chiquito

(redireccionado de chiquitas)
También se encuentra en: Sinónimos.

chiquito, a

(Derivado de chico.)
1. adj./ s. Que es muy pequeño el vestido le ha quedado chiquito.
2. s. m. Vaso de vino tomaron chiquitos en el bar.
3. dejar chiquito Superar algo o a alguien dejó chiquita la ambición de sus amigas de juventud.
4. no andarse uno con chiquitas coloquial Ir derecho a lo que importa, sin contemplaciones ni rodeos no se andu-vo con chiquitas y lo confesó todo hasta el más mínimodetalle.
Traducciones

chiquito

boy, guy, small, tiny, youngster

chiquito

/a
A. ADJ (esp LAm) → small
es chiquito pero matónhe may be small but he's tough
B. SM/Fkid
no andarse con chiquitasnot to beat about the bush
C. SM
1. (= vaso) → small glass of wine
2. (Cono Sur) (= pedacito) un chiquitoa bit, a little

chiquito-a

a. small.
Ejemplos ?
Aquella misma noche, según había exigido la impaciencia del galán, Mara colgaba de sus orejas chiquitas los pendientes, y Floraldo se embeodaba de ese licor que pierde fuerza al enranciar y tiene en los primeros sorbos junta toda la ambrosía y toda la miel...
Baltasar de la Cueva no se anduvo con chiquitas y les mandó aplicar en la plaza de Lima, atados al rollo y por mano del verdugo, veinticinco ramalazos.
Pensó si Diegochu podría coger por la mañana otro par de truchas como aquéllas, pero recordó que Diegochu le había dicho que todas las que quedaban en el riachuelo eran chiquitas.
No tienen servicios públicos: si quieren un teléfono, es más probable que se saquen primero el premio de la vieja lotería a que le pongan un teléfono (RISAS); no tienen corriente eléctrica, porque existían un millón de planticas chiquitas que tenían que producir el precio del kilowatt carísimo y, además, lo aumentaban por dos en algunos casos; y había lugares en que se alumbraban con candiles, como en Holguín, que había barrios enteros que no usaban luz eléctrica porque era muy cara.
Y si ella hubiere menester un gran ejecutor, nuestro voto es por el señor conde José de Maistre, quien no se anda en chiquitas y corta cabezas por daca esas pajas.
Y las piezas y hijos de cristianos y la mayor parte de sus padres se mantuvieron con las cebolletas y legumbres dichas todo este tiempo, que, a fe, pocos comieron en él tortillas; y los que venían a comer conmigo ya teníamos cuenta que unos días salíamos a dos tortillas y bien chiquitas, otros a una y media, y otros a una, y los más con ninguna, y con Dios proveerá, como lo provee, pasamos; y en lo que entendí en este tiempo fue en hacer oficios, que nunca deprendimos, mostrándome los unos la necesidad, que constriñe hablar las picazas, y otros me enseñaban la voluntad y deseo que tenía al servicio de S.
Sólo que los demás, repuestos de la sorpresa y poseídos de noble emulación, se dieron a hacer confesiones muy análogas, aunque varias en la forma y hubo alguno que, sin andarse con chiquitas, añadió el robo al asesinato.
Por fin, una mañana, vio verdear tres hojitas, chiquitas y casi redondas, en el mismísimo sitio donde bien sabía ella que había depositado la semilla del forastero.
Y la primera medida que se va a proponer hoy en el Consejo de Ministros es que nosotros, los ministros, nos vamos a proponer una rebaja de sueldo, empezando por la supresión de los gastos secretos, y que ganemos lo que necesitemos para las cosas más elementales, porque al fin y al cabo, cuando estábamos clandestinos vivíamos con cualquier cosa. ¡Máquinas grandes no; máquinas chiquitas!
En su cara abotagada relucían dos ojitos más pequeños que la generosidad de un avaro, y las chismosas vecinas cuchicheaban que sabía componer hierbas; lo que más de una vez le puso en relaciones con el Santo Oficio, que no se andaba en chiquitas tratándose de hechiceros, con gran daño de la taberna y de los parroquianos de su navaja, que lo preferían a cualquier otro.
Junto con Vela Núñez debía marchar el capitán Bernardino de Loayza, que había intentado en Huánuco alzar bandera por el rey, y que malograda su empresa, no tuvo otro recurso que venirse a Lima y tomar asilo en el convento franciscano. En esos tiempos no se andaban con chiquitas, y el que se metía en política sabía que iba jugando el pescuezo en la partida.
Completaba el regalo rico albardón y bocado de plata; pero la Mayorazga, dejándose de chiquitas, encajó a su montura un galápago (pues de sillas inglesas no hay noticia en Bouzas), y sin necesidad de picador que la enseñase, ni de corneta que le sujetase el muslo, rigió su jaca con destreza y gallardía de centauresa fabulosa.