chorizo

(redireccionado de chorizos)
También se encuentra en: Sinónimos.

chorizo

(De origen incierto.)
1. s. m. COCINA Embutido de carne de cerdo, picada y adobada con pimentón y, a veces, con otras especias.
2. ESPECTÁCULOS Barra que utilizan los equilibristas para ayudarse a mantener el equilibrio. contrapeso
3. Amér. COCINA Carne del lomo vacuno, flaca, situada a cada uno de los lados del espinazo.
4. Amér. CONSTRUCCIÓN Haz de barro mezclado con paja, empleado para hacer un rancho o cabaña.

chorizo, a

(Del gitano chori.)
s. argot Persona golfa y ladrona.

chorizo

 
m. Embutido, regularmente de carne de cerdo picada y adobada, el cual se cura al humo.
Balancín (ús. por volatineros).
fig.Ladrón, truhan.

chorizo

(t∫o'riθo)
sustantivo masculino
1. culinario embutido de carne de cerdo adobada Antes los chorizos se hacían en casa.
2. barra que utilizan los equilibristas Usa el chorizo de contrapeso.
3. culinario carne de lomo vacuno un bife de chorizo
4. construcción haz de barro con paja chorizo para construir un rancho
Sinónimos

chorizo

sustantivo masculino
Traducciones

chorizo

Chorizo

chorizo

salami, sausage

chorizo

chorizo

chorizo

Chorizo

chorizo

Chorizo

chorizo

チョリソ

chorizo

Chorizo

chorizo

SM
1. (Culin) hard pork sausage
2. (en circo) → balancing pole
3. (= ratero) → small-time crook; (= maleante) → criminal; (= carterista) → pickpocket
4. (Andes, Cono Sur) (Culin) bife de chorizorump steak
5. (Andes, Cono Sur) (Arquit) mixture of clay and straw used in plastering
6. (Andes) (= idiota) → idiot
7. (Caribe) (= mulato) → mulatto
Ejemplos ?
En otra gran fuente ovalada campean seis conejos descuartizados prolijamente; allá perfuman el ambiente con su vaho veinticuatro chorizos fritos; acullá exhalan el aroma del clavo y de la canela ochenta albondiguillas como bolas de billar.
A poquito de que me nombrara el Talegas su primer banderillero conocí en Utrera a una chavalilla más bonita que la Virgen del Carmen, y como un clavo saca otro clavo, pos lo que pasa...: me orvié de la otra y me colé en mis nuevos quereles jasta los mismos gavilanes, y comprendí que a mí la Ecijana nunca me había querío, porque la mujer que quiere a un hombre no lo rempuja a un sitio aonde er día menos pensao lo jacen salchichón o chorizos de Candelaria...
Después vino con unas preciosas ovejas a quien conducían gallardos pastores, y luego se hizo acompañar de unas lavanderas que lavaban, y de un choricero que vendía chorizos, y de un Rey Mago negro, al cual sucedió otro de barba blanca y corona de oro.
como chupadas por la liga viscosa. Van subiendo las paredes; el armazón desaparece bajo los pesados chorizos de paja embarrada, y pronto se volvió casa.
A un abate arrimado a su cortejo Le presenta un espejo, Y al mirar su retrato peregrino, Se vio con las orejas de pollino. A un santero le manda Que se acerque; le pilla la demanda, Y allá con sus hechizos La convirtió en merienda de chorizos.
Porción de viejos achacosos cayeron en consunción por falta de nutritivo caldo; pero lo más notable que sucedió fue el fallecimiento casi repentino de unos cuantos gringos herejes que cometieron el desacato de darse un hartazgo de chorizos de Extremadura, jamón y bacalao y se fueron al otro mundo a pagar el pecado cometido por tan abominable promiscuación.
El cocido le fue en zaga a la sopa: cada fuente encerraba una montaña de chorizos, patatas y garbanzos, libras de tocino, una costilla salada, y obra de dos rabos de cerdo.
Que entre los gauchos cumplidos, pocas güeltas debe haber, pedir, pagar, y querer son siempre güenos partidos. Pero el gringo no era lerdo, y no se enredó en las cuartas, pronto llegó con dos sartas de chorizos, ¡puro cerdo!
¡si voy a Europa, voy a mi tierra, cerca de Vigo, en la costa, a comer sardinas frescas, con aceite, y estos chorizos, amigo, que hacen allá, tan sabrosos, con tanto ajo!» Y casi levanta los ojos al cielo, conmovido, -el corazón está cerca del estómago,- acordándose, él también, de «a lo que se crió», y de su tierra lejana.
Ya sazona la masa de las morcillas, echando en ella, con rociadas magistrales y en la conveniente proporción, sal, orégano, comino, pimiento y otras especias; ya fabrica los chorizos, longanizas, salchichas y demás embuchados.
Entonces, si el que llega mojado de la lluvia ó transido de frío, ya de la calle, ya del campo, alza los ojos al cielo para darle gracias por hallarse tan bien, se halla mucho mejor y tiene que reiterar las gracias, al descubrir aquella densa constelación de chorizos y de morcillas, cuyo aroma transciende y desciende á las narices, penetra en el estómago y despierta ó resucita el apetito.
Y ocupa el puesto de los chorizos, la fruta de sartén, y el de las menestras, mostillo, arroje, tortas, pasas, almendrucos, orejones y fruta, y calabazate, y leche cuajada, y natillas, y...