chirimía

(redireccionado de chirimías)

chirimía

(Del fr. ant. chalemie < lat. calamellus, caramillo < calamus, caña.)
1. s. f. MÚSICA Instrumento musical de viento formado por un tubo alargado de madera con diez agujeros y una boquilla que lleva una lengüeta de caña, parecido al clarinete.
2. s. m. y f. MÚSICA Persona que toca la chirimía.

chirimía

 
f. mús. Instrumento músico de viento, parecido al clarinete con boquilla con lengüeta de caña.
com. Persona que toca este instrumento.
Traducciones

chirimía

SFshawm
Ejemplos ?
Los cuatro sacerdotes representativos de los cuatro Dioses creadores, que enviaron a la Tierra los del decimotercer cielo; Ometecutli y Omecíhuatl (dos señor y dos señora) subían las trece gradas del Teocalli y en la plataforma daban trece vueltas simbólicas, deteniéndose en cada señal de los cuatro puntos cardinales, de la cuenta de los años aztecas del ciclo Nahoa (13 x 4 años =52 años), al son de melancólicos caracoles, chirimías, teponaxtles y huéhuetles.
Ya las chirimías tañían dulcemente aquellos cantos y sones músicos y suaves, los cuales deleitaban suavemente los corazones de los que allí estaban mirando; pero muy más suavemente se conmovían con la vista de Venus, la cual, paso a paso, por medio de aquellos niños y de sus plumas y alas, moviendo poco a poco la cabeza, comenzó a andar y con su gesto y aire delicado responder al son y canto de los instrumentos.
Por eso suenan alegres las chirimías y adules, haciendo que sus compases de sala en sala retumben; por eso amoroso abrazo, despertador de inquietudes, los talles de las hermosas al ceñidor sustituyen; por eso el cendal flotante gira en círculo voluble, revelando lo escondido tras lo que traidor descubre.
Volverían los tiempos gloriosos, el triunfo de Jehová y, entre cánticos de alegría, el Templo daría cobijo, también como antaño, a las muchedumbres de las tribus, y el Arca sería otra vez llevada en apoteosis, al son de las chirimías y las cítaras, entre los clamores de gozo del pueblo delirante...
En estas pláticas llegaron a la posada, y aun se les pasó en otras semejantes la mitad de la noche. Y, habiendo dormido, a su parecer, poco más de una hora, los despertó el son de muchas chirimías que en la calle sonaban.
Anhélito solar, pulso de luces, me fundo en tu linterna que me ciega de armonías en búsqueda de alturas y trasciendo cantatas egoístas para fusionar mis notas chirimías al arduo día de las galaxias prometidas en otras tierras...
Con esto que oyó, Avendaño tornó a revivir y a cobrar aliento para poder escuchar otras muchas cosas, que al son de diversos instrumentos los músicos cantaron, todas encaminadas a Costanza, la cual, como dijo el huésped, se estaba durmiendo sin ningún cuidado. Por venir el día, se fueron los músicos, despidiéndose con las chirimías.
Y por supuesto, nunca se habría podido construir una canción que parece lograda por los enfoques comunicativo-funcionales de la “modernizada” clase de Español, como la del decano compositor de lo desquiciante, Jaime López e interpretada por el grupo de rock, dizque nacional, Café Tacuba: Chilanga banda, obra que recupera el prestigio, en tiempos de descentralizaciones irracionales y convenencieras, de las pandillas de las barriadas, antes pueblos, de la ciudad de México y que no tiene porqué encartelarse como rock; suena a estilizados teponaxtlis y chirimías, a pesar de sus “synthes” y su rapeo.
Apenas aquellos compañeros lo vieron, sintieron al instante un suave y tibio viento que los envolvía y las cañas que utilizaban para mover las pinturas, despidieron una encantadora música, como CHIRIMÍAS, flautas de carrizo.
Después iban muy muchos instrumentos de muy suave música, así como sinfonías muy suaves y flautas y chirimías que cantaban muy dulce y suavemente, a las cuales seguía una danza de muy hermosas doncellas con sus alcandoras blancas, cantando un canto muy gracioso, el cual con favor de las musas, ordenó aquel sabio poeta, en el cual se contenía el argumento y ordenanza de toda la fiesta.
Novenario y salves, bandas y chirimías, cohetes y castillos, sin contar la misa extraordinaria, la glorifican en este año más que en el precedente.
Sentáronse en la cama y estuvieron atentos, y dijo Carriazo: -Apostaré que es ya de día y que debe de hacerse alguna fiesta en un monasterio de Nuestra Señora del Carmen que esta aquí cerca, y por eso tocan estas chirimías.