corazón lleno." Un crítico de USA Today también gustó de la producción, comentando: Osnes y un equipo de apoyo dotado hacen de este cuento de hadas algo muy propio - una bagaleta para chuparse los dedos que, con todos sus momento hokey, es del encanto de todas las edades.
El rey les envió un pax-christi de esos de chuparse los dedos de gusto; y como quien dice: «ahítate, glotón, con esas guindas», los privaba perpetuamente de ejercer cargos de justicia y los multaba en mil duros, amén de otras pequeñas gurruminas envueltas en frasecitas de acíbar y rejalgar.
Y en Semana Santa, ¡qué de procesiones! Ya acabaría Cibrao por chuparse los dedos. Lo primero, adecentarle, para que pudiese andar entre las gentes y sus compañeros no le hiciesen burla.
Por los años de 1807 existió, en la calle ancha de Cochar- cas (hoy Buenos Aires), la más afamada picantería de Lima, como que en ella se despachaba la mejor chicha del Norte y se condimentaban un seviche de camarones y unas papas ama- rillas con ají, que eran cosa de chuparse los dedos.
El señor cura no era rencoroso; pero al ver enfrente al alcalde y tocar con sus pies los de aquel bribón de siete suelas, se le renovó la memoria del atroz sonrojo que por su culpa había sufrido aquella mañana, y la sangre volvió a repudrírsele en el cuerpo. La comida era tan rica, que Macario tenía frecuentes tentaciones de chuparse los dedos.
Yo me la llevaba para cocinera, porque las veces que he comido en casa de usted, me han probado que Manonga hace un arroz con pato delicioso y de chuparse los dedos.
Tenía hormiguillo por todas las muchachas de la feligresía de San Lázaro, y así se desmorecían y ocupaban ellas de él como del gallo de la Pasión que, con arroz graneado, ají, mirasol y culantrillo, debió ser guiso de chuparse los dedos.