chueca

(redireccionado de chuecas)
También se encuentra en: Sinónimos.

chueca

1. s. f. Tocón, parte del tronco de un árbol cortado, próxima a la raíz se sentó en una chueca para descansar.
2. ANATOMÍA Hueso redondeado o cabeza o extremo de un hueso que encaja en un hueco de otro para formar una articulación.
3. coloquial Engaño o chasco le han jugado una buena chueca con ese retraso en la entrega. jugada

chueca

  (del cat. soca < fr. souche)
f. Tocón (parte del tronco).
Juego entre dos bandos, cada uno de los cuales procura que una bola impelida por el contrario no pase de la raya que señala su término.
La bola de este juego.
fig. y fam.Burla o chasco.

chueca

 
f. Hueso redondeado o parte de él que se articula en el hueco del otro.
Sinónimos

chueca

sustantivo femenino
Traducciones

chueca

SF
1. (Bot) → stump
2. (Anat) round head of a bone
3. (= broma) → practical joke, prank
gastar una chueca a algnto play a joke on sb
Ejemplos ?
Dijo Roizner sobre esos días junto a Vinicius: En 1971 participaría como sesionista del disco "Bronca Buenos Aires", del contrabajista de jazz Jorge López Ruiz, grabación en la que también colaboraría Carlos "Pocho" Lapouble. En 1972 graba el emblemático disco "Canciones Chuecas" de Daniel Viglietti.
En el Ordenamiento de las Cortes de Toledo de 1480, promulgado por los Reyes Católicos aparece la prohición de “jugar dados e otros juegos de tablas e naypes e azares e chuecas”, pero esta mención se refuta por la posibilidad de que con la palabra "chueca" se refiera realmente a una "taba", un hueso pequeño o ficha utilizada en las apuestas.
erpy, conocida por los fans como Derpy Hooves (en español se traduciría como Pezuñas, Patitas bizcas o Patitas chuecas), es un personaje secundario de.
También la tradición le atribuye fama de "malo, rico, patas chuecas, que crió una muchacha y se casó con ella; que en las largas noches de invierno, se encerraba a conversar con el diablo".
Su potencia para arrancar con la pelota o para recibir un pase largo, su confianza en sí mismo le permitía animarse a pegarle de volea (sin parar la pelota), y su furibundo remate fueron sus características inolvidabes. Era físicamente chaplinesco, con piernas chuecas y escasa estatura.
En la ciudad de Ventura conoce al amor de su vida, Danilo(Murilo Benício), pero deberán pasar muchas pruebas para poder ser felices, pues desde que ella llega a la ciudad se verá enfrentada con Olga (Priscila Fantin), quien es una hermosa mujer que hará lo que sea por quedarse con el amor de Danilo y jamás entenderá cómo Danilo se puede fijar en una "patas chuecas" - como llama a Aninha -.
Odio decepcionarlos; pero esas líneas chuecas son en verdad errores.» Según Gipi, este «probó ser un buen método, pues hacía que los errores representasen la torpeza y fragilidad de las decisiones que tomamos cuando somos jóvenes, especialmente cuando vives en una sociedad carente de modelos a los que referirse.» Sin embargo Gipi ha dicho en otras entrevistas que durante la realización de El local fue cuando menos respetó las reglas éticas y también dijo que en El Local no había habido reglas: «Hice el libro justo después de la pérdida de mi apdre.
El éxito del portal y la demanda de literatura LGBT en Mercosur, los llevó a abrir en junio de 2009 una librería en una sección del restaurante Chuecas Downtown, en la calle Alsina 975, en en el barrio porteño de Monserrat.
El autor de un bonito y espiritual artículo, que con el título Bohemia literaria apareció en un almanaque para 1878, dice: «¡Aquí está el padre Chuecas!
El corista obedeció, y su guardián lo plantó en la cárcel del convento, á pan y agua, i or ocho días; pero la cosa llegó á oídos del arzobispo Las-Heras, quien llamó al superior fran- ciscano, le echó una repasata de padre y muy señor mío, y lo obligó á cambiar de conducta para con los conventuales que, graciao á la aguda iniciativa del corista Chuecas, se vieron desde ese día bien vestidos y mejor alimentados.
Chuecas se propuso afrontar, en público, la taca- ñería del reverendo padre guardián, seguro, segurísimo de que las bealao contestarían como loros con el estribillo de cos- tumbre.
Por fortuna la policía acudió a tiempo para impedir que los adversarios se abriesen ojales en el pellejo y los condujo a chirona. El padre Chuecas pasó seis meses de destierro en Huaraz.