chorreante

chorreante

(t∫ore'ante)
abreviación
que chorrea una jarra chorreante de limonada fresca
Traducciones

chorreante

zampillante
Ejemplos ?
Cuando contra ella se crispaba el recuerdo, un dolor agudo sacudía el alma de Pedro, tal que si la herida hubiera vuelto a abrirse, a estremecerse, roja, chorreante de sangre.
Salvado, auxiliado, desembriagado, sentado ya en el bote, con la ropa chorreante, el profesional del descreimiento y enemigo jurado de las supersticiones repetía bufando y escupiendo aún amarguras: -¿Lo ven ustedes?
Su sueño fue agitado, lleno de terribles pesadillas: veía a Manolo con la cara negra, el pelo pegado a las sienes, chorreante y despertó gritando, llamando a su esposo con infinita ansiedad.
A veces, durante horas y horas, sólo interrumpía el silencio el lejano galopar de algún caballo, que se acercaba rápido y chorreante, descendiendo el jinete, aterido bajo el impermeable, sacudiendo éste y las botas de montar, apurando de un trago la copa de ginebra para reanudar con toda precipitación la incómoda marcha.
Y el pelo, chorreante, caía por las espaldas, y los rostros perdían el ligero artificio del blanquete y del rosa de tocador y aparecían lívidos, espectrales, con el brillo de hule de la mojadura y la palidez de la cruel, aguda sensación de frío...
La piel de la cara era fina y repugnante. La nariz abultada, roja, chorreante, asomaba sobre una bufanda grasienta y endurecida. Ropa sin nombre, trozos recosidos atados con cuerdas al cuerpo miserable, peleaban con el invierno.
Y no dejaba luego de hacer un singular efecto, a aquellas altas ho­ras y en aquel remotísimo rincón del bosque, oír resonar un timbre, y ver salir a un hombre del carácter del nuestro que, bajo un chorreante capote, llevaba en un tubito de palo una tierna carta de amor.
Además, por otra parte, lo mismo ha querido gastarme una broma pesada para hacer reír a esos honrados provincianos; y lo menos que puede pasarme es que me cale hasta los huesos y agarre un buen resfriado. Desde la puerta eché un vistazo a la estatua chorreante de agua y subí a mi habitación sin volver por el salón.
Tras refugiarse en la taberna El Caldero Chorreante, se reencuentra, al cabo de unos días, con sus amigos Hermione Granger y Ron Weasley, quien se hospeda junto a su familia en el lugar.
En la película, la primera mención de Hagrid a Harry, relacionada con Voldemort, la hace en el Caldero Chorreante después de haber hecho las compras en el Callejón Diagon.
En Harry Potter y el prisionero de Azkaban, los Weasley ganan el sorteo de El Profeta y usan el oro en un viaje a Egipto para visitar a Bill. Ellos regresan a Gran Bretaña y se quedan en el Caldero Chorreante con Harry y Hermione.
«Intenté incluir a Rita en La piedra filosofal, en la parte en la que Harry entra al Caldero Chorreante por primera vez y todos dicen 'Señor Potter, ¡ha vuelto!.