chilindrina

(redireccionado de chilindrinas)

chilindrina

(Derivado del juego del chilindrón.)
1. s. f. coloquial Cosa de poca importancia no te enfades, al fin y al cabo sólo se perdieron chilindrinas.
2. coloquial Chiste o chascarrillo para amenizar una conversación siempre encuentra la chilindrina adecuada.
3. coloquial Burla ligera e inofensiva.
4. Méx. COCINA Pan de huevo.
Ejemplos ?
Los contextos en los que aparece la expresión tienen que ver con otros géneros jocosos orales populares, como las chanzas, chilindrinas, chiculíos, entretenidas, imposibles, desatinos, rodomontadas o bravatas, embelecos, bachillerías, dislates y cuentos chinos.
Muchos otros tipos de pan pueden ser encontrados en las innumerables panaderías que hay en sus calles como las conchas, chilindrinas, polvorones, mantecadas, etc.
Además, se necesita toda la mala fe jesuítica para, en un libro de texto, considerar como autoridad histórica á quien no fué historiador, y que, al divino botón, sin tomarse el trabajo de estudiar el asunto, como él mismo lo confiesa, lanza las chilindrinas del fraile loco y de la imbecilidad de Garcilazo.
En el artículo insustancial, plagado de antítesis, equívocos i chilindrinas; en la rima de dos cuartetas asonantadas, sin novedad, inspiración ni acentos rítmicos ¿se resume todo el alimento que reservamos al pueblo herido i mutilado por el enemigo estranjero?
En el artículo insustancial, plagado de antítesis, equívocos y chilindrinas; en la rima de dos cuartetas asonantadas, sin novedad, inspiración ni acentos rítmicos ¿se resume todo el alimento que reservamos al pueblo herido y mutilado por el enemigo extranjero?
DOÑA JUSEPA Yo fui la condesa misma de Ficallo, hermana. DOÑA BERNARDA ¿Hay tal? ¡Y la perra berberisca que en chilindrinas me hablaba!... POLONIA Todo amor es chilindrina.
; pero era naturalmente tan listo y decidor, y sabía tantos cantares, refranes y chilindrinas, que en todo el Olamoch (tierra de los argomales achaparrados), como llaman a la comarca de Cegama, pasaba entre las gentes ignorantes y sencillas por un sabio, a quien todos admiraban y escuchaban como a oráculo y profeta infalible.
Allá en mis tiempos de periodista, esto es, ha más de un cuarto de siglo, alguna chilindrina mía, de esas chilindrinas bestialmente inofensivas, debió indigestársele al gobernante de mi tierra; pues sin más ni menos, me encontré de la noche a la mañana enjaulado en el presidio o Casamata del Callao, en amor y compaña con un cardumen de revolucionarios o pecadores políticos.
Pero esos libritos, esas novelitas, esos santitos, esas estampitas de que están atestadas las librerías de Madrid y Barcelona, todo traducidito de los autorcitos más chiquitos del Parisito del día o de la noche, ¡oh! estas chilindrinas son la vergüenza de la España moderna, la vergüenza de la América hispana.
No fue su excelencia como los marqueses de Cañete y de Castelfuerte, ni como Amat y otros virreyes, que a pasquines en verso contestaron también en el lenguaje de las musas, dándoseles un pepinillo de conceptos y murmuraciones anónimas. El de la Monclova no entendía de chilindrinas, y la más sosa e insignificante revestía para él la seriedad del papel sellado.
"Pasquier es un porte-panier, (esportillero), un pillo de París, un galancete bufón, burlón, un decidor de chilindrinas, que no merece ser el galopín de los lacayos, belitre, pícaro que regüelda, pee y vomita; sospechosísimo de herejía, o bien hereje, o bien peor, un sucio y torpe sátiro, archipetimetre, tonto por naturaleza, por becuadro, por bemol, tonto al mas alto diapasón, tonto de tres suelas, tonto de tinte doble, y teñido de carmesí, tonto en todas suertes de tonterías." después han pulido su estilo; pero su orgullo, que se hizo menos grosero, ha causado más indignación.
Le gusta platicar con éste cuando regresa por las mañanas de su empleo como panadero. A Don Quirino le encantan las campechanas y las chilindrinas sopeadas con un buen café; también es gran aficionado al chisme.