chillón

(redireccionado de chillonas)
También se encuentra en: Sinónimos.

chillón, a

1. adj./ s. coloquial Que chilla mucho la chillona no se preocupaba de que los vecinos la oyesen.
2. adj. Se aplica al sonido que es agudo y desagradable entró con un chillón saludo. estridente
3. Se refiere al color que es demasiado vivo o está mal combinado con otros colores. cantón
4. Méx. Que llora con facilidad.
5. Méx. Se aplica a la persona que es cobarde o miedosa.

chillón, -llona

 
adj.-s. fam.Que chilla mucho.
adj. Díc. del sonido agudo y desagradable.
fig.Díc. de los colores demasiado vivos o mal combinados.

Chillón

 
Mun. de la prov. española de Ciudad Real; 2 347 h.

chillón, -llona

(ʧi'ʎon, -'ʎona)
abreviación
1. sonido, voz que es agudo y estridente una voz chillona
2. color que es muy vivo o está mal combinado rojo chillón
3. persona que habla en un tono muy alto una vieja chillona
4. persona que llora con facilidad o es cobarde Eres un niño chillón y caprichoso.
Sinónimos

chillón

, chillona
adjetivo
(color) abigarrado*, confuso, mezclado, heterogéneo, inconexo, llamativo, charro, despampanante*, vistoso, pajarero (col.). homogéneo.
Pajarero se refiere a telas, adornos o pinturas.
Traducciones

chillón

مَدُو

chillón

hlasitý

chillón

høj

chillón

laut

chillón

ηχηρός

chillón

äänekäs

chillón

bruyant

chillón

glasan

chillón

大声の

chillón

소리가 큰

chillón

luid

chillón

høylytt

chillón

głośny

chillón

alto

chillón

högljudd

chillón

ดัง

chillón

to

chillón

大声的

chillón

1/ona
A. ADJ
1. [persona] → loud, shrill, noisy
2. [sonido, tono] → shrill
3. [color] → loud, garish, lurid
un naranja chillóna loud o garish o lurid orange colour
4. (LAm) (= quejumbroso) → moaning, whingeing
B. SM/F (LAm)
1. (= quejón) → moaner, whinger
2. (= gritón) → loudmouth

chillón

2 SM (Téc) → small nail, panel pin, finishing nail (EEUU)
Ejemplos ?
Las mujeres se muestran como criaturas molestas, caprichosas y chillonas, que generan mal ambiente e incluso hacen llorar a los hombres, de forma que a los «anusianos» no les queda más remedio que eliminarlas con sus armas de rayos.
Kenny Monstruo parece morir al caer por un agujero, así que Corey y Shannon salen de la presa y cruzan el lago de Fallcreek perseguidos por una auténtica plaga de Arpías Chillonas y Bocagrandes.
Bradley escribió: I am a Lesbian, 1962, con el seudónimo Lee Chapman; No Adam for Eve, 1966, como John Dexter; My Sister, My Love, 1963; Twilight Lovers, 1964; The Strange Women, 1967, como Miriam Gardner; Spare Her Heaven, 1963; Anything Goes, 1964; Knives of Desire, 1966, como Morgan Ives. Las novelas pulp lésbicas tenía portadas morbosas, chillonas y excitantes.
Los equipos en esta temporada son los Topos Gritones (en España las Ardillas Chillonas) y los Bagres Asesinos (en España las Truchas Asesinas).
En el canto del zanate caribeño se mezclan notas chillonas con otras más musicales, y son típicos en él un tickita-tickita-tickita-ting parecido a una campana y un chi-chi-chi-chi, que suelen emitir mientras ahuecan sus plumas.
Que da noticia de que «marionette» se llamaba al clérigo (titiritero) que usando distintas voces, por lo general agudas, chillonas o en falsete (simulando ser femeninas), daba voz a los muñecos en representaciones religiosas donde aparecía la virgen María; del mismo modo, cuando aparecían personajes malvados y brutales usaba una voz grave pero igualmente falsa.
Un grupo británico llamado Extreme Noise Terror, quienes emergen de la escena del crust punk serian los que junto con Napalm Death crearían el grindcore (la forma mas extrema junto con el crust del punk) una forma derivada que cobianaba el crust con el death metal, características propias del grindcore seria añadir al estilo rápido y fuerte del hardcore una distorsión mucho más grave y sucia en las guitarras (propios del crust), mientras las voces se expresaban de formas guturales y chillonas (heredados del death metal).
Nadie presenció el drama aparte las chillonas gaviotas y los peces del fondo, y aún éstos no lo vieron bien, pues huyeron asustados cuando el agua invadió la barca que se hundía.
En el fondo de una celda vacía, enorme, jamás habitada, del patio alto, armaron amplia mesa, y la revistieron de percalina verde. Guirnaldas de chillonas flores artificiales, obra de las mismas monjas, la festoneaban.
Con las manos apoyadas en la cadera, inflado el delantal sucio sobre el vientre, los feriantes gritaban con voces gangosas o chillonas: —Rengo, vení, Rengo.
Desde temprano las cuerdas del arpa y la guitarra no habían cesado de resonar bajo la presión de los dedos nudosos de las cantoras viejas, de rostros secos y apergaminados, que con sus voces chillonas entonaban la canción del angelito que se va glorioso al cielo.
Si nuestros comerciantes no ponen por sí mismos a su actividad límites más estrechos, nada podrá sujetarnos dentro de los carriles, más que un pánico cada tres años.» Imaginémonos ahora al burgués de Francia en medio de este pánico de los negocios, con su cerebro obsesionado por el comercio, torturado, aturdido por los rumores de golpe de Estado y de restablecimiento del sufragio universal, por la lucha entre el parlamento y el poder ejecutivo, por la guerra de la Fronda de los orleanistas y los legitimistas, por las conspiraciones comunistas del sur de Francia y las supuestas jacqueries de los departamentos del Nièvre y del Cher, por los reclamos de los distintos candidatos a la presidencia, por las consignas chillonas de los periódicos...