chotis

chotis

(Del alem. Schottisch, baile escocés.)
1. s. m. DANZA Baile, especialmente típico de Madrid, que se ejecuta por parejas con movimientos lentos.
2. MÚSICA Música que acompaña a este baile.
3. ser más agarrado que un chotis coloquial Ser muy tacaño no insistió en pedirle un aumento, sabía que era más agarrado que un chotis.
NOTA: En plural: chotis

chotis

 
m. Baile de movimiento moderado, típico de Madrid.
Música de este baile.
Traducciones

chotis

scottish

chotis

SM INV traditional dance of Madrid
ser más agarrado que un chotisto be tight-fisted
Ejemplos ?
Los sencillos ritmos austriacos que traían grabados los cilindros originales, llamados Schotis se convirtieron en el chotis español.
Se comparten con la región ritmos criollos tradicionales como el cielito, danzas folclorizadas en campaña a partir de la contradanza europea como la media caña y el pericón y, a partir de mediados del siglo XIX se difunden nuevas danzas como el vals, el chotis, la polca y la ranchera, así como el gato y la huella, ritmos compartidos con la frontera Argentina, así como la chamarrita y la milonga, también presentes en la región sur de Brasil.
Antes de que el tabernero y los mozos abandonen la escena tiene lugar el célebre monólogo de don Hilarión (o coplas de don Hilarión) expresado a modo recitativo con una partitura en tiempo de chotis: «Una morena y una rubia, hijas del pueblo de Madrid» se convirtió en muletilla de muchas conversaciones.
El último número musical de este primer cuadro es el que interpreta don Hilarión, las llamadas coplas de don Hilarión, «Una morena y una rubia» con ritmo de chotis y una ingeniosa instrumentación.
El cénit de su popularidad lo vivió con sus boleros en las décadas de 1940 y 1950, cuando fueron muy populares en su voz entre otros boleros: Limosna de amor, Monísima (chotis), El mar y tú, María Dolores, Bajo el cielo de Palma, Dos cruces, A escondidas, Campanitas de la aldea, Mi casita de papel, Malvarrosa, Qué bonita es Barcelona, Quiero llevarme tu amor, La noche que te conocí, Tres veces guapa (pasodoble), Monasterio de Santa Clara, Santa Cruz o Sombra de Rebeca y muy especialmente sus dos grandes números uno Mirando al mar y Santander.
Este género ya posee más de 130 años de existencia; que nace a partir de la llegada de la familia real portuguesa, donde llegaron varios instrumentos nuevos a Brasil, como el piano, el clarinete, la guitarra, el saxofón, la mandolina y el cavaquinho, pero también la llegada de varias danzas como el vals, la quadrille, la mazurca, la modinha, el minueto, el chotis y la polca.
También es típico bailar un chotis vestido de chulapo y comprar las tradicionales rosquillas tontas y listas en los puestos de la feria.
Luego de fusionarse con la música de origen indígena guaraní, dio origen al chamamé moderno. Entre todos los intérpretes se destacan los misioneros Luis Angel Monzón (el Rey del Chotis) y el Chango Spasiuk.
Una vez instalado, el chotis se fusionó con la música folkórica de la región, fuertemente influenciada por la cultura indígena guaraní, adoptando las características que lo distinguen.
El chotis llegó a la capital española en 1850 y ha quedado noticia de que se bailó por primera vez, en el Palacio Real, la noche del 3 de noviembre de aquel año, bajo el nombre de Polca Alemana.
Diversas variantes del schottisch perviven en la tradición argentina (schotis), austríaca, brasileña (xote), escandinava (schottis), española, finlandesa (sottiisi), francesa (scottish), italiana (chotis), inglesa (scottische), mexicana (chotís), paraguaya, portuguesa (choutiça o chotiça), suiza y uruguaya.
Se puso de moda en casi toda Europa durante el siglo XIX y se extendió a América En Argentina, Paraguay, Uruguay, el schotis o chotis fue introducido por los inmigrantes alemanes del Volga y polacos asentados a partir de la segunda mitad del siglo XIX, en la región litoraleña de los ríos Paraná, Paraguay y Uruguay que integran la Cuenca del Río de la Plata.