chiquillo

(redireccionado de chiquillas)
También se encuentra en: Sinónimos.

chiquillo, a

adj./ s. Se dice de la persona de corta edad, niño, muchacho dos chiquillas vinieron a cantar a la puerta, pidiendo el aguinaldo.

chiquillo, -lla

 
adj.-s. Chico (niño y muchacho).

chiquillo, -lla

(t∫i'kiλo, -λa)
sustantivo masculino-femenino
persona de corta edad El chiquillo jugaba en el patio.
Sinónimos

chiquillo

, chiquilla
sustantivo
Traducciones

chiquillo

Junge, Kind

chiquillo

طِفْلٌ

chiquillo

děcko

chiquillo

barn

chiquillo

παιδί

chiquillo

lapsi

chiquillo

gosse

chiquillo

dijete

chiquillo

bambino

chiquillo

子供

chiquillo

아이

chiquillo

kind

chiquillo

unge

chiquillo

dziecko

chiquillo

criança

chiquillo

малыш

chiquillo

unge

chiquillo

เด็ก

chiquillo

çocuk

chiquillo

đứa trẻ

chiquillo

小孩

chiquillo

/a SM/Fkid, child
Ejemplos ?
Así como los niños descubren en sus balbuceos la lengua que van a hablar inventando una lengua propia que sólo quien los cría, de modo general, la madre, comprende y no se escandaliza por sus fallas (capacidad innata ha dicho Noam Chomsky; mediación sígnico-sociocultural, ha enfatizado Vigotsky ), de igual modo las experiencias psicogenéticas de inspiración piagetiana, han descubierto, con sus esclarecedores cuestionamientos, que chiquillos y chiquillas van entrando en el mundo letrado...
Lisbeta, la muñequilla rubia, y el gordinflón de su hermano, del cual las dos chiquillas se burlaban, porque escribía cartitas gansas a Solange y temblaba y obedecía a las dos coquetuelas, aterrado y postrado ante sus menores órdenes.
¿Y quién se entretiene en bautizarlas de ese modo? -Pues en la enseñanza, cuando somos chiquillas... o en los bailes después, nunca falta alguno que, por reírse un rato de nosotras, nos ponga un mote; y como lo malo corre mucho...
Principió con lo de que más oveja será la que lo echó al mundo a Gancedo y la mala mujer que hacía que todo el mundo se riera de él, y las hijas, que desde chiquillas eran unas arrastradas, y qué sé yo cuántas otras cosas tremebundas que no se deben repetir...
-Y tú, ¿lo sentiste mucho? -Ya me pasó. -¿Volverás a ofrecer rosas a las chiquillas? -Hoy no, ni mañana; cuando abran los capullos que quedan en el rosal.
¡Buena panzada de aire, de luz y de agua nos estamos dando!» Más juiciosas son esas chiquillas que llaman minutisas, pues si las han puesto en compañía de tales granujas, saben ellas formar grupos encantadores, ramilletes que parecen corrillos, y jugando a la rueda sin admitir a ningún intruso, se entienden solas.
Cuando el príncipe-virrey se asomó al balcón de palacio para ver pasar la infantil comparsa, la más linda de las chiquillas, la futura marquesita de Villarrubia de Langres, que, representando a San Miguel, era el capitán de aquel coro de ángeles y serafines, se dirigió a su excelencia y le dijo: «Soy correo celestial, y por noticia os traía que es concebida María sin pecado original».
Dos lindas chiquillas - sus vestidos son blancos como la nieve, y en sus sombreros flotan largas cintas de seda verde - se balancean sentadas en él.
Si no, véanse los cuentos filóginos, no misóginos, que después escribe y que prosifican al sempiterno enamorador liberal y caballeroso, con los dejos de una malicia sutil, pícara e irónica: El Café de Nadie con su personaje de fox-trot, Mabelina; las múltiples mujeres de Un crimen sin nombre; la ingenua de El viaje redondo y las chiquillas, burguesitas y muchachas de las multitudes, de tantas poéticas narraciones del fino humorismo arqueliano, heredero decía él, de Quevedo, Rabelais, Villiers de l’Isle Adam y Jarry.
57 Pulcramente les va a estos inmorales sodomitas, a Mamurra, el bardaje, y a César, y no es admirable: manchas pares en los dos, urbana la una, y aquella formiana, impresas en ellos residen y no se limpiarán, morbosos al par, gemelos los dos, en una misma camilla instruidillos ambos, no éste que aquél más voraz adúltero, rivales socios de las chiquillas.
¿Que se hizo, Plaza de Armas, el coro de chiquillas que conmigo llegaban en la tarde de asueto del sábado, a tu kiosco, y que eran actrices de muñeca excesiva y de exiguo alfabeto?
Los campesinos antes que mirar el zapateo de la miel, se quedan contemplando a las chiquillas en sus momentos de descanso, quienes con ese rubor sencillo, impecable y silvestre clavan sus miradas solamente sobre los trojes de hormigas arrieras que abren sus caminitos estrechos.