Ejemplos ?
En la actualidad las empresas chocolateras, las chocolaterías y los museos van dejando rastros de la historia de esta bebida en España.
Algunos se especializan en algún tipo de comida o bebida: hamburgueserías, pizzerías, heladerías, horchaterías, chocolaterías, etc.
Entre las bebidas no alcohólicas más populares que se han tenido desde el siglo XVI en España está el chocolate en taza, si bien esa popularidad ha ido cediendo desde comienzos del siglo XX en favor del café, restringiéndose actualmente a las chocolaterías que sirven el popular chocolate con churros y a fiestas tradicionales.
Gastronomía de Madrid - Chocolaterías Estación de Sol - Salida de metro más cercana Iglesia de San Ginés de Arlés Historia del chocolate en España
El día de Nochevieja se ha puesto de moda desde mediados del siglo XX el desayuno de chocolate con churros al amanecer en ciertos lugares públicos, cafés y chocolaterías.
la sanidad (hospitales, clínicas, casas de reposo) que se ampliará con un nuevo centro hospitalario que reemplazará la Muralla de China. Chocolaterías; (Chocolat Weiss, Chocolat des Princes…) Óptica (con el importante centro del Pôle optique et vision Diseño, célebre desde hace algunos años debido a la Bienale internacional du Design.
Existe la posibilidad de pedir "para llevar" y llevarse en un recipiente el chocolate y los churros, algunas de las chocolaterías tradicionales ofrecen ya este servicio.
En Málaga el sitio más tradicional para tomar chocolate con churros es Casa Aranda en la calle Herrera del Rey y en Marbella (Málaga), Churrería Ramón en la Plaza de los Naranjos. Fuera de España también pueden encontrarse chocolaterías que sirven churros.
Hay una gran tradición en torno al café, existiendo desde hace décadas no pocas chocolaterías que ofrecen chocolate caliente en los meses fríos de invierno, ofrecido con churros y antiguamente también con picatostes.
Una de las primeras chocolaterías en España es Can Joan de S'Aigo en Palma de Mallorca, la cual data de 1700 y está ubicada junto a la Iglesia de Santa Eulalia.
En las grandes ciudades españolas surgen las chocolaterías, como establecimientos especializados en servir chocolate, el cual también era popular en velatorios y banquetes funerarios.
Después del éxito de El espectador, aparecieron más periódicos de comentarios políticos. Una de las innovaciones de finales de la Restauración fueron los cafés y las chocolaterías, donde se consumían estas bebidas.