chubasco

(redireccionado de chubascos)
También se encuentra en: Sinónimos.

chubasco

(Del port. chuvasco < chuva, lluvia.)
1. s. m. METEOROLOGÍA Chaparrón brusco.
2. METEOROLOGÍA Chaparrón con viento en mitad de la caminata les sorprendió un chubasco de corta duración.
3. coloquial Adversidad transitoria que entorpece una cosa su cese fue un chubasco para la ejecución del proyecto.
4. NÁUTICA Nubarrón oscuro que aparece en el cielo repentinamente los chubascos amenazan la travesía.

chubasco

 
m. Chaparrón o aguacero con mucho viento.
fig.Adversidad o contratiempo transitorios.

chubasco

(ʧu'βasko)
sustantivo masculino
1. meteorología lluvia fuerte y repentina acompañada de viento Han pronosticado un chubasco.
2. situación adversa de cualquier naturaleza soportar un chubasco
Sinónimos

chubasco

sustantivo masculino
Traducciones

chubasco

порой

chubasco

aiguat

chubasco

averse, orage

chubasco

přeháňka

chubasco

byge

chubasco

ντουζ

chubasco

(sade)kuuro

chubasco

pljusak

chubasco

にわか雨

chubasco

소나기

chubasco

skur

chubasco

skur

chubasco

ฝนตกปรอยๆ

chubasco

sağanak

chubasco

mưa nhỏ

chubasco

阵雨

chubasco

SM
1. (Meteo) → heavy shower
chubasco de nievebrief snowstorm
2. (= contratiempo) → setback
aguantar el chubascoto weather the storm
Ejemplos ?
Ojalá que no lloviera. La temporada de aguas se hallaba en su auge y no había tarde en la cual no cayeran tremendos chubascos. Ahora que si llovía, con eso de la humedad...
¡Ni en las tabernas había para él alternancia! Y, a todo esto, el cielo desplomándose en chubascos, y él temblando de frío... calado hasta los huesos...
El otoño finalizaba, y el cielo, fijo en sequía con chubascos de cinco minutos, se descomponía por fin en mal tiempo constante, cuya humedad hinchaba el hombro de los mensú.
La vid con alegres pámpanos preserva los tiernos frutos del rayo del sol, del viento y de los chubascos turbios; mas si el labriego la priva de sus racimos maduros, al soplo del cierzo entrega la vid sus pámpanos mustios.
Estaban iluminados los balcones, y de la iglesia de los Dominicos salía entre cirios el Paso de la Cena. Aún recuerdo aquellas procesiones largas, tristes, rumorosas, que desfilaban en medio de grandes chubascos.
El suelo se humedecía cada vez más, porque el sol no tenía fuerza bastante para enjugarle después de los chubascos, cada día más fuertes y más frecuentes; las noches eran eternas, y sólo un sueño como los que últimamente dormía el de Madrid, era capaz de hacérselas pasar medio a gusto entre los silbidos del vendaval que penetraba fino y cortante por cada rendija de las innumerables que tenían las puertas exteriores del solariego palomar; las lumbradas que hacía el ama en la cocina solamente las soportaban ella y don Silvestre, acostumbrados a su calor desde la infancia: el forastero se abrasaba acercándose al fuego, y retirándose de él se le helaban las espaldas con el gris que corría en aquel inmenso páramo.
Muchas veces dos o más de estas causas simples suman sus efectos y el río, sobre todo después de haber recibido las aguas de varios afluentes importantes, experimenta una crecida compleja. Así es como los chubascos primaverales pueden agravar considerablemente una crecida nival.
El clima es caluroso con temperaturas de más de 30 °C durante todo el año, la combustión de gas natural de los pozos petroleros produce grandes cantidades de Dióxido de Carbono (CO2), lo que ocasiona un efecto invernadero, que hace de Cabimas un sitio más caliente que Maracaibo. El clima es seco la mayor parte del año, y durante la temporada de lluvias entre mayo y octubre caen fuertes chubascos.
Son fuertes y pueden causar perturbaciones atmosféricas tales como tormentas de truenos, chubascos, tornados, vientos fuertes y cortas tempestades de nieve antes del paso del frente frío, acompañadas de condiciones secas a medida que el frente avanza.
Las lluvias, en esta estación, son frecuentes pero no tan persistentes como en el invierno y se presentan bajo la forma de fuertes y copiosos chubascos.
En los puertos y fondeaderos que se encuentran a sotavento de las tierras altas, cuando los chubascos que soplan por lo alto encuentran quebradas o valles, bajan por ellos en forma repentina y violenta, a estos chubascos se les conoce como “williwaws”.
Los fuertes chubascos caídos tras el rechazo de la proposición de negociación inundaron las trincheras borbónicas, impidiendo cualquier posibilidad de lanzar un asalto general.