chitón

chitón

 
m. Quitón.
Traducciones

chitón

EXCLsh!
Ejemplos ?
¡puf!: sirve para expresar fastidio. ¡sh! o ¡chitón!: para pedir silencio. ¡sale!: también sirve para mandar a un animal a marcharse.
(imitando el llanto): sirve para expresar tristeza. ¡Che!: utilizado en Español rioplatense para expresar llamado de atención, saludo o queja. ¡chitón! o ¡sh!: para pedir silencio.
Superlópez es un superhéroe nacido en el planeta Chitón, bajo el nombre de Jo-Con-Él, que llegó a la Tierra mediante una nave, siendo todavía bebé.
La denominación de guitón que da a su protagonista define en la lengua de la época, según el Diccionario de Autoridades, al "pordiosero, que con capa de necesidad anda vagando de lugar en lugar, sin querer trabajar ni sujetarse a cosa alguna", o bien al: Pordiosero que, con sombra de romero que va a visitar las casas de devoción y santuarios, se anda por todo el mundo vago y holgazán, mal vestido y despilfarrado, con jaqueta y çaragüelles de lienzo basto; que esto significa su nombre del griego “chitón”, que vale camisa basta o camisón, “sagulum” (Tesoro de Covarrubias, 1611).
Durante el proceso que la Inquisición abrió a Quevedo por El chitón de las tarabillas, se le acusó de injuriar la memoria de los antecesores del rey.
En cuanto a la fecha de composición, no debe ser posterior a mayo de 1630, pues en ese mes se inició el proceso inquisitorial a Quevedo por El chitón.
El chitón de las tarabillas es un tratado a medio camino entre lo político y lo satírico, una de las más altas cumbres de la literatura conceptista.
Aunque no se menciona directamente al Chitón, Mendoza responde directamente a varias de las cuestiones abiertas por Quevedo en su opúsculo, como la discusión sobre la expulsión de los moriscos.
La hipótesis más aceptada es que El chitón de las tarabillas se redactó entre agosto de 1628 —cuando se decretó la deflación del vellón— y los primeros meses de 1630, aunque ello no descarta la teoría de que el pie de imprenta esté falseado.
Es uno de los escritos más complicados de Quevedo, y al que más difícil resulta su atribución. Aunque ninguno de los escritos que comentaron El chitón menciona directamente a Quevedo, reconocen su estilo.
Sea como sea, la obra contesta varios puntos sugeridos por el Chitón y propone algunas medidas para solucionar la crisis actual y evitar venideras, al tiempo que repasa las glorias militares de los Austrias españoles.
Para enero del año siguiente, el proceso se dio por concluido y Francisco de Quevedo salió indemne; incluso, en ese mismo año, se realizó una reimpresión de su obra, con bastante éxito editorial. El chitón de las Tarabillas.