chistoso


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con chistoso: chistes, cotidiana

chistoso, a

1. adj. Que suele contar chistes y lo hace con gracia chistosa como es, no pudo evitar hacer broma de aquello.
2. Se aplica al suceso o a la situación que tiene gracia.

chistoso, -sa

 
adj. Que usa de chistes.
Díc. de cualquier lance que tiene chiste.

chistoso, -sa

(ʧis'toso, -sa)
abreviación
1. persona apagado que tiene gracia y hace reír con sus dichos y comentarios un actor chistoso
2. situación que tiene gracia o provoca risa Se dio un golpe muy chistoso.
3. irónico situación que no tiene gracia y es absurda Me parece chistoso hacer dos horas de cola para un espectáculo tan malo.

chistoso, -sa


sustantivo masculino-femenino
persona aficionada a hacer o decir bromas Le jugaron una broma pesada al chistoso del curso.
Sinónimos

chistoso

, chistosa
adjetivo
1 ocurrente, decidor, gracioso, donoso, chusco, agudo, ingenioso, chancero, donairoso.
Ocurrente y decidor se aplican solo a personas. Gracioso, donoso y chusco, a personas, dichos o hechos. Agudo e ingenioso se dice de personas o de dichos; pero no de sucesos reales.
Traducciones

chistoso

wit, funny, witty

chistoso

scherzhaft, ulkig

chistoso

grappig

chistoso

engraçado

chistoso

zabawny

chistoso

Legrační

chistoso

Sjov

chistoso

Hassu

chistoso

מצחיק

chistoso

おかしい

chistoso

/a
A. ADJfunny, amusing
B. SM/Fwit, funny person
Ejemplos ?
Aún cuando su «importancia retórica y quejas de persecución» por parte de los aficionados al ciberpunk era irritante en el peor y chistoso en el mejor de los casos, Brin declara que «Los rebeldes pusieron las cosas patas arriba; estamos en deuda con ellos...».
Las camisetas se suelen personalizar con serigrafías, impresiones en vinilo, bordados u otros elementos decorativos con algún texto o dibujo publicitario, chistoso o reivindicativo, lo cual refuerza el carácter desenfadado de la prenda.
Algún chistoso del grupo, por tal motivo, le comenzó a decir que era de complexión excedente y las risotadas brotaban excediendo el respeto que merecía un chico tan bonachón como él.
Pero, como risible y chistoso, -confirmó, porque aquel día estaba en vena- ninguno como el hecho que ocurrió, también en mi pueblo: es el caso de que dos vecinos labradores salieron muy de madrugada a sus faenas rurales, y al pasar por el cementerio, que estaba -y está todavía, aunque clausurado- junto a la iglesia, uno de ellos preguntó: «Qué hora será, que me he olvidado de mirarlo al salir», y con verdadero pavor oyeron que desde lo profundo de una fosa les contestaba una ronca voz subterránea.
-Si, Esther, ya voy. Me quedé dormido. Cómo crees que soñaba que apenas nos íbamos a casar. ¡Qué chistoso! - ¡Ay, viejo! Siempre con tus sueños.
Sí, mi hijito, ya llegó tu mamita… mi vida…respondió la mujer… No me decía que nadie… y la mujer sonrió… y al momento… sin permitir que su interlocutor terminara de decir lo que quería… dejó escapar una ruidosa y chillante carcajada… De modo que… y reía… que… que… y seguía riendo… ¡Qué chistoso!
Todas las complicadas maquinarias y aparatos de los sueños son, probablemente, genitales -casi siempre masculinos-, en cuya descripción muestra el simbolismo onírico tan inagotable riqueza como chistoso ingenio.
Por si fuera poco, Félix también era el chistoso de la escuela y el coraje vivo de los maestros porque no ponía atención; además de ser el ausente eterno de las clases y como si se lo propusiera, la promesa falsificada de los suyos.
Una parte de los casos que hemos de considerar como de «antítesis» y podríamos colocar bajo la rúbrica de inversamente o por el contrario, alcanza su representación en el sueño del modo siguiente, que casi podríamos calificar de chistoso.
Y sólo me sacaban en ocasiones solemnes, cuando acertaban a encontrarse paisanos míos, y siempre hablaban muy bien de mí. Decían que era interesante; es chistoso eso de ser interesante sin haber pronunciado una sola palabra.
No es nadie ni sirve para nada. Es un inútil, como muchos... pero chistoso, gracioso, cómico. Y su cerebro es más insignificante que el de un mosco.
Forjó un enredo chistoso con el rector y una moza que vino de Zaragoza con oficio no piadoso y contó tan peregrinos lances de entrambos, que el viejo tuvo por mejor consejo reírle sus desatinos.