chirrido

chirrido

s. m. Sonido agudo, continuado y desagradable semejante al producido por una pieza mal engrasada los chirridos de las bisagras no le dejaron dormir tranquila.
NOTA: También se escribe: chirrío

chirrido

 
m. Voz o sonido agudo y desagradable de algunas aves u otros animales.
Cualquier otro sonido agudo y continuado.

chirrido

(ʧi'riðo)
sustantivo masculino
1. sonido agudo, prolongado y desagradable producido por roce La rueda de la bicicleta hace un chirrido extraño.
2. sonido agudo e inarmónico producido por algunos animales Nos espantó el chirrido de un ave.
Traducciones

chirrido

squeak, scrape, chirp

chirrido

SM
1. (Zool) [de grillo] → chirp, chirping; [de ave] → screech, screeching, squeak, squeaking
2. [de bisagra, puerta] → creak, creaking, squeak, squeaking
3. [de frenos] → screeching, squealing
Ejemplos ?
Allá, en sombrío monte, solar desmantelado, me place en sumo grado la luna al reflejar, moverse las veletas con áspero chirrido igual al alarido que anuncia el expirar.
Crujió la puerta y me detuve. —Apretá un poco más —chistó Enrique. Aumentó la presión y renovóse el alarmante chirrido. —Dejame a mí.
Apretando los dientes en un intento de calmar sus nervios excitados, Grignr corrió la losa grabada de la cripta con un agudo chirrido de piedra sobre piedra.
De la chicharra el chirrido allá a lo lejos se escucha, que la tormenta vecina con áspero canto anuncia: y el eco sordo y lejano del trueno, que en las alturas de nube en nube se arrastra, de nube en nube retumba.
Cuando llegó el día, las macizas puertas del arco que daban entrada al caserón, y sobre cuya clave se veían esculpidos los blasones de su dueño, giraron pesadamente sobre los goznes, con un chirrido prolongado y agudo.
Oía, según iba cayendo la noche, el chirrido de las chicharras, el estridente himno de las cornetas, el silbo de los pitos, el rasgueo de los guitarros, y pensaba, enorgullecida, que todo aquel alborozo era por un Niño, por un Niño como el que ella iba a traer al mundo.
En el fondo vivían algunas sabandijas con suma tranquilidad, pues no les molestaba la cuba al bajar acompañada del chirrido de la polea; y en las negras y húmedas paredes había establecido su morada una limaza.
Una luz brilló a lo lejos en la galería y luego se oyó el chirrido de las ruedas sobre la vía, mientras un trote pesado y rápido hacía retumbar el suelo.
Imaginad el espacio de aire que había por encima no lleno de aire, sino de una mezcla de hedores de lubricantes y mugre, cuerpos humanos sin lavar, y ropas asquerosas. Imaginad continuos sonidos y golpes metálicos de maquinaria como el chirrido de un tornado.
Y cuando la silueta del capataz se destacó, viniendo hacia ellos, en el extremo de la cancha, cada cual se apresuró a empujar su carretilla mezclándose el crujir de las secas articulaciones al estirar los cansados miembros con el chirrido de las ruedas que resbalaban sobre los rieles.
El chirrido de la manteca en la sartén, el cortar las torrejas, el quebrar los huevos, el batirlos, el remojar en ellos el pan, el derramar el azúcar sobre las torrejas que salen calentitas de la sartén, el verter la leche o la miel sobre ellas, etc., etc.
Después de un largo silencio, que sólo interrumpía el chirrido de la hoja al resbalar sobre la pulimentada madera, el joven exclamó, dirigiéndose a su servidor, como si no hubiera escuchado una sola de sus palabras: —Iñigo, tú que eres viejo, tú que conoces las guaridas del Moncayo, que has vivido en sus faldas persiguiendo a las fieras, y en tus errantes excursiones de cazador subiste más de una vez a su cumbre, dime: ¿has encontrado, por acaso, una mujer que vive entre sus rocas?